China resurge o se estanca

El crecimiento global es débil, todo este año los mercados se han manejado de acuerdo a las infinitas especulaciones de la FED sobre si reduciría o suprimiría los 85.000 millones de dólares mensuales destinados a la compra de bonos, algo similar ocurre con China y su recuperación, información mucho más restringida agrava la información sobre la segunda potencia económica del mundo.

Xi Jimping a principios de año anunciaba un crecimiento del PIB del 7.7%, sin embargo, desde marzo con la lenta y burocratizada reorganización de su economía hacia adentro el crecimiento está en el 7.5% del PIB, es el peor crecimiento desde 1990, a pesar de estos indicadores algunos expertos opinan que la desaceleración de China podría estar terminando al subir el comercio y la producción, estos informes están lejos del crecimiento del 10 y el 11% del PIB de hace algunos años.

En este último trimestre China, según sus publicaciones económicas dicen que el sector manufacturero registro una expansión interanual del 7.8% crecimiento mayor al de los últimos dos trimestres y el cobre, metal del cual China representa el 40% de la demanda mundial su precio subió un 9% desde junio, punto mínimo en 3 años colocando la tonelada en 7.180 dólares.

Lo mismo está ocurriendo con los otros metales como el hierro, oro, las acciones suben en los mercados asiáticos y el yuan salta sobre el dólar, el efectivo fluye en China, la bolsa de Shanghái ascendió un 15% respecto a junio el punto más bajo para cerrar hace una semana en 2.132,96 puntos o el 6% más bajo de inicios de año.

El reciente lanzamiento de una zona franca en Shanghái, las expectativas por la próxima asamblea del partido comunista este mes contribuyen con las inversiones al darle otra oportunidad a las acciones de Beijing y a otros mercados ligados a los mercados chinos por la falta de opciones atractivas en el mundo.

El equilibrio que están sosteniendo los mercados asiáticos evitan que China se desacelere más este año. En los últimos años los chinos incrementaron los precios de las materias primas elevando las perspectivas de los mercados emergentes; América latina es el continente exportador de muchas de estas materias primas, estos Estados se acostumbraron al dinero fácil, sin embargo, a medida que la segunda economía más grande del mundo comenzó a enfriarse los mercados emergentes comenzaron a tambalear, según varios organismos crediticios el crecimiento para el 2014 se situara entre el 4 y el 3% del PIB.

Sin embargo, la inflación, los costos de financiación de los bancos chinos suben cada vez que los comodities bajan sitúan al mercado de préstamos chino como altamente inestable por el rápido endeudamiento de los gobiernos locales, créditos que ya superan los 30 billones de yuanes o 4.92 billones de dólares, equivalente al 60% del PIB según el banco central chino.
Para los economistas este nivel de endeudamiento es insostenible otros sostienen que la economía china no puede crecer sin los préstamos.

China tiene serios problemas económicos y sociales, los gobiernos locales accedieron a jugosos préstamos del gobierno central que ahora no pueden pagar, las industrias de hierro, acero y otros metales ofrecen sobre producción situación que han reducido el precio de esos minerales, el gobierno anuncia la privatización de algunas de esas industrias, bancos, tierras, buscando con ello incrementar el consumos del pueblo, masa que ha visto como la desigualdad social se incrementó en un 1.000% estos últimos 6 años.

Grandes reajustes en su economía impulsa en estos momentos el gobierno de Pekín.Para no depender de las exportaciones y de las inversiones pretenden mejorar el consumo subiendo las tasas de interés que se encuentran todavía por debajo de la inflación, pero, esto reduce el retorno de los ahorros y frenan el consumo; se busca que el consumo de las familias chinas se incremente a un 50%, hoy, según cifras del gobierno el consumo apunta al 35% del PIB, proyectan que sea el consumo de EEUU situado en un 80% del PIB.

Tras este proyecto de consumo esta los EEUU, asesores consideran que “si se va a impulsar una transición exitosa China requiere un sistema financiero moderno, una economía que dependa más del sector privado y menos del Estado”.

El presidente del banco Popular de China o Banco Central ZhouXiaochuan, en una sesión del partido comunista aprovecho para criticar el ritmo letárgico de las reformas impulsadas por el gobierno de Xi Jimping “no hay planes específicos para reorganizar el sector financiero” manifestó.

Se sabe que Zhou tiene previsto una economía más orientada al consumo en la cual las personas dispongan de más dinero para gastar y que una parte mayor de los créditos vayan a parar a las empresas privadas en lugar de los colosos estatales, un seguro para los depósitos bancarios, sería el primero en China, tasas de interés más elevadas para los ahorros, la creación de más bancos privados y una mayor apertura del país a la inversión extranjera entre otras medidas deberá tomar o no la próxima asamblea del partido comunista.

Raul Crespo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1580 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: