Isla Negra y Michele Bachelet

El poeta Neruda, premio Nóbel de Literatura, de la vida y la amistad, compartió vecindad con mi recordado maestro Carlos Matus Romo, en una montaña de piedra y arena reseca con mirada al septentrional y anchuroso mar, allá, en la inolvidable e impresionante Isla Negra, en el Quisco, Chile. Lugar donde hoy, millones de turistas y admiradores de "20 poemas de amor y una canción desesperada", disfrutan de las excentricidades humanas, del buen gusto y del cálido y creativo espacio que albergó las fantasías, los sueños y esperanzas de uno de los más importantes símbolos de la Unidad Popular y la Revolución Pacífica y Democrática Chilena que lideró y dignificó el compañero Presidente Salvador Allende, ejemplo de quien compromete su vida a través de su palabra. Esa que aún resuena en nuestros corazones: "… Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor". Nunca olvidaré estas palabras aprendidas de memoria, desde aquellos dolorosos días, en los que nuestros hermanos chilenos fueron bombardeados por la barbarie del imperio, la CIA y sus lacayos. Son esos recuerdos y emociones, las que nos pueden hacer transformar utopías en realidades concretas. Claro, eso no basta. Es condición necesaria, pero no suficiente, ni aún la voluntad, la fe y la convicción de que lo lograremos; es imprescindible apropiarnos de saberes científicos, métodos, técnicas, herramientas y tecnologías de anticipación y transformación de la realidad, que nos permitan construir, en nuestro consciente colectivo, escenarios futuros a los que podamos construirle viabilidad, para evitar que por error u omisión, por desconocimiento o ignorancia, otros, nos impidan avanzar con la celeridad, la dirección y la profundidad deseada. Eso es parte de lo que aprendí de quien fuera Ministro y Presidente del Banco Central de Chile, el Dr. Carlos Matus Romo, desde finales de la década de los setenta, cuando llegó exiliado a Venezuela a instalarse en el CENDES y luego en nuestras mentes y en nuestros corazones. Tajante lo dijo y lo publicó en varios de sus libros: "En Chile, no estábamos preparados para gobernar, cuando llegamos al gobierno" De modo, que el asunto no es sólo "tomar el poder" o asumir el gobierno (que son dos cosas distintas), sino que hay que saber dominar las Ciencias y Técnicas de Gobierno y tener la capacidad no sólo de "obtener", sino también de "controlar" y regular los inevitables juegos de poder humano. Desde Isla Negra, el maestro Matus, trató de ayudar a formar y capacitar, a los futuros gobernantes de América Latina y el Caribe. Allí estuvimos, en noviembre de 1997 (Planificación y Gobierno) y en Marzo de 1998 (Teoría del Gobierno y del Juego Social), compartiendo con el maestro sus dos últimos cursos, antes de su silencio final (21 de diciembre de 1998). Allí, en Isla Negra, conocimos de cerca a Chile, a través de los gestos solidarios de una familia de campesinos, acariciadores de frutas, que me albergaron y me llenaron de afectos en el Quisco, mientras leía, meditaba y soñaba con un Chile y una Venezuela reivindicada. Con ellos aprendí que Chile, no es sólo Neruda, Allende o Matus. Que Chile, no es sólo Bernardo O´Higgins, Miguel Enriquez, Francisco Bilbao, Luís Emilio Recabarren o Marmaduque Grove Vallejo. Chile, es también su gente trabajadora y estudiosa, culta y decente, que en el anonimato, sueña y trabaja por un mundo mejor. Al pueblo chileno dediqué mi primer libro. Ahora, a sus hombres y mujeres, a la sonrisa de sus niños y sus niñas, a su poesía, al recuerdo del canto de Víctor Jara, a Pedro y María, a todos y todas ellas, y en especial a Michelle Bachellet, Presidenta electa de Chile, les deseo profundamente el mayor de los éxitos.

hugomoyer@hotmail.com
Prof. Jubilado de LUZ


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3108 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: