¿Qué pasa con China?

Xi Jimping está reestructurando la economía para que dependa menos de las exportaciones e inversiones y más de la demanda interna. La reunión con Obama se da porque los dos países dependen mutuamente de sus relaciones comerciales, China viene buscando más ciencia y tecnología de última generación para sus industrias mientras tanto EEUU, está preocupado por la reducción al 6.4% anual del PIB chino según análisis de Goldman Sachs.

El nuevo gobierno liderado por el presidente Xi Jimping, manifiesta estar de acuerdo con el crecimiento de su economía del 7.7% que no es tal por el exceso de capacidad de las industrias chinas que afectan los precios mayoristas relacionados con el vidrio, acero, hierro, paneles solares, químicos, carbón, cemento, situación que los obliga a cerrar viejas fábricas o frenar modificaciones y ampliaciones.

El exceso de capacidad de las industrias chinas afecta los precios mayoristas que cayeron en un 2.4%, un indicador de los precios de bienes antes de que lleguen al consumidor, esta disminución en los precios mayoristas controlan la inflación pero afectan a las industrias chinas.

Mientras Xi Jimping, manifiesta estar satisfecho con el 7.7% del crecimiento del PIB, analistas dicen que los indicadores se desaceleran en todas las áreas y que el crecimiento para este segundo semestre será del 7.5% a la baja.

La última década los bancos estatales chinos y otras instituciones financieras alimentaron el crecimiento en los créditos para las empresas inmobiliarias y gobiernos locales que construyen metros, aeropuertos, puertos, viviendas, vías, mercados, colegios, hospitales, pero, desde la crisis del 2008 los retornos de esos préstamos disminuyeron y aumentaron los temores de que el financiamiento se dirija a proyectos que no puedan cumplir con los pagos, obligaría al gobierno a dejar que “algunas” empresas quiebren.

Esta desaceleración se propaga por toda la tierra perjudicando a los países productores de materias primas de América Latina y África, a la agricultura de EEUU y a la maquinaria de precisión europea entre otros cuyo destino es China.

La enorme sobre capacidad de las fábricas chinas se refleja en el acero, este creció en su producción 8.4% en abril frente al igual del año anterior, 65.7 millones de toneladas con un crecimiento económico inferior, esta sobre producción de acero chino afectan los precios mundiales que cayeron en un 7.5%, 710 dólares la tonelada dice la consultora MPEPS. Esta sobre oferta se da también con el resto de minerales que a su vez reducen los precios mayoristas.

Los chinos esperan una lluvia de demandas para empezar a disminuir su producción de acero de unas 180 millones de toneladas-año sin que el gobierno pueda hacer algo más.

Beijing redujo en 1.19 billones de yuanes o 194.000 millones de dólares el financiamiento social en mayo de lo que era en abril aun cuando la producción industrial de China creció 9.2% en mayo con relación al mes de abril pero mucho menos de las tasas de expansión registradas en el 2011 y 2012.

Datos revelados por el Banco Central de China indican que la producción de energía se incrementó 4.1% comparándolo con un año antes aunque bajo 6.2% con respecto a abril, la vivienda aumento apenas 1% en estos últimos meses comparándolos con los mismos 5 meses del 2012.

Beijing está empeñado en reformar su economía para que dependa más del consumo interno y menos de las exportaciones y la inversión; desde marzo los nuevos líderes chinos buscan alejarse de la dependencia económica en las exportaciones y en la inversión en infraestructura e industrias de capital intensivo, áreas que están ofreciendo menos retornos que antes.

Mientras esto ocurre, China compra o se asocia con multinacionales de ropa deportiva, autos, computadoras, salas de cine, jamón y otros lácteos con el fin de mejorar la calidad de sus productos. En las salas de cine a.m.c invirtió 2.600 millones de dólares; jamón y carne de cerdo Smithfield 4.700 millones de dólares; con Volvo 1.800, yates de lujo Ferreti de Italia 5.000; cereales Weetarix del Reino Unido 1.900; computadoras portátiles Think Pad 800 millones de dólares por una participación del 70%.

Las empresas estatales se benefician anualmente de estos negocios por más de 230.000 millones de dólares, pero, los consumidores chinos son creativos a la hora de evadir las altas tarifas celulares, la escases de taxis por las bajas tarifas o la escases de ahorros por las bajas tasas obligan a los neoliberales chinos a que, con ayuda de la tecnología los consumidores chinos se abran camino donde el gobierno “fracaso” en la redistribución de la riqueza.

Pero también es cierto según varios estudios de universidades chinas que, el pueblo chino no ha recibido su tajada de la prosperidad, los salarios son bajos para atraer la inversión extranjera, intereses bancarios mínimos sobre los ahorros y limitadas oportunidades para crear negocios pequeños y medianos obliga al gobierno de Xi Jimping, a que los yuanes fluyan hacia los bolsillos de su pueblo no hacia afuera.

El consumo privado en China representa un 35.7% del PIB, mientras en EEUU fue del 75% en el 2012. La última vez que Hu Jintao visito EEUU este país se encontraba estancado, su crecimiento era del 0.1% mientras los chinos crecían al 9.2%, ahora, con la visita de Xi Jimping EEUU crece al 2.4% del PIB gracias a la tecnología que recupero dos sectores que se encontraban en agonía, el manufacturero y el energético conforme la extracción de gas de esquisto, convierten a EEUU en un futuro proveedor de energía y el mejor socio económico de China a pesar de sus diferencias e intromisiones politicas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1849 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: