La bolsa de Debaltsevo y la guerra contra los nazis del Siglo XXI

En Ucrania se está librando una verdadera guerra entre los milicianos separatistas del este y el gobierno fascista aliado de los Estados Unidos. Los Estados Unidos intervinieron de manera descarada en Ucrania desde finales del 2013, culminando con el derrocamiento del presidente Yanukovich en febrero de 2014. El gobierno que asumió desató una campaña de persecución y limpieza étnica contra la población rusoparlante del este y sur ucraniano, lo que generó a su vez las declaraciones separatistas en Crimea, Donetsk y Lugansk, culminando con el referendo que aprobó la incorporación de Crimea a la Federación Rusa.

Esta intervención gringa en Ucrania forma parte de la campaña dirigida a cercar a Rusia y doblegar sus intentos de actuar de manera independiente en el mercado mundial, campaña que se ha expresado en la última década a través de las “revoluciones de colores” promovidas por USA en los países de la antigua URSS con el fin de derrocar gobiernos pro rusos y colocar gobernantes títeres de los intereses occidentales

Las declaraciones de independencia en Donetsk y Lugansk llevaron al nuevo gobierno ucraniano encabezado por el multimillonario Poroshenko a invadir militarmente los territorios separatistas del este, iniciando una guerra que ya tiene más de seis meses de desarrollo y que ha causado varios miles de muertos entre la población civil del denominado Donbass (cuenca del río Donetsk).

En el gobierno de Poroshenko figuran los partidos de tendencia neonazi Sector Derecho (Pravy Sektor) y Svoboda, los cuales poseen batallones que combaten con mandos propios, sin respetar los mandos militares centralizados del gobierno de Kiev. Los programas políticos del Pravy Sektor y Svoboda son abiertamente anticomunistas, antisemitas, antirrusos y partidarios de una limpieza étnica que ejecutan de hecho con sus milicias armadas que combaten en las zonas de guerra en el este de Ucrania.

En la reciente tregua declarada el fin de semana, los del Sector Derecho se han pronunciado afirmando que no la respetarán y continuarán la ofensiva militar contra las zonas separatistas. Esta gente neonazi actúa con esvásticas hitlerianas, y en sus filas se encuentran centenares de mercenarios de otros países europeos. También se han difundido por internet videos en los que se escuchan claramente que muchos de estos militares supuestamente ucranianos hablan en inglés entre ellos y le responden en inglés (sin acento ucraniano) a los periodistas.

Hasta el día de hoy las milicias separatistas afirman haber destruido el 65 % de las fuerzas militares ucranianas, a pesar del enorme apoyo logístico que están recibiendo de los Estados Unidos y del resto de países de la OTAN. Merkel, Hollande, Cameron y Obama agotan todos los esfuerzos por evitar el colapso militar del gobierno de Poroshenko, y extienden cada semana las sanciones contra Rusia creyendo que la presión hacia Putin permitirá la sobrevivencia de sus títeres en Kiev.

En la bolsa de la ciudad de Debaltsevo, rodeada totalmente por las milicias separatistas y en cuyo interior aparentemente se encuentran miles de soldados ucranianos, se puede estar decidiendo el destino de la guerra en Ucrania.

Los milicianos pro rusos libran una verdadera guerra contra los nazis del siglo XXI, y considérese que al referirnos a ellos no nos limitamos a los partidos fascistas ucranianos. Estos neonazis del siglo XXI están fielmente encarnados en los jerarcas de la OTAN y su política guerrerista y neoliberal a nivel mundial. Tal vez el Hitler actual sea el mismísimo Obama, muy a pesar de las absurdas consideraciones que hacia este pelele le demuestra nuestro presidente Maduro.

La guerra contra los neonazis del siglo XXI, junto a otros procesos de resistencia popular que se desarrollan por todo el mundo, puede determinar el futuro de la humanidad en el próximo medio siglo. La ofensiva guerrerista iniciada por los imperialistas gringos a partir del 2001 (invasiones y guerras de Afganistán, Irak, Libia, Siria, Pakistán y ahora Ucrania), y la ofensiva neoliberal que se ha profundizado a partir de la crisis económica que reventó en 2008 (desconocimiento de todos los derechos laborales y sociales conquistados en los últimos 70 años), está encontrándose con la resistencia de los pueblos del mundo, que se niegan a someterse dócilmente a la brutalidad capitalista del mundo occidental.

La resistencia del gobierno Sirio a la múltiple invasión que busca derrocarlo desde el 2001, fortalecida con la recaptura de la ciudad de Kobane por parte de los milicianos kurdos que han derrotado al Estado Islámico (creado por USA y que hoy parece actuar por cuenta propia). La victoria electoral de Syriza en Grecia y el crecimiento del respaldo a Podemos en España. La ola de gobiernos izquierdistas y nacionalistas que se mantienen y se fortalecen en toda Nuestra América. El crecimiento de la protesta social en Estados Unidos (lucha antirracista) y en México (denuncia de las masacres como Ayotzinapa). Son todos procesos de corte similar a la resistencia de las milicias separatistas en el este de Ucrania. Son todas parte de la guerra de los pueblos contra los nazis del siglo XXI.

La bolsa de Debaltsevo, que tanto preocupa a Obama, demuestra que el imperialismo puede morder el polvo de la derrota y que toda su fuerza militar no es suficiente para doblegar la voluntad de resistencia y liberación de los pueblos.

Maracaibo, 16 de febrero de 2015.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1504 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a202872.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO