Colombia se le sale de las manos a Uribe Velez

El cuadro que presenta Colombia hoy es bastante desolador y alarmante. La nación se le salió de las manos al señor Uribe Vélez. Su capacidad de gobierno es nula no obstante la insistencia de los medios de comunicación, bajo absoluto control del gobierno y de la Embajada Americana, en el sentido de las inmejorables condiciones de estabilidad institucional y de control de todo el territorio.

El proceso electoral que se da en la actualidad para elegir nuevos integrantes de las Cámaras legislativas el próximo 12 de marzo y de escogencia de Presidente el 28 de mayo, no ocurre en el vacío político ni en un escenario de completa normalidad como lo pretende hacer ver la cúpula gobernante, que representa los intereses sociales más regresivos de la sociedad.

De manera cotidiana se vienen presentando eventos que reflejan el cúmulo de contradicciones acumuladas por la sociedad durante años, dando forma a una grave crisis que el actual Jefe de la Casa de Nariño se empeña en desconocer tercamente con disparatadas teorías politológicas que elabora la especulación de su más cercano asesor, un primo hermano de Pablo Escobar Gaviria.

Veamos la realidad.

La organización, elaboración y presentación de las listas para Senado y Cámara ha sido un bochornoso espectáculo en el que los grupos paramilitares aliados del Presidente han derrochado fraude, corrupción y manipulación. Consentidas y patrocinadas por la Casa de Nariño, las mafias del narcotráfico y las bandas paramilitares, en supuesta desmovilización, se han infiltrado en las diferentes planchas de candidatos a legisladores que han presentado los partidos uribistas como Cambio Radical, la U, Alas Equipo Colombia, Dejen jugar al Moreno, Convergencia Ciudadana, Colombia Democrática y demás siglas oficialistas. Derrochando los dineros de la droga, estos movimientos políticos presionan e intimidan a los ciudadanos en municipios, departamentos y grandes centros urbanos en descarada complicidad con los cuerpos militares del Estado, para que voten por sus candidatos.

En abierta oposición a la reelección, al TLC y demás políticas gubernamentales, la guerrilla de las FARC, que supuestamente había sido derrotada por las Fuerzas Militares en desarrollo del Plan Patriota, componente del Plan Colombia financiado por los Estados Unidos, despliega desde hace 18 meses una continuada ofensiva de guerra de guerrillas por todo el territorio nacional, que se ha escalado en los últimos dias. En la actualidad los departamentos del Putumayo, Caquetá, Guaviare, Vaupes, Guainia, Casanare, Nariño, Arauca y Huila, están en un paro ordenado por los frentes guerrilleros que han determinado la suspensión del transporte y otras actividades económicas. En medio del paro se han presentado trágicos sucesos de violencia propios del conflicto armado que lleva ya casi 50 años, y atribuible a la irresponsable gobernanza uribista.

El Intercambio Humanitario por el que claman todos los estamentos de la sociedad no logra cristalizarse debido al sistemático sabotaje de Uribe Vélez que se niega a dar aplicación a las normas del derecho internacional humanitario para resolver este tipo de problemas que se presentan en una guerra civil como la colombiana.

Las Fuerzas Armadas del gobierno están sumidas en repugnantes escándalos que involucran a altos oficiales con atropellos, torturas y vejaciones sexuales de soldados tal como se han presentado en las cárceles de Irak. Madres de familia indignadas han denunciado los arbitrariedad de que han sido objeto sus pequeños hijos en las guarniciones militares. Todo lo cual ha derivado, por fortuna, en la caída de prominentes jerarcas militares, provocando el natural desconcierto y desencanto del resto de la oficialidad con sus inevitables repercusiones en la moral y capacidad de conducción de la guerra contrainsurgente.

Para completar, los poderosos clanes empresariales colombianos en compañía de inescrupulosos tecnócratas y en complicidad con altos burócratas del Estado gringo acaban de imponer un Tratado de Libre Comercio con el gobierno de Mister Bush completamente adverso a los intereses nacionales. Millares de campesinos, consumidores y ciudadanos serán afectados por el oneroso TLC que ahondara la ruina y miseria de millones de ciudadanos que seguramente engrosaran las filas de los ejercitos guerrilleros que lidera Manuel Marulanda Velez, en pleno estado de salud a sus 77 años, según lo acaba de revelar el candidato Alvaro Leyva Duran en entrevista dada a la revista Semana, despues de un amplio encuentro en las montañas de Colombia.

A Colombia solo la salva de este caos creado por el señor Uribe Vélez, una amplia coalición de fuerzas sociales y políticas que propicie la conformación de un gobierno popular y democrático que se encargue de alcanzar la paz y la justicia social.

Las fraudulentas elecciones del 12 de marzo, donde saldrán triunfantes los jefes paramilitares, y del 28 de mayo donde se impondrá mediante un golpe de estado la reelección del caudillo paramilitar profundizaran aún más la grave crisis del Estado y el régimen político colombiano que se quiere hacer ver como una prospera democracia liberal occidental.


San Cristóbal, 27 de febrero de 2006.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4522 veces.



Horacio Duque

Politólogo e historiador.

 horacioduquegiraldo@gmail.com      @horacio_DG

Visite el perfil de Horacio Duque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Horacio Duque

Horacio Duque

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a19877.htmlCd0NV CAC = Y co = US