Con el dolor del alma de ingeniero

 

 

 


En el volante del Mach 5, el carro de Meteoro, hay cinco botones identificados con letras. El botón “G”, ubicado en el centro del volante, abre una compuerta del carro por donde sale un robot volador con forma de paloma mensajera. Esa comiquita la pasaban todas las tardes por TV y yo me instalaba casi religiosamente a verla, soñaba con diseñar un Mach 5.

El robot volador del carro de Meteoro por lo general llevaba un mensaje que llegaba hasta donde estuviera Trixi, una muchacha que manejaba un helicóptero y que nunca supe si era o no la novia de Meteoro. Lo cierto es que en muy pocos capítulos de la serie se usaba el robot, y eso que tenia un lugar privilegiado en el centro del volante y con la letra G. Meteoro tenia la M en el casco y la G en la camiseta. No se porque.

Ayer leí una noticia sobre los “drones” que están usando en la Franja de Gaza y en Afganistán para bombardear ciudades y matar personas. El cinismo llega a tal extremo que la nota periodística dice que las tropas internacionales comenzaron en 2011 a retirarse gradualmente de Afganistán y a transferir por fases la competencia de la seguridad al Ejército y la Policía afganos.

Lo cierto es que las competencias se las están trasfiriendo a los robot voladores, ya conocidos por todos como “DRONES”, y que por cosas de la vida su traducción al español puede ser ZÁNGANOS. El robot de meteoro era una paloma blanca no era un zángano.

Otra película que vale la pena comentar aquí es RoboCop. Ese robot con “algo de humano” que una empresa privada inventó por sobre otra que le era competencia, para tratar de vendérselo al gobierno y así sustituir la policía humana de la corrompida Detroit, en RoboCop 1, o para facilitar la dominación en los países árabes, en Robocop 3 o 4…Lo cierto es que los robot como gendarmes cumplen con uno de los preceptos que justifican el desarrollo de la robótica: “dejarle el trabajo peligroso a las maquinas”

El combate por un ideal o por la patria equivale a estar dispuesto a morir en un campo de batalla por lo que se cree y lo que se ama; no es un entupido romanticismo, es la razón de una convicción que sólo deja por camino la confrontación física. Para mí, usar robot para dominar o conquistar pueblos es un acto indigno y de cobardía, una deshonra.

Los Kamikaze del Japón, los Barones de la Alemania Imperial y hasta los Blue Angels con propulsión a chorro de la guerra fría salían con honor a batirse a duelo por los aires. La cosa no esta en la peligrosidad de la guerra, no tendría sentido hablar de guerra segura, sino de la virtud y el honor. De manera que es un descaro ejercer la dominación sobre un pueblo de otro país sin necesidad del apoyo del pueblo de su propio país. Hay un problema ético y moral que más temprano que tarde corroerá los cimientos de la mismísima sociedad que se supone dominadora por contar de su lado al dominio de la tecnología.

Cuando uno lee que salen a matar terroristas y talibanes con drones, y que de vez en cuando suceden daños colaterales y mueren algunos civiles (inocentes niños, mujeres y hombres) no solo se está atacando a aquellos lejanos pueblos, de cultura y costumbres a veces incomprensibles por nosotros, sino que se ataca nuestra psiquis y se nos mata a nosotros también porque se nos insensibiliza.

Se nos dice, una y otra vez, que son terroristas, cuando la verdad es que son unas personas que están en su país y luchando por su país y sus creencias. El método “terrorismo” a lo mejor es el único método que les han dejado.

También se nos inculca que son talibanes, y lo cierto es que son personas con una fe, una doctrina religiosa y una cultura milenaria. Además de generalizar el calificativo “talibán” para todo aquel que muestre convicciones pétreas.

Los invasores ¿quiénes son? Y las creencias religiosas de los invasores ¿deben aplastar a las demás creencias?. Usan la tecnología, y con el dolor del alma de ingeniero que me queda les digo, usan la electrónica para matar personas a control remoto.

El autor es: Profesor UNEXPO Antonio Jose de Sucre, Puerto Ordaz.

 

manuelgragirena1@gmail.com

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3144 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Gragirena

Manuel Gragirena

Más artículos de este autor