Siria y Líbano, dos países, un destino

La República Árabe de Siria, conjuntamente con Líbano, fueron y siguen siendo las únicos, honorables e indomables naciones, que no vendieron o traicionaron a su vecino país, Palestina, bajo ninguna circunstancia, jugosos sobornos o presiones imperiales (MKR), como lo hicieron los racistas y sanguinarios turcos y los avaros e insaciables saudíes, que la desertaron y la ofrecieron, como ordinarios y cobardes traidores.

Por otro lado, Siria y Líbano, a diferencia de los demás países del medio oriente, encabezada por la usurpadora Israel, y los saqueadores monarquías árabes, son lo más semejante a la democracia occidental, en ellas, dieciocho diferentes ideología religiosa convivían en paz por centenas de años, sus diferencias no era barrera, ya que convivían, trabajaban e inclusive se casaban entre sí. Era inaceptable para MKR, de que estos dos indomables e inquebrantables países, pudiesen permitirles esta convivencia de paz y armonía entre sus diversas culturas y religiones, ya que representan las más amplias libertades y derecho igualitario, de todos sus ciudadanos, en el medio oriente.

Esto no le convenía a los últimos países apartheid que aun coexisten en este mundo, las modernas, poderosas y adineradas, Arabia Saudita, Qatar, EAU, Bahréin e Israel, en donde solo una ideología religiosa, tendría sus derechos garantizados, en cambio, los restos del pueblos son estorbos, sacrificable y en villa del exterminio.

A Líbano le insertaron varias banderas falsas, para incendiar una inhumana y sangrienta guerra civil, en 1975. El mal llamado liga de enmascarados árabes, en donde la mayoría de las naciones, eran quienes armaron y asalariaron a los indigentes, sin trabajos, ignorantes y con muchas necesidades económicas, de la mayoría del pueblo libanés, adicionalmente, el terreno estaba propicio y abonado, para emerger las diversas, celosas, radicales y coloridas banderas. Finalmente, llego la orden imperial, con muchas astucias y doble intencionalidad, enviaron tres diferentes ejércitos árabes, para establecer el orden.

Meses más tarde, el primer supuesto ejercito huyeron velozmente, evolucionando de macho ricachón a delicadas y temerosas señoritas saudíes, levantaron las faldas y huyeron con los dedos de los pies, el segundo ejercito fue el libio, que le gritaba al primero que les esperara, para enseñarle el camino del escamoteo.

La primera etapa del plan funcionó a la perfección, ya que lograron dejar a Siria solo dentro las incendiadas y peligrosas calles del Líbano, otra vez unidas por el destino y vuestra valerosa posición, se mantuvo intacta. Los sirios sabían la intencionalidad del enemigo, jamás permitió los éxodos de los diversos credos Libaneses hacia el exterior, y lo regreso a todos devueltas a sus hogares, especialmente los cristianos.

Ningún ejército foráneo, es bien visto en un país, y los sirios no es la excepción. Pero los sirios estaban bajo mandato de la supuesta liga árabe, no huyo de su responsabilidades como de costumbre y se quedó al lado de su vecino, hasta que hubiese paz. En 1982, la guerra civil se acabó, el resultado 14.000 soldados sirios murieron en el Líbano, las violaciones a los derechos humanos, saqueos, robos, secuestros y asesinatos, encubrían a todas las 18 milicias existentes en el Líbano, incluyendo a los soldados sirio, que mensualmente repartían la fortuna usurpada del pueblo libanes y repartirlas con sus inseparables amos y socios, la mayoría de los políticos libaneses.

Ahora desde hace cinco años, el pueblo, ejército y políticos Sirios, confrontaron una novedosa guerra sistemática, compuesta de asalariados e interminables mercenarios multinacionales bandeados, ilógicamente como musulmanes. Las compras de las razones, las traiciones a la patria y las prostituciones internacionales, se cotizaban en petrodólares saudíes, y las falsas banderas flamean al son de las inconvincentes pero manipuladoras medios comunicacionales internacionales. Con todas estas características presente, no habría ninguna duda de que el diablo, hizo presencia en toda su forma. Era imposible e imaginable de que pudiesen, soportarlo por más de tres meses, pero el león de Arabia, Bashar Al Assad, contra todos los pronósticos y apuestas, sigue en pie. Es la cacería más costosa de la historia contemporánea.

La vulgar vieja orden mundial, no pudo doblegar a la organización siria, mientras la dictatorial y antidemocrática, nueva orden mundial, logro destruir los patrimonios históricos de la humanidad, grandes infraestructuras, 250.000 muertos, más de un millón de heridos y la mitad de la población sin hogares, intencionalmente las MKR, les facilito el éxodo hacia el exterior y luego los abandono, solos, hambrientos y odiados en el medio de Europa.

El inmenso sacrificio, continuos sufrimientos, prolongada paciencia, la unión del resistido pueblo, la extenuación de los militares, el apoyo incondicional de la honorable resistencia libanesa, Hezbulah y la paciencia, y astucia de Assad, lograron lo imaginario e incomprensible, para los licitadores saudíes, qataríes, turcos, israelíes ingleses, franceses, green-go y la OTAN, cinco costosísimos años, el león de Arabia aun ruge, y las dos naciones vivirán.

Jaled Ali Ayoub Bazzi Int. DDHH


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2088 veces.



Jaled Ali Ayoub Bazzi


Visite el perfil de Jaled Ali Ayoub Bazzi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaled Ali Ayoub Bazzi

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Más artículos de este autor