Manuel Zelaya y Fernando Lugo, derrocados en Junio por El Imperialismo Yanqui

Manuel Zelaya expresidente de Honduras y Fernando Lugo expresidente de Paraguay, fueron derrocados en Junio de los años 2009 y 2012 respectivamente, por golpes de estado promovidos y fraguados por el gobierno de Barack Obama y ejecutados por las burguesías apátridas, lacayas y pitiyanquis de sus países, utilizando la novísima figura de la "Remoción Constitucional"; que es una de las enmascaradas formas que tiene el gobierno gringo, para derrocar a los gobiernos progresistas, revolucionarios y socialistas de América Latina, que han puesto en peligro la hegemonía del Imperialismo Yanqui en la región.

La situación que se plantea con el derrocamiento de esos gobiernos, modifica en una buena medida la anterior correlación de fuerzas políticas, que tuvo hasta el año 2009 el bloque de países con gobiernos progresistas, que conformaron a nuevos organismos regionales como la UNASUR y el ALBA, con el propósito de liberarnos del tutelaje que a través de la OEA, ha ejercido el gobierno interventor e invasor de los Estados Unidos.

Esos gobiernos populares fueron elegidos por heroicos y valerosos pueblos, que estuvieron excluidos política y económicamente durante siglos, pueblos que ahora decidieron a través de procesos comiciales libres (en el marco de la Democracia Burguesa), elegir a nuevas figuras insurgentes, que no representan a los tradicionales intereses políticos y económicos, de las clases dominantes de dichos países.

En el caso de la UNASUR la situación es sumamente peligrosa, ya que como lamentable consecuencia, del golpe de la burguesía paraguaya contra Fernando Lugo, es evidente, que ha crecido la presencia de países aliados al gobierno de USA, que ponen en peligro los objetivos estratégicos de dicha organización, ya que además de Santos en Colombia, de Piñera en Chile, de Humala en Perú (descendiente de indígenas, pero alienado por sus amos blancos), por cierto países que forman parte de la derechista Alianza del Pacifico, ahora se les une, el gobierno golpista y mafioso de Horacio Cartes en Paraguay, quien representa la 3ra. fortuna personal en un país, cuya población tiene altos niveles de pobreza y de miseria.

En cuanto al ALBA la situación es cuantitativamente menos critica, pero es obvio, que el derrocamiento del gobierno progresista de Manuel Zelaya (vejado y humillado por los militares golpistas, entrenados por el Pentágono), trajo consigo la fractura del bloque Honduras-Nicaragua, afectando la correlación de las fuerzas progresistas en Centroamérica; Este hecho de fuerza dejo muy disminuido geopolíticamente, al gobierno sandinista del Comandante Daniel Ortega y al aguerrido pueblo nicaragüense, en la región Mesoamericana.

En mi modesta opinión el gobierno del traidor Porfirio Lobo, es una quinta columna en el corazón del Alba.

Esos peligrosos acontecimientos, que han afectado el escenario geopolítica de Latinoamérica y el Caribe, deben llamar a una profunda reflexión a nuestro presidente Nicolás Maduro y al gobierno Bolivariano, así como también, a los gobiernos aliados de Venezuela en la Unasur, como lo son, el de Evo Morales en Bolivia y el de Rafael Correa en Ecuador; pero igualmente debe ser de gran preocupación, para los gobiernos progresistas de Cristina Fernández en Argentina, José Mujica en Uruguay y de Dilma Roussef en Brasil.

Las recientes manifestaciones violentas que han ocurrido en San Paulo y Río de Janeiro (en nada espontáneas), sin duda alguna, son infiltradas por las terroristas agencias de muerte y destrucción de Estados Unidos, y deben apuntar como objetivo estratégico, a la desestabilización y / o derrocamiento de Dilma Roussef, con el perverso propósito de promover un gobierno burgués y reaccionario en Brasil, que propicie la desintegración o fragmentación de la UNASUR, dado el peso político y la fuerza económica de esa nación, en la región suramericana.

La UNASUR no puede permitir nunca mas, que se derroquen a presidentes como Fernando Lugo en Paraguay, la Unasur no puede aceptar que se desincorporen de su seno, a gobiernos legítimos, soberanos, progresistas y populares, para posteriormente aceptar el ingreso de gobiernos burgueses, como el del explotador Horacio Cartes, que luego de "Golpes Parlamentarios" en contra de sus pueblos, se legitiman a través de elecciones ganadas por medio de mediáticas campañas millonarias, por supuesto en el marco de la "Democracia Burguesa".

Tenemos que luchar sin descanso para poder instituir la "Democracia Socialista y Bolivariana".

La UNASUR (creada sobre todo, gracias a la infatigable y pertinaz acción, del Comandante Hugo Chávez) por iniciativa del gobierno Bolivariano, debe tratar de convencer a su comunidad lo mas pronto posible, para que reformule su acta fundacional y su carta de principios, lo que permitiría adecuarla sin complejo alguno, a una Unasur con espíritu Bolivariano y emancipador, que fomente una nación de repúblicas libres, soberanas, anti imperialistas y socialistas (propuesta de nosotros), donde se destruya la dominación burguesa y su sistema capitalista y comencemos a edificar la sociedad socialista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1923 veces.



Winston A. Lozada C.

Militante marxista- leninista

 winstonlozada@gmail.com

Visite el perfil de Winston A. Lozada C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: