Mandela, la palabra fortalecida en lenguaje

El lenguaje adquiere forma en la medida en que agregemos criterios originales a nuestra herencia autóctona y germinemos hacia una realidad encontrada en múltiples razones de una realidad cultural. El hombre, desde sus inicios debe fomentar un interés cierto por la líteratura y avanzar en una dinámica que lo lleve hacia un amor a las artes y, desde esa visión captar su pertenencia con las manifestaciones lingüisticas que producen en el alma satisfacciones que nos indican el camino a la prosperidad.

La existencia, es un proceso de trabajo e íntereses que nos lleva a un contexto histórico, para reflejarnos el esfuerzo de un trabajo humano y literario, cuyo mensaje exterioriza nuestra personalidad y esencia, más allá de lo presente y femenino, así, tenemos derecho a nuestros verdadero sueños.

Siempre recuerdo la música llanera escuchada en Guanare, ( Edo Portuguesa), un buen día tomé el cuatro y amanecía con las Bescanza cantando pasajes venidos desde Apure con letras de compositores del Arauca y de allí, salieron muchas palabras que se tornaron tonos músicales que enaltecieron todo el llano, por muchos años. En Guayana, en el Paseo Orinoco veía los cardúmenes de bocachicos saltinear en manos de pescadores y, así relinchaba mi cuatro al lado de esos grandes colectivos populares.

Somos nuestros propios fantasmas,  detrás quedaba el río, Elicerme, su yerno y este hombre descendian de las conferencias de Santa Rosa a tres horas del camino real, se nos aparejo un caballo que nos seguia adelante por el camino, hasta desaparecer  en la playa del río. Somos un poco de esta tierra,  nuestra sangre fluye como las bocas del gran Orinoco, sigamos formando la gran patria de Bolívár bajo el Legado Bolivariano.

Las palabras, dan forma a una lengua y las canciones tienen el fuego del alma no oculta. Así que cuidemos la estetica en cada orden de nuestra vida y vayamos tras el milagro de tener bien guardada nuestra memoria para recordar que debemos trascender al Ser y no perdernos por largo tiempo de la poesía, es un canto, cada palabra es nómada en sí y nos lleva a un gran tráfico, que, con un gesto trae la palabra y nos lleva al futuro de una diversidad de manifestaciones.

La palabra, llevó a Mandela a abrirnos el entusiasmo de vivir. Su vida fue una brasa que prendió nuestra piel de libertad y coraje, una verdad no oculta, que labra Sudafrica y America Latina de una libertad plena, fue el verdadero Ser de la libertad y el amor pleno hacia la familia.

Sus palabras, enaltecieron el mundo, somos un canto y una voz en su expresion, tuvo la valentía de reconstruir a africa y darle una valoración más subjetiva de su realidad, siendo el propio protagonista de sus sueños, su propio fantasma, como Pedro Páramo. Su dimensión espiritual causó un gran impacto, allí se formó una ola encantadora donde el canto es lo primordial y cívico su proceder, es el nuevo lenguaje precursor para librar banderas de libertad.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1043 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a178249.htmlCd0NV CAC = Y co = US