El discurso político del gobierno (II). El caso de las sanciones de Obama

A despecho de los que todavía creen en la revolución de Chávez después de Chávez, el presidente acaba de pedirle, hace una semana quizá, al presidente del imperio Barack Obama que retire las sanciones a Venezuela… y que le reciba a su embajador. Nadie sabe qué tiene eso de revolucionario o de digno.

Bien. Un ratico después, Delcy Rodríguez estaba denunciando una "agresión" por parte de "Washington" contra Venezuela, solo por el hecho de que Obama ratificó (muy lejos de considerar la petición de Maduro) las sanciones, o el Decreto de sanciones, la "Orden Ejecutiva…" por otro año más. Al respecto dicen Sergio Ramírez y Giovanna de Michelle –en Ultimas Noticias hoy miércoles 9 de marzo- que "esta extensión es un acto administrativo burocrático" que siempre lo estarán renovando hasta que finalice el gobierno de Obama. Y De Michelle dice que "EUA jamás ha echado para atrás una orden ejecutiva, nunca lo ha hecho y no había ninguna razón desde el año pasado para pensar que lo iba hacer". Es una opinión bastante neutral por dos especialistas, una buena base para afirmar nuestra soberanía. Pero en el gobierno se despertó de pronto un optimismo exagerado justo cuando se anunció el Plan de Emergencia Económica" y la conformación de los 14 Motores. No obstante ahora el discurso parece bipolar, una locura total. Primero pide, y luego exige. En el gobierno No entienden, o se hacen los pendejos, de que la función del gobierno de Obama es esa, la de ser enemigos de todo lo que sea –o medio se parezca- a socialismo, la de controlar a gobiernos renegados y la de saquear países; que ese es el trabajo de Obama, que, como burócrata del imperio, esa es su naturaleza, y no otra.

Si los venezolanos fuéramos "pueblo norteamericano", si Venezuela fuera una "colonia norteamericana", si nuestra nación fuera un "protectorado norteamericano", si fuéramos un "Estado libre Asociado" de Norteamérica, entonces podríamos pedir y hasta exigirle a Obama que desista de sus maluquezas, de ese Decreto de Sanciones.

Por, más malo que la misma Orden Ejecutiva, es que el gobierno no se dé cuenta que todos los chavistas hemos dicho junto a Chávez que "¡Ahora tenemos Patria!", y que no le debemos nada a ninguna nación, como ninguna nos debe nada, a menos que sea respeto a nuestra independencia.

Entonces, pregunto ¿Qué pasó con nuestra independencia? ¿Solo es retórica para los actos públicos, para los aniversarios de abril, para las fechas de la revolución chavista?

¿Por qué ese cambio después de presentar el Plan de Emergencia Económica? ¿Será que quienes lo diseñaron pensaron que dándole espacio al capitalismo y al capitalismo imperial íbamos a recibir más del imperio…?

Pero, lamentablemente hay una mayoría que no ve ésto, o no quiere pensar en ésto. Porque su ego los desborda y terminan viendo solo hacia dentro. No perciben lo que pasa alrededor pensando solo en sus propios sentimientos y cosas así. O porque están ocupados en llenar el estómago, o comprando productos, de mercado en mercado, de abasto en abasto. O porque se hacen los pendejos, por razones más miserables que las de la ignorancia o de la negación.

La pregunta que uno se hace ¿Cuál es el trabajo del gobierno? Porque hasta ahora no está muy claro. ¿Quién puede condenarle al alacrán su manía de ponzoñar ranas si esa es su naturaleza? ¿Quién es Maduro para pedirle al imperio que no se comporte como imperio? Es una candidez, o es una picardía de alguien que busca embaucar a incautos. Siendo algunas veces socialista y otras amigo de los empresarios privados y del capitalismo. Pero, insisto, cuando es así, ¡juro que se les nota!.

Por pifias como esa fue que perdimos las elecciones del 6 de diciembre, por esta incongruencia, por esa "flexibilidad" en el discurso, esa locura.

Se les nota lo qué hay detrás de sus peripecias con el discurso. ¿Y si uno se da cuenta, en Washington no se van a dar cuenta todavía más? Muchos vemos esa inconsistencia, a veces doblez, otras disimulo, otras torpeza, ¡hasta locura!

Mientras en los discursos políticos oficiales solo hay enemigos externos, nunca se declara una falta (así sea chiquitica), ni un solo error. ¡Todo es perfección! Siempre son otros los que deben autocriticarse, enmendarse o corregirse. Pero todos los dirigentes, funcionarios o diputados del lado chavista jamás dicen de ellos que metieron la pata, o que la están metiendo. Siempre son otros. Pero sobre todo el culpable es el imperio (¡como si todos no lo diéramos por descontado!), el cual, una vez, es terriblemente malo, pero otra: "nos pareció que podía ser bueno".

En el caso del motor minero, el discurso político procede igual que en casi todo lo demás temas que comprometen al gobierno con el capitalismo. Se usa para no decir nada. Inclusive, hay un Ministerio de "Eco socialismo" (otro eufemismo, otra burla descarada) ¡MUDO!, aun siendo protagonista de esta atrocidad oficial, anti ecológica y anti socialista. Una atrocidad decidida de forma ejecutiva en favor de empresas internacionalmente reconocidas como depredadoras (Gold Reserve), ecosidas, hoy denunciadas por autoridades en el tema como la ex ministra del ambiente Ana Elisa Osorio, separada del gobierno justo a la muerte de Chávez (¿?).

Más o menos igual, como se dobla el discurso oficial ahora, se llamó "El silencio" tiempos atrás, a la zona más vergonzosamente escandalosa de Caracas. Ahora se le llama "El Arco del Orinoco" a una zona destinada a ser la menos indígena, la menos soberana del país. Quizá para el pueblo caraqueño, aquello de El Silencio fue un sarcasmo. Pero, en el gobierno de Maduro, esto de "Arco del Orinoco", se parece más bien a una estafa, a una burla a una publicidad inversa. Técnicas publicitarias que venden como bueno lo que es malo, muy común en estos días. Por ejemplo, y valga el anacronismo; llamar "Parque Central" a un urbanismo sin una sola matica, sin jardines; o vender como "chuletas ahumadas" a una carne procesada mediante técnicas que nada tienen que ver con el humo. Y así por el estilo.

El lenguaje de la estafa publicitaria se ha hecho normal y cotidiano, casi que necesario para cautivar a la opinión pública, al universo mediano. En este caso, para que vean con buenos ojos (en el país y en el mundo) unos planes capitalistas de alto impacto ambiental y social, negativo y profundo. Donde parece que, se ha debido meter en el negocio a todo el mundo, para que nadie diga nada, que como cómplices se callen… Y la gente pobre, y el campesino, el pela bolas, el indio… ¡que se joda!

Solo les queda que usen ahora los mismos argumentos pendejos de Rafael Correa, para justificar una explotación minera similar a la nuestra pero en Ecuador. Correa comparó el "impacto ambiental" de la actividad de explotación minera con el ocasionado en la construcción de un estadio deportivo, o un balnearios etc…. (De paso, ya "hechos", ya construidos). Sin explicar, ni siquiera el hecho de que el minero es de un impacto sostenido mientras que el otro es puntual y definitivo en el tiempo. Discurso similares: gobiernos similares.

Rentismo petrolero + rentismo minero = rentismo petrominero = la Venezuela Potencia de Maduro=El "Nuevo Modelo Económico"=La "Venezuela Productiva" (de renta, y más renta)=Publicidad Engañosa=Ignorancia=Miseria física y espiritual =Fascismo=…. "Salto al vacío capitalista"…

Compatriotas Isturiz y Farías; Maduro, Diosdado… ¡mosca con el lenguaje huero y con ¡el fascismo! La gente ya comienza a reaccionar con violencia, y con violencia irracional, sin entender nada de lo que está pasando. Cuando la sangre brota, donde no hay delito obvio, sino odio puro y llano, maldad, y mucho dinero, hay que rectificar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1278 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: