USA: Derechos humanos. Los nuevos “Muros de Berlín”

Doroteo Solís, es experto en cosas de derechos humanos. Parte de su vida la ha pasado del lado acá del Río Grande y la otra tratando de irse para aquél. Su espalda y costillas, son fundamentados documentos que hablan con elocuencia de la poca delicadeza de la diplomacia de los gobiernos del país vecino. Para los “espaldas mojadas” como Doroteo, que más que mojada tiene impreso el mapa de la región circundante a puro “vergajazo”, el sueño americano, se volvió un nuevo muro de Berlín y coto de caza, donde ciudadanos americanos, de noche, contando con la vista gorda de las autoridades, velan inocentes, que sólo quieren pasarse a conseguir trabajo, para dispararles a mansalva o molerles a toletazo limpio. Hasta se han vuelto como topos, construyendo túneles que los gringos descubren las salidas y allí, tranquilos, palo tras palo, esperan que asomen la cabeza. Tales túneles han sido la respuesta a ese nuevo “Muro de Berlín”, construido por USA a lo largo de la frontera, como por casualidad, parecido al que el Estado de Israel le ha puesto a los palestinos.

Doroteo, cuenta como algunos los periodistas gringos, poco abundantes pero libres, no sujetos a la pauta editorial, que no es otra cosa que contar sólo lo que al patrón le interesa, ayudan a denunciar injusticias que los gobiernos o autoridades de su país cometen y quisieran ocultar.

En el caso de la guerra de Vietnám, comprobaron y denunciaron crímenes, atropellos y masacres. Cuando sus gobiernos apoyaron a gobernantes criminales en Centro América y se hicieron cómplices de excesos y desafueros, expusieron la verdad. Y en esa actitud valiente, honesta, generosa y limpia de ejercer la profesión, muchos hasta perdieron la vida. Y el pueblo americano, que ama la libertad a su manera, reprobó los hechos denunciados. Y esto último lo dice Doroteo, acompañándose de un gesto dudoso y compasivo. Porque bien sabe, por experiencia personal, como en el territorio del país vecino, aún allá lejos, se explota a los hombres como él, aprovechándose que “no tienen los papeles en regla”. Y la policía blanca no ha dejado aún a un lado sus ancestrales prejuicios raciales pese la gesta hermosa de Martin Luther King. No hace mucho, tribunales blancos dejaron libre al asesino de un niño; tan feo pareció aquello, lleno de racismo, que hasta el propio Obama, pese su estado de domesticación, se vio obligado a lamentarse, aunque de allí no pasó. “Yo pude haber sido ese niño”, dijo el presidente, pero dejó las cosas como estaban. Y se ensañan con los negros, les endilgan delitos o les cobran con saña. Y es de Estados Unidos, de donde salen los aparatos policiales de tortura. ¿Y dónde quedan los imprecisos bombardeos en el Oriente Medio? Esa mala puntería gringa o inglesa ha matado a muchos niños inocentes. Después de arrasar a Afganistán, invadir a Irak, con el invento de la posesión por Hussein de “armas de destrucción masiva”, destruir hasta sus grandes tesoros culturales, se volvieron contra Libia y su ex amigo Mohammar Gadafi, para apoderarse del petróleo y las reservas internacionales cuantiosas depositadas en bancos europeos y norteamericanos. Ahora mismo, sin que todavía no hayan tapado el garrafal embuste de las armas de Hussein, le inventan ataques químicos a la población por parte del gobierno Sirio, como si tuviesen aval y autoridad moral para ello, para invadir en bloque en ayuda de los mercenarios que tienen adentro hace dos años y no han podido contra las fuerzas leales al gobierno y el movimiento popular.

Doroteo se detiene un momento, se cubre con un sombrero enorme y continúa. ¡Ay los latinos! Como sufren las consecuencias de serlo. Para el policía gringo, y eso es una cultura difundida por el Estado mismo, todo latino, árabe y hasta asiático, es un potencial delincuente. Allá, dice Doroteo, tambien se cuecen habas. Por eso, agrega de inmediato, ante esos discursos en favor de la democracia, la libertad y derechos humanos de Obama, digo “cachicamo llamando a morrocoy conchúo”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1498 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a175274.htmlCd0NV CAC = Y co = US