El programa de la Unidad Popular ahora es NUESTRO AMERICANO.

Han sido 40 años de lucha contra la miseria y el olvido. Compañero Salvador Allende

Posiblemente en Santiago iniciaba un nuevo día, con una mañana fría de invierno. El proyecto de la unidad popular arribaba a su tercer año, los cordones industriales luchaban en contra de los planes golpistas, en marcha, por la canalla derechista y el plan Cóndor. Los trabajadores, movilizados permanentemente, gritaban en sus concentraciones, que era imprescindible CREAR, CREAR, PODER POPULAR!!!

Era la construcción de la vía Chilena hacia el socialismo. De forma democrática y sin violencia, por lo menos aparentemente, se venían sentando las bases para una nueva sociedad. ¡Eran los Marxistas de mierda, los que gobernaban! gritaban los habitantes de las zonas altas, demostrando un desprecio tremendo por quienes venía diseñando y poniendo en práctica un programa político que garantizaba el acceso a las grandes mayorías de algunos servicios básicos, alimentos y reparto equitativo de la riqueza. La insolencia de haberse planteado un proyecto político alternativo, en el patio trasero de los Estados Unidos, por tanto en lo que ellos comprendían geopolíticamente como su eje de acción, debía ser pagado con sangre, pues para el momento, era inaceptable permitir el desarrollo de otra Cuba, en un territorio en el que claramente se impulsaba un política desarrollista apoyada por los EEUU y sus organismos multinacionales. La perspectiva siempre estuvo al servicio del desarrollo del gran capital, nunca se reconoció la autodeterminación de los pueblos a construir su propio proceso emancipatorio.

Los Medios de comunicación, el acaparamiento, el saboteo económico, las conspiraciones militares, el plan Cóndor, entre otros elementos, contribuían conjuntamente al boicot del proyecto de la Unidad Popular. Un documento audiovisual, que al respecto puede ser bastante ilustrativo, es el trabajo de Mattelart, el cual, como su nombre lo indica, fue como una spirale, la cual desembocó en una acción (y reacción) conjunta ante cualquier planteamiento que pretenda modificar el tablero del poder en la sociedad. Aquí el link (un material para el estudio y el debate) http://www.youtube.com/watch?v=rHFcjGWX9Ag

El intento socialista en Chile, por lo menos después de la toma del poder en 1970, sólo perduró 3 años, pues la reacción tenía conocimiento, que de permitir la maduración del proceso político en marcha, las fuerzas populares vendrían a consolidarse en una fuerza que seguramente apuntaría a la construcción de la irreversibilidad del proceso. Es a eso a lo que le teme la burguesía y sus defensores. El pavor no es al comunismo o al Marxismo, como entes abstractos; el enemigo histórico de la burguesía, son los explotados del mundo, quienes en cuanto toman conciencia política de lo que ocurre en el mundo, y de la fuerza política-social que pueden llegar a convertirse si se juntan, puede efectivamente cambiar radicalmente la correlación de fuerzas en el ajedrez político que cotidianamente se vive en la sociedad moderna. Es una potentia, es un poder transformar, es un poder revolucionar.

Esa cantidad de explotados, mantienen viva la memoria, pues siempre sueñan con un mundo mejor. A muchos de ellos aun les duele lo que ocurrió. Muchos lloran a sus familiares asesinados. Muchas heridas aun siguen abiertas. Pero como dijo el cantor, a pesar de usted (y su sistema de mierda, decimos nosotros), mañana será un nuevo día, saldrá el sol y nos brindará nuevas posibilidades. El mundo es Dialéctico.

Lo curioso, y no tanto, es que la reacción conservadora actúa similar en distintas latitudes, además que despierta mucho la sospecha, que los métodos de sabotaje sea similares a los implementados en el Chile socialista. Todo esto nos indica, que seguramente, luego de consolidado el golpe viene un proceso de persecución y exterminio de todas las fuerzas populares, politizadas y problematizadoras del mundo. Es cuestión de método, diría el científico pragmático.

Mantener la memoria Histórica viva es fundamental, para que atrocidades como estás no vuelvan a ocurrir. Para que tengamos la autodeterminación necesaria de radicalizar los procesos políticos en marcha cuando sea necesario, y para que nos envalentonemos cuando haya que defender la vida misma. Es la vida la que defiende el socialismo. La vida del chileno, del venezolano, del ser humano, la vida del mundo que nos rodea.

Allende nos dejó una gran lección histórica, que el mismísimo compañero Chávez tomó como legado. Es posible hacer una revolución bajo el esquema democrático. Pero ojo, no bajo la democracia liberal y burguesa, no en el marco de una democracia supeditada a los intereses de la burguesía, sino una democracia sometida a la voluntad popular. Re-plantear los procesos de democratización bajo una mirada libertaria puede abrirnos el horizonte hacia un nuevo porvenir.

Si la historia le pertenece a los pueblos, es necesario que éste sujeto histórico entienda que la globalización del fascismo, sus ideas y sus componendas culturales, están a la orden del día, en cualquier lugar del planeta, pues el capital se valdrá de cualquier artimaña, por sucia que sea, para salir de la crisis orgánica en la cual se encuentra, y por su puesto, mantener su hegemonía. Los pueblos deben estar organizados y atentos. ¡Los carroñeros siempre apuestan a la muerte!

Así, tenemos que en La Radio Magallanes, aproximadamente a las 9:10 de la mañana, el combatiente Allende se dirige al Chile aguerrido, le deja su pesar por lo que está ocurriendo para ese momento (año 1973), asegurando, que los pueblos organizados son capaces de sortear cualquier dificultad que se le presente. Resistencia le dicen muchos.

Las últimas palabras de Allende, en pleno combate.... hasta la victoria siempre, compañero!!!!

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

*carlos_rivas_45@hotmail.com

vocero del Colectivo de Acción Revolucionaria CAR-Mérida



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1660 veces.



Carlos Rivas

Escuela Popular de Comunicación ?Eulogio Paredes?. Vocero de la Casa del Costurero.

 carlos_rivas_45@hotmail.com

Visite el perfil de Carlos Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: