Verdades ocultas de Colombia

La oligarquía colombiana no se escandaliza por saberse descendiente de algún político corrupto, narcotraficante, asesino o paraco, es cosa normal en ellos porque esa clase fue penetrada por el narcotráfico en los últimos 40 años, mismas familias que antes tuvieron un pariente cercano cómplice y protagonista directo de la violencia partidista, perversión de la bastardía según la aristocracia colombiana se desarrolló de manera gradual, hijos y nietos violentos luego narcos o políticos paras y corruptos enredados con Uribe y con Santos en estos últimos años.

El extermino de campesinos, el robo de sus propiedades, el secuestro, la desaparición, la explotación y otras formas de violencia son el resultado de la fusión entre la fe religiosa y la fe política para salvarse del liberalismo y del comunismo.

Las familias colombianas en las ultimas 4 décadas y en todas sus clase sociales se dividieron técnicamente el trabajo, unos se dedicaron a la política otros a los negocios y otros a las actividades criminales pero nunca se pisaron la manguera dice Oscar Collados en su artículo “delito de sangre”.

Hace poco dejaron de ser los autores intelectuales de las masacres para convertirse en la feliz continuación de dinastías familiares en el poder político hereditario con los Santos, pertenecen a la clase más privilegiada, la que está ligada a la política desde 1938 con Eduardo Santos como presidente, su hermano Enrique tuvo dos hijos Enrique y Hernando, padres de Juan Manuel Santos y de francisco Santos respectivamente. Para las elecciones del 2014 estos primos hermanos ya empezaron a devorarse el uno al otro.

Francisco Santos más conocido como Pacho, es auspiciado por Uribe, DEA y CIA, no le perdonan a Juan Manuel querer pasar a la historia como el hombre que consiguió la paz para Colombia, terminando con el pretexto para el plan Colombia.

Esta nueva telenovela narco tiene en vilo a los colombianos, en ella los primo Santos se devoran, en los primeros capítulos Pacho, Álvaro, la DEA y la CIA, aprovechan la debilidad de Juan Manuel por el paro agrario y por lo lento que avanzan las negociaciones con las FARC, la cúpula se pasea por el mar Caribe, mientras piensan en nuevas estrategias para la mesa de negociaciones.

Lo que no saben los que auspician a Pacho es, que esa demora es estratégica porque ese acuerdo de paz tiene que llegar en el momento preciso para catapultar al presidente a la reelección.

Es todo un espectáculo esta telenovela, dos primos hermanos representantes de la aristocracia bogotana enfrentados por la presidencia. “Rebelde con causa” es el último libro de Pacho Santos, en el califica a Juan Manuel como “una persona sin convicciones, desconoce la lealtad, traiciono la causa uribista”, en el lanzamiento del libro estuvo como padrino el narco y paramilitar Uribe Vélez; inmediatamente Juan Manuel le contesto “tiene SIDA en el alma”.

El ex presidente Uribe Vélez goza de la protección de Washington porque EEUU no desea que se conozca que fue cómplice del narcotráfico y de las actividades para militares mientras sostenían a Uribe en el poder por dos periodos consecutivos, la DEA, CIA los Departamentos de Justicia y Estado sabían que él y parte de su familia estaban envueltos con el envió de cocaína a los EEUU.

Colombia está mutando, los diálogos de paz con la guerrilla caminan, se exige cambios sociales, la sociedad expresa la necesidad de paz lo cual implica desde ya cambios políticos para una sociedad clase media y burguesa acostumbrada a sentir el respaldo militar, ese de los héroes nacionales salpicados de falsos positivos, desapariciones, torturas, asesinatos en masa de líderes sociales y sindicales, de los ministros y senadores en la cárcel por estar relacionados con la para y narco política de Uribe Vélez.

Ahora mismo, la Fiscalía General investiga a 208 personas miembros de la política y de la fuerza pública relacionados con el narcotráfico dice el diario El Colombiano el día de ayer, 114 son miembros de la policía y el ejército, 10 concejales o aspirantes, 7 alcaldes, el más sonado de estos casos fue la detención del gobernador del departamento de la Guajira en octubre, por decir el caso más reciente de lo anteriormente expresado.

Santos cometió un error garrafal al minimizar el paro agrario que se inició en el sur del país, el ejecutivo pensaba que el paro se solucionaría con él envió del escuadrón móvil anti disturbios (ESMAD) la represión dejo dos campesinos muertos y más de 250 detenidos situación que encendió más la huelga.

Y cuando Santos relaciono el paro con las FARC, lanzo más gasolina al fuego la protesta se avivo y, cuando Huber Ballesteros dirigente de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO) uno de los 10 portavoces de la mesa de Interlocución Agropecuaria Nacional (MIA) relacionado con ser uno de los financistas de las FARC, protagonista del ultimo levantamiento campesino que duro dos meses fue capturado, Santos supo que las verdades ocultas verían el sol.

Catatumbo fue la causa visible de las protestas campesinas, enseguida se sumó Boyacá, Cundinamarca y Nariño, claramente las protestas eran contra los TLC y una norma la 970 que eleva a delito resembrar con semillas registradas, los campesinos también protestaban por la importación de alimentos a precios inferiores de los que se produce en Colombia y por los altos precios de los insumos y los fletes.

Días después se sumaron a las protestas los maestros, estudiantes y el pueblo por la falta de consultas para los proyectos mineros en regiones agrícolas, las ciudades se fueron sumando una a una por la brutalidad de la represión cometida por fuerzas de la Semad.

Alguien subió la brutalidad policial a las redes sociales, en ella se veía la represión de una fuerza adoctrinada para culpar a los campesinos de apoyar a la guerrilla, la represión contra niños, ancianos, algunas mujeres abusadas sexualmente, disparos indiscriminados, uso de armas blancas y golpizas se veían en la TV, celulares e Internet, desataron la furia del pueblo obligando a Santos a visitar Ipiales.

En Colombia no se acostumbra que la aristocracia ejecutiva dialogue de tú a tú con el pueblo como si lo hacen sus vecinos venezolanos y ecuatorianos, se los ve a los burgueses del ejecutivo hablando con la masa por fines publicitarios, sin embargo, Nariño exigió la presencia de Santos para poner fin al levantamiento y el presidente acudió porque no le quedaba de otra, el paro se extendía irremediablemente.

Todo se traduce a una falta de economía política para las zonas rurales, la macro economía de la que hace gala Colombia, solo sirve para los índices del PIB no para la pobreza que arropa a casi la mitad de los 44 millones de colombianos y colombianas.

Esto no es todo, Colombia vive otra realidad ocultada por los medios de comunicación la violación a las mujeres que aumenta considerablemente, un promedio diario arroja que 245 mujeres son víctimas de algún tipo de violencia, desde el año 2001 al 2009, 26.000 quedaron embarazadas por violación y esto no es solo por las alarmantes cifras de la pobreza que agobia al pueblo, cada vez se nota, se percibe una mayor tolerancia al maltrato de la mujer dice Catalina Escobar Restrepo en su artículo.

Las violaciones están aumentando hoy se registran hasta unos 453 casos, es la principal causa de embarazos precoces en Colombia, país sumido bajo un régimen de guerra, macro economía y corrupción política informado por los medios tratando de ocultar esta lacerante realidad cultural.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3634 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: