Ébola y Coalición Sionista: Cómo se conjugan los genocidios Prensa y diversionismo

Mientras el ejército mercenario de la Coalición Sionista, liderada "desde atrás" por EEUU, se apropia de las refinerías sirias e irakíes, destruye los avances en la construcción del oleoducto Irán-Irák-Siria, y se posiciona en Kobani para ejercer control sobre la región en la que durante siglos han vivido en paz los kurdos de Siria, la prensa decadente y perversa del mundo lanza una sincronizada campaña diversionista sobre el Ébola, generando terror y desconcierto en la población mundial.

Como parte de esa campaña, que "divierte" la atención del mundo respecto de los genocidios de la Coalición Sionista, la prensa difundió el día 10 de octubre, la especie de que el ISIS, "ya está pensando en utilizar Ébola como arma de bio-terror".

Según forbes.com, Al Shimkus, profesor de Asuntos de Seguridad Nacional de la Escuela de Guerra Naval de Estados Unidos, ha dicho que "los grupos del Estado Islámico de Irak y Siria quieren ‘militarizar’ el virus del Ébola para tratar de causar una infección global utilizando el sistema de transporte aéreo del mundo".

forbes.com es la web de la Revista Forbes, una de las tres (las otras dos son Fortune y Business Week) de los milmillonarios, (por la cantidad de miles de millones que tienen como fortuna personal o familiar). Fue fundada durante la primera guerra mundial para representar los intereses de las élites económico-financieras del poder mundial.

Respecto a lo que dijo Al Shimkus, nadie medianamente cauto puede tragarse este contrabando mediático. A no ser que no tenga memoria de lo que es capaz de hacer, o de crear, el sionismo internacional. Sobre todo, cuando de generar destrucción y muerte se trata. (Volveré sobre ese ex- capitán, más adelante).

La herencia bárbara del sionismo

Los sionistas de herencia bárbara no respetan ni familiares, ni parientes, ni amigos, ni aliados. Los guía la codicia, la ambición, el odio. Patrones de una moral judeo-cristiana escrita para autoproclamarse los "elegidos de Dios". Esto es, por nadie ni nada, que no sea su propia irracionalidad.

La lista de las barbaridades cometidas por este sionismo incluyen no sólo a los Kennedy o a los líderes afroamericanos como Malcolm X, cuyo nombre en árabe era El-Hajj Malik El-Shabazz, o Luther King, con cuyas familias se enseñaron, antes y después de sus respectivos asesinatos. También da cuenta de atrocidades contras sus propios pueblos. Lo del 11 de setiembre es una muestra. Todo para frenar el derecho de los pueblos a su autodeterminación, las luchas por la igualdad de derechos, el respeto a la dignidad humana. Y, en el caso del 11/9, para manipular el imaginario colectivo y justificar la más sangrienta agresión contra un pueblo y su líder, usurpar su riqueza petrolífera, dar inicio al reordenamiento geopolítico y estratégico de Oriente Medio para luego invadir Irán, cercar a Rusia, aislar China. Instaurar la barbarie judeo-cristiana en territorios árabes y persa.

Dentro de esta misma perspectiva se ubican "las armas químicas" en Irak y después en Siria, el envenenamiento de Yaser Arafat, el asesinato del líder libio Muamar el Gadafi, el cáncer inducido que mató al Comandante Chávez.

La industria médico-militar de los EEUU para los genocidios biológicos

La Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas (Biológicas) y Toxínicas y sobre su destrucción, conocida como la Convención sobre Armas Biológicas (BWC), o Convención de Armas Biológicas y Toxínicas (CABT), fue aprobada en 1972 y entró en vigencia en 1975. Como otros tantos instrumentos de la ONU, útiles para fines contrarios a los que declaran, éste fue suscrito por EEUU en 1972 y desde entonces le ha servido para "desarrollar, producir, almacenar, adquirir o conservar microbianos y otros agentes biológicos y toxinas de diferente tipo y en diversas cantidades", escudándose en que lo hace para la "profilaxis, protección y fines pacíficos".

Sin negar que la guerra bacteriológica hunde sus raíces en la historia, lo que no se puede invalidar es que, a diferencia de lo ocurrido anteriormente, las armas biológicas no sirven hoy para derrotar al enemigo, sino para generar terror y pánico a nivel global y son básicamente utilizadas por quienes se arrogan el derecho de intervenir en territorios que no les pertenecen, apropiarse de éstos, usurpar sus recursos naturales, y utilizarlos como bases militares para fines geopolíticos.

La industria biológica sirve para el terror y el despoblamiento de territorios considerados estratégicos. Funciona precisamente allí donde la agresión armada no tiene posibilidad alguna de generar mayores ingresos por la escasa o ninguna capacidad bélica de sus Estados y porque sus habitantes son considerados poblaciones descartables, útiles para realizar pruebas de diferente tipo y para producir el efecto-terror que busca toda guerra bacteriológica.

En 1996 Leonard Horowitz autor de Emerging Viruses: AIDS and Ebola- Nature, Accident or Intentional? (sin version en español), continuando la obra de sus predecesores, confirmó la existencia de una "industria norteamericana médico-militar que produce armas biológicas bajo la apariencia de vacunas para controlar enfermedades y mejorar la salud de negros en África y en el extranjero". Horowitz, estuvo vinculado a las primeras investigaciones sobre el VIH, el Ébola y a la difusión de remedios para contrarrestar el "coronavirus" productor del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), introducido primero en Hong Kong en 2003 y expandido luego al resto de China y al mundo.

Los remedios propuestos por Horowitz llevaban el nombre de "Urbani", en alusión a Carlo Urbani, quien fue el primero que identificó y presentó ante la OMS, el SARS como una infección letal. Urbani, quien realizó sus investigaciones en VietNam murió en Bankook, el 29 de marzo de 2003 contagiado de SARS. Había Recibido el premio nobel de la paz de 1999 como integrante de la ONG "Médicos sin Fronteras". Esta agrupación ha sido últimamente identificada como una fachada de los servicios de inteligencia de los EEUU en Siria, donde acusó al gobierno de Bashar al Assad de usar "armas químicas" sin prueba alguna y a sabiendas de que fueron los mercenarios pagados por ese país los que las utilizaron.

El 2004, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) conminó al doctor Horowitz a suspender la comercialización de los remedios "Urbani" para el SARS.

Por su parte, la industria cinematográfica y la televisión por cable controlada por las cadenas FOX, Universal, Discovery, CNN, se ha preocupado por hacer aparecer la manipulación genética de virus, como piezas de ficción cinematográfica. Tal es el caso de la película "Outbreack" que se habría apoyado en las descripciones del libro La Zona Caliente (1989) de Richard Preston sobre el Ébola y que fue escrito con la colaboración del Ejército norteamericano. El propósito parece centrarse en distorsionar la realidad sobre la introducción del Ébola en Zaire (actual República del Congo), en 1976, durante la dictadura de Mobutu Sese Seko apoyada por EEUU.

Los OGM y el Ébola: dónde, cómo y por quiénes

El Ébola como otros tantos virus y epidemias es una arma biológica perteneciente a lo que se conoce como "organismos modificados genéticamente" (OGM), creado por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos en sus laboratorios que funcionan en el territorio norteamericano, usurpado a los mexicanos, y en otras partes del mundo. Cito como ejemplos:

El Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EEUU (USAMRIID), que funciona en el Fuerte Detrick (Fort Detrick). Se trata de la instalación del Comando Medico del Ejército de los Estados Unidos localizada en Frederick-Maryland dedicado a investigaciones sobre guerra biológica, la manipulación de patógenos foráneos y el cáncer inducido. Estas "investigaciones" forman parte del Programa de pruebas de armas biológicas de los EEUU desde 1943 hasta el presente.

La Universidad de Tulane, en Nueva Orleans, para cuyo laboratorio de armas biológicas en el hospital de Kenema en Sierra Leona trabajaba Glenn Thomas, experto en sida y en el virus del Ébola y consultor de la OMS en Ginebra. Thomas, como se recuerda, era uno de los ocupantes del Boeing 777 de Malaysia Airlines (MH-17), abatido sobre Ucrania el pasado mes de julio de 2014. Se dice que Thomas estuvo involucrado en investigaciones que demostraban la manipulación genética del Ébola con el fin de justificar la aplicación de una vacuna experimental que infectaría con el virus a la población negra. Glenn Thomas se habría negado a participar en la experimentación.

Tanto el laboratorio y centro médico de Kenema, como la propia Universidad de Tulane, cuentan con la "ayuda" de Bill y Melinda Gates. Se dice que la Fundación "Open Society", de George Soros, estaría igualmente financiando ese y otros laboratorios de armas biológicas. En todo caso, los intereses de Soros en Sierra Leona, Liberia y Guinea (el ahora llamado "triángulo de la muerte" por la presencia del Ébola), vienen desde muy atrás.

El laboratorio y centro médico de Kenema dejó de funcionar por disposición del Ministerio de Salud de Sierra Leona el pasado 23 de julio 2014 a raíz de las protestas de la población local que incluso atacó el centro médico de Kenema por considerarlo el lugar desde donde se expandió artificialmente el virus del Ébola. Un hecho adicional pero significativo fue la muerte del doctor Shiekh Humar Khan tras ser infectado por el virus. Humar Khan, es considerado el máximo experto en Ébola en Sierra Leona y un héroe nacional por su lucha contra la enfermedad.

Lo que hay que destacar es que la Universidad de Tulane y su laboratorio trabajan con el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EEUU (US Army Medical Research Institute of Infectious Disease (USAMRIID).

GlaxoSmithKline (GSK), la segunda compañía farmacéutica más grande del mundo, después de Pfizer, está igualmente vinculada con la diseminación artificial de virus y enfermedades utilizando niños y personas analfabetas de países del Tercer Mundo, e incluso del llamado primer mundo como Bélgica, donde hace poco GSK vertió el virus de la polio en aguas para bañistas.

Igualmente GSK ha sido acusada en diferentes oportunidades de practicar el soborno a autoridades y gobiernos para introducir sus productos y monopolizar el mercado de medicinas y vacunas. Últimamente el gobierno chino le aplicó una multa de casi medio millón de dólares y la deportación de sus directivos por corrupción de funcionarios chinos desde el 2009.

Volviendo al ex-capitán Shimkus

Nadie mejor enterado de la realidad que implica la guerra biológica que este ex-capitán. Él agrega a sus prácticas como anestesista en Guantánamo y otros centros de reclusión y tortura de EEUU en el mundo, su experticia en la aplicación del "poder blando" como un elemento de la estrategia de seguridad nacional y de la política de salud norteamericana.

Respecto del Ébola como arma biológica de destrucción masiva, Shimkus afirma, que "en el contexto de la actividad terrorista no se necesita mucha sofisticación para utilizar seres humanos". La idea no es nada nueva, agrega. "Utilizar portadores humanos para difundir intencionalmente patógenos mortales ha existido durante siglos. Ya en la Edad Media, los adversarios arrojaban cadáveres infectados por las paredes de la ciudad de su enemigo con el fin de difundir la mortal peste bubónica".

Lo que EEUU viene haciendo es justamente lo que este experto, que enseña un curso sobre guerra química y biológica, recomienda: repartir en diferentes partes del mundo mercenarios intencionalmente expuestos al virus para que interactúen con el mayor número de personas en países elegidos, generando muertes, pero, sobre todo, un clima de terror y de pánico que haga perder de vista los genocidios étnicos en Siria y en Irak; la limpieza judía de palestinos en Gaza; la agresión israelí a países vecinos y la usurpación del gas; el control del Levante mediterráneo por la flota nuclear también israelí; la apropiación territorial de África Occidental (Sierra Leona, Costa de Marfil, Togo, Senegal, Liberia, Guinea, Ghana, Nigeria, Mali) por los países colonialistas Francia, Italia, España, Inglaterra; la cuestión de Ucrania y el cerco a Rusia por la OTAN; la sedición de la Fundación para el desarrollo de la Democracia (NED) en Hong Kong y el sureste de China. Es decir, "divertir" la atención mundial de los hechos gravitantes en Eurasia, Oriente Medio y África para la geopolítica mundial.

La OMS, las multimillonarias ganancias de los laboratorios, de las financieras del imperio y de sus socios inversionistas

Tal como se ha podido advertir, la Organización Mundial de la Salud (OMS), fiel a su origen y tradición ha servido de furgón de cola de todo cuanto las élites del poder civil militar del sionismo internacional han hecho desde siempre en cuestión de armas biológicas para la destrucción y la amenaza de la humanidad. En lo que toca al Ébola, ha dicho, con cinismo, que aunque hay dos posibles vacunas éstas deben someterse a "evaluación", antes de que alguna obtenga la licencia. Uno es el caso de la compañía farmacéutica canadiense Tekmira, que trabaja con el Departamento de Defensa de EEUU y tendría desarrollada la "vacuna" TKM-Ébola. La OMS se habría opuesto a su uso en individuos infectados. Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), ha ordenado, como en casos anteriores de otros virus, suspender sus ensayos. Esto, sin embargo, ha significado que la cotización de las acciones de Tekmira y de otras industrias farmacéuticas y laboratorios, se incremente a niveles especulativos en las respectivas Bolsas de Valores.

No sólo los países "afectados" sino en general todos, "recomienda" la OMS, deben redoblar las medidas de prevención y cuidado. Como es obvio, esto supone destinar recursos financieros que los Estados pobres no disponen. Por eso, la OMS recomienda acudir a la "cooperación" de los organismos financieros como el BM, el BID y USAID que desde siempre operan en África al igual que en Irak y Siria alimentando a los grupos mercenarios del llamado ISIS, asegurando su aprovisionamiento y entrenamiento y la logística requerida. Lo que evidencia que es también por el lado de la institucionalidad perversa de Naciones Unidas y del Departamento de Estado norteamericano, que el Ébola y los bombardeos de la coalición sionista aseguran multimillonarios beneficios.

Como dice el ex-capitán Shimkus, en EEUU u otros países "ricos", existen escasas posibilidades de que el virus pueda propagarse de forma exponencial, simplemente porque existen los sistemas avanzados de asistencia sanitaria y están equipados para identificar, aislar y detener el virus. Los que están fregados, incluso acudiendo a la "cooperación" internacional son los del Tercer Mundo. Pues esa "cooperación" incrementará sus deudas externas, los hará más pobres e incrementará su vulnerabilidad para la siguiente epidemia. Y así, hasta el fin de sus días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y las otras varias agencias de las Naciones Unidas, vinculadas al terror y la muerte, seguirán cumpliendo su rol institucional seleccionando y persuadiendo a los países africanos o del resto del mundo a que participen en eventos de pruebas para la promoción de vacunas. Siempre de acuerdo con los reglamentos de prueba establecidos para favorecer los intereses corporativos de la industria y los laboratorios de la guerra biológica.

Y en EEUU, ¿qué pasa?

Aparte de cerrar aeropuertos y expandir el pánico entre la población, las élites del poder sionista imperial norteamericano vinculadas a la industria farmacéutica han logrado que se apruebe una ley por la que se ordena "la aprehensión y detención de los estadounidenses que simplemente muestren signos de enfermedad respiratoria". La orden se titula "Lista Revisada de Enfermedades Transmisibles Cuarentenables". Modifica la orden ejecutiva 13295, aprobada por George W. Bush en abril de 2003, que se refería únicamente al SARS.

La enmienda aprobada por Obama permite la detención de los estadounidenses que se vean con "síndromes respiratorios agudos severos, que sean enfermedades que se asocian con fiebre y signos y síntomas de neumonía u otras enfermedades respiratorias; que sean capaces de transmitirse de persona a persona, y que estén causando o tengan el potencial de causar una pandemia o, después de la infección, sean altamente susceptibles de causar mortalidad o morbilidad grave si no se controla adecuadamente". Los estadounidenses que sólo muestren signos de enfermedad respiratoria, con la excepción de la gripe, pueden ser detenidos a la fuerza por las autoridades médicas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2410 veces.



Rubén Ramos Alizorojo

Sociólogo y educador peruano, postdoctorado en Filosofía, Política e Historia de las Ideas en América latina por la universidad del Zulia-Venezuela

 ruby_7872@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Ramos Alizorojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Ramos Alizorojo

Rubén Ramos Alizorojo

Más artículos de este autor