El comienzo del fin

Con este súper "falso positivo" de los franceses, dónde mueren inocentes (daños colaterales), pero, de manera "muy oportuna" (muy conveniente, pienso yo) es rescatado el presidente Hollande. Se prenden las alarmas en toda Europa. Se activan las emergencias, las alertas, en el viejo continente y en América. Esto justificaría activar programas de seguridad más paranoicos, de corte más psicológica; más nacionalismo, más rechazo a los migrantes del mundo, esto refuerza el aspecto real de una entidad que nació en estos tiempos de la nada: "los terroristas".

Terrorismo y terroristas que estrenaron desde las escuelas de terrorismo de la CIA, de los ingleses y su policía secreta, de la policía secreta sionistas. De todas las policías aliadas a estas agencias o que sirven a ellas como sus brazos en el mundo pobre o colonizado.

Condenar el terrorismo como una psiquis, como algo que emerge de la nada es una estupidez, es una gran estupidez política. El "terrorismo" como arma de lucha, tiene una historia. Una historia que va desde el origen del término "terrorista", desde su etimología, hasta aquella que da cuenta de su vida como calificativo casi que metafísico para confundir las luchas sociales con las conspiraciones y las técnicas de las llamadas guerras de baja intensidad.

En este momento del ataque terrorista los noticieros, todos los medios de comunicación obligan al mundo a voltear su atención a un acto violento que tiene la capacidad de disimular, de distraer la atención del hombre y la mujer mediática, de las muertes de los migrantes de todo el mundo, del desprestigió planetario del capitalismo. Cincuenta cien muertes son suficientes para que todos nos olvidemos de nuestros propios muertos invisibilizados por el sistema capitalista en el mundo (los migrantes explotados en Inglaterra, en Francia, en Italia… etc. desde hace ya muchos años, mucho antes de que estallara la crisis de siria, Afganistán, Somalia, Marrueco, y, la de moda, Ucrania.

Ahora se desata el fascismo en Francia. Más tarde en España y en Inglaterra. Alemania. Y así sucesivamente. Solo falta que la CIA compruebe una relación de estos terroristas con el gobierno de Maduro, o de Cuba, para que la población sensible, ignorante, golpeada en su sistema nervioso con la escases, la inflación y la violencia, ahora se sume a la grey mundial que hoy comenzará a reclamar paz, orden, seguridad, controles, y sobre todo, devolver a los migrantes a sus países de origen.

Por su puesto, en américa del sur, los reclamos serán contra migrantes, pero sobre todo contra los pobres, contra los pobres dignificados, contra los "cholitos" que ahora caminan por las aceras de Lima y La Paz, con la frente en alto, contra los chavistas en Venezuela, lo más humildes, primero, y contra los otros después, verdaderos y falsos.

Ese atentado, que es una continuación del perpetrado contra el avión ruso es un plan. No es necesaria ninguna evidencia tipo CSI Las vegas, para saber, para tener la certeza de que detrás de estos ataques está la CIA y los servicios secretos ingleses y Sionistas. Y franceses y españoles…

Atentados mediáticos. Que se han dado dentro de una lógica ridícula disimulada de efectismo propagandístico. De chantaje moral. Que obliga a líderes como Maduro, rechazar al "terrorismo", como quien condena a la tuberculosis o al SIDA. Por lo menos Putin, mucho más perspicaz y menos "chantajeable" que Maduro, manifestó sus dudas respecto a la caída del Airbus ruso en Egipto. Y hasta ahora no ha emitido ninguna declaración oficial sobre el ataque en Francia.

Porque, detrás de esta acción se esconde una lucha feroz por control político y comercial del mundo. Y en el medio de este enorme peo, estamos nosotros. Que vamos a "llevar del bulto", como se dice en el bajo mundo, que vamos a pagar el precio de no haber definido nuestro lado en el del socialismo, junto al pueblo pobre y de los pueblos pobres y más necesitados del mundo.

Detrás de estos atentados se esconde una política imperial vieja, método ya conocidos. Estos existen desde las invasiones del ejército nazi a Austria y Polonia, hasta la guerra hispano americana. Provocada por el imperio con la voladura del Maine, en 1898, en la bahía de la Habana, Vietnam, Las Torres gemelas de Nueva York. Y ahora este sangriento sainete, que justifica cualquier "guerra preventiva". O sea, nos jodimos.

El tratamiento de la noticia trágica, secuela del atentado, es excesivo respecto al dado a las muertes producto de los migrantes africanos, asiáticos y europeos; respecto a tratos inhumanos de los países receptores de tales migraciones, de esas masas de seres desvalidos.

No hay que olvidar que la verdadera crisis en Europa es capitalista. Por necesidades comerciales Europa y Estados Unidos invaden Irak, Libia y quieren hacerse de Siria e Irán. Acabaron con estos gobiernos, con los países y con su gente y sus culturas. Con sus culturas (y no es poca cosa decir esto. Occidente, en el fondo, quiere borras del planeta todo vestigio de cultura oriental y esta solo existe en el medio oriente. Así como todo vestigio de comunismo o gobiernos verdaderamente socialistas).

Se trata del triunfo definitivo de la violencia, por parte de los Estados hegemónicos, para poder domeñar a las masas trabajadoras, reducir la pobreza eliminándola físicamente o escondiéndola en guetos; de exterminar la mayor cantidad de malos consumidores, de seres sobrantes o innecesarios para los intereses capitalistas y del mercado, para los intereses de la ganancia (que unos la llaman índices "crecimiento económico").

Presidente Maduro, y para todos sus adjuntos, pongamos nuestras barbas en remojo. Eso que acontece allá, en el "viejo mundo", va a repercutir en Venezuela, y en todos los países "renegados". Porque el Imperio no va a perder esta súper oportunidad de hacer de esto un complot internacional del narcotráfico-Farc-comunismo-terrorismo islámico-Irán; Venezuela, Bolivia, Cuba… contra el "mundo libre". Y, ¿con una población idiotizada de farándula y Kardashiams?, ¡Facilito!

¡Fascismo!. Nuestros insospechados amigos, nuestros vecinos, nuestros propios familiares inclusive, vendrán por nosotros a entregarnos ante la justicia fascista como traidores, porque alguna vez nos declaramos comunistas y dijimos que había que estudiar historia, lengua, ciencias; o que había que pensar.

¡Fascismo!. Y todo, porque se repite ahora, cuando el capitalismo está en estado terminal.

Están desesperados los capitalistas y es la oportunidad, es la Gran Oportunidad, de la revolución socialista. Es la oportunidad de frenar la locura de esa cofradía de poderosos que llaman el Club Bilderberg, o Mont Pelerin, o el Club de Roma, etc. Cuatro gatos decidiendo el destino del resto de la humanidad. Una suerte de "aristocracia" planetaria en medio del mentado mundo de la democracia y de las libertades, la cual tiene esclavizado, literalmente, al resto del mundo en la pobreza y la ignorancia.

Es esta la mejor oportunidad de consolidar nuestros sueños revolucionarios socialistas. Porque el imperio y la "reacción" mundial, vuelve a repetir otro atentado "Tipo" "Torres Gemelas".

Créanme, un pueblo consciente es capaz de amenazar, de debilitar los cimientos malogrados del capitalismo, hasta hacerlo caer de rodillas ante la justicia social. Una masa, un pueblo que sepa leer en estas noticias una reacción desesperada del capitalismo, es capaz de encender la chispa mundial, planetaria, que pueda acabar o debilitar a la hegemonía capitalista y Europeizante. De estas "logias" que se reúnen siempre a "aclarar" sus planes, a planificar sus negocios, conscientes de que son seres mortales, pero viviendo con la vana idea de ser seres importantes.

Es así como se reúnen los dueños de América en la Llamada Cumbre de las Américas, para hacer negocios y marear a los mandatarios que se "chupan el dedo" aún (Que no fue el caso de Chávez y Kishner). La Cumbre de las Américas, idea imperial, sigue obligando a los gobiernos a hacer negocios con los más poderosos de Las Américas, en los mismos términos de todo capitalismo salvaje, es decir de todo capitalismo.

Este engendro capitalista llamado terrorismo es el comienzo del fin capitalista y si no estamos alertas, el fin de la misma humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1430 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: