La UE y OTAN molestos por el alto al fuego en Ucrania

Sorprendentes las declaraciones ayer viernes de los dirigentes de la OTAN y la Unión Europea luego de alcanzado el acuerdo de alto al fuego en Minsk, entre los representantes del gobierno títere de Kiev y los milicianos independentistas.

Patética Ángela Mekel ante las cámaras diciendo que probablemente el alto al fuego no se concretaría o iba a ser de difícil comprobación. Lo que resulta de sus declaraciones es la molestia por el cese de fuego en el este de Ucrania y su deseo subyacente de que la guerra continúe. De similares tenores declararon todos los demás presentes en Gales. Frases guerreristas y amenazantes contra el “peligro ruso”, fue lo que predominó en la reunión de la OTAN.

Sin esperar siquiera a que se concrete el alto al fuego, acordaron también nuevas sanciones económicas contra Rusia por parte de los 28 miembros de la Unión Europea y los Estados Unidos. Dando por sentado una supuesta invasión rusa a Ucrania, exigieron la salida inmediata de las tropas y los tanques rusos de ese país, presencia militar que no ha sido demostrada, y que ha sido negada totalmente por el gobierno ruso.

Dándole un tratamiento de invasión imperialista a lo que en realidad es una guerra civil en la cual una parte de la población ucraniana se ha rebelado militarmente contra el gobierno títere surgido del derrocamiento de Yanukóvich en febrero pasado, los gringos y sus aliados se obstinan en colocarse de espaldas al resto del mundo y a los intereses de los pueblos.

El gobierno ultraderechista de Poroshenko, en el cual coexisten partidos de abierto corte nazi, como el “Sector Derecho” y el partido “Svoboda”, se inició con una política abiertamente represiva y racista contra la población de habla rusa que predomina en todo el este ucraniano. Los programas políticos del Pravy Sektor y Svoboda son abiertamente anticomunistas, antisemitas, antirrusos y partidarios de una limpieza étnica que ejecutan de hecho con sus milicias armadas que combaten en las zonas de guerra en el este de Ucrania

Pero la rebelión armada de la población de habla rusa del este ucraniano desbarató los planes imperialistas que Estados Unidos y sus aliados europeos habían planificado con la conspiración de la plaza Maidá y el derrocamiento del presidente Yanukóvich. El objetivo de cercar a Rusia se les ha ido volteando primero con la ocupación rusa de Crimea y ahora con los avances militares de las milicias rebeldes del Donbass.

Es por ello que Obama y sus aliados europeos insisten en las falsas acusaciones contra Rusia sobre la supuesta invasión de soldados y tanques rusos que se estaría produciendo en las zonas de guerra. No pueden admitir que unas milicias mal armadas estén derrotando a un ejército que respaldan de una manera directa. Se habla de la presencia de centenares de asesores militares estadounidenses en Ucrania, además de un millar de mercenarios que estarían participando en las milicias del Pravy Sekttor y Svoboda.

Masacres cometidas contra la población civil, como la ocurrida en Odesa en mayo pasado, además de los bombardeos indiscriminados contra las ciudades rebeldes, han sido silenciadas por el imperio occidental. Ante los avances militares de las fuerzas rebeldes, los fascistas de Kiev se han visto obligados a propiciar un alto al fuego, para evitar una posible desastrosa derrota militar que podría ocurrir en pocas semanas. Alto al fuego que sin embargo todavía no admiten sus jefes de la OTAN, pues siguen soñando con el cumplimiento fiel de su plan inicial de controlar totalmente el territorio ucraniano y aumentar su presión geopolítica hacia Rusia (planes similares que están en desarrollo hacia China en el sureste asiático).

Obama, Merkel y Cameron persisten en transitar el camino del guerrerismo abierto, propiciando la continuidad de la guerra en Ucrania y dudando de los alcances que pueda tener el actual cese de hostilidades. Su propaganda ha dejado en el olvido su descarado intervencionismo que condujo al golpe de estado que derrocó a Yanukóvich en febrero, y hoy pretenden engañar al mundo acusando al gobierno ruso de ser el responsable de la crisis en Ucrania, cuando los verdaderos responsables son Obama y sus aliados de la OTAN.

El pueblo rebelde del este de Ucrania se enfrenta hoy al guerrerismo imperialista que domina el mundo. Aunque el gobierno ruso de Putin no pueda considerarse como parte del campo revolucionario y socialista (tampoco el de China), en los hechos se enfrenta al imperialismo estadounidense que pretende doblegar sus políticas soberanas y hacerlo arrodillar ante los poderes económicos occidentales.

La solidaridad hacia las fuerzas rebeldes del Donbass es una necesidad actual, en resguardo de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, amenazados desde hace más de una década por la ofensiva estadounidense iniciada luego del 11 de septiembre de 2001, y que actualmente se manifiesta también en las intervenciones imperiales en Libia, Siria, Palestina, Irak, Afganistán y Pakistán.

Maracaibo, 6 de septiembre de 2014.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1671 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a194496.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO