Política internacional requiere un Papa estadounidense

Tras la paliza recibida por el candidato republicano Mitt Romney por Barack Obama, sin que importe la enorme deuda pública ni el desempleo ni los recortes sociales ni el esquelético crecimiento del PIB, las comparaciones entre Obama y Jimmy Carter toman cuerpo; a Carter le acusaron de debilitar la política exterior de EEUU y debilitar las FFAA, sirvió en los años 80 para la llegada de Ronald Reagan, quien combatió con mucha fuerza las revoluciones centro americanas y al comunismo ruso con la ayuda de un papa polaco conocido como Juan Pablo II.

En estos momentos un republicano de origen latino el senador Marco Rubio fue elegido por su bancada para responder el discurso de Obama, es una prueba que mucha gente poderosa cree en el para solucionar los problemas de EEUU después de 4 años sino le ocurre un accidente a Obama. Su bicultural dad, cristiano y descendiente de una familia de inmigrantes pobres hacen que la gente lo vean con mucha simpatía más aun cuando ascendió hasta el Senado mediante el trabajo y los estudios, es el futuro candidato a la presidencia de EEUU por la bancada republicana.

Este personaje requiere de un Papa ultra derechista de norte américa o latino para trabajar en conjunto con los republicananos contra las revoluciones en Suramérica, pueblos revolucionarios creyentes en Dios y aun confundidos con las nuevas culturas del aborto, legalización de la marihuana, matrimonio gay a quienes el Vaticano y los republicanos les niegan el derecho a sus valores y de pertenecer a las FFAA estadounidenses.

Lo que catapulto a Reagan y a Juan pablo II, en 1981 fue la enorme publicidad que rodeo al presidente y al Papa como los únicos capases de salvar al mundo y a EEUU del comunismo ante la debilidad del demócrata Carter. La política exterior liderada por los EEUU, necesita de ese componente siniestro que tiene el Vaticano, aliados pueden destruir revoluciones que se las creía consolidadas para cambiar la geopolítica de grandes regiones como ocurrió en los 80-90 con El Salvador, Nicaragua, Polonia, Rusia y Alemania del este.

Los últimos enfrentamientos entre cristianos y musulmanes en Mali, las espeluznantes imágenes de la guerra civil en Libia, de lo que sucede ahora mismo en Siria, las permanentes amenazas contra el islamismo iraní o la revolución de Jong-un y sus armas nucleares que traen de cabeza a Corea del Sur, Japón y a la misma China, tendrán un desenlace militar contra Teherán o Pyongyang; estas guerras necesitan del apoyo del Vaticano por acá en América Latina para desestabilizar a los gobiernos de Correa, Chávez y Evo, pueblos católicos en su gran mayoría para fortalecer al capitalismo.

Desde su publicitada renuncia Benedicto XVI forma parte de una poderosa publicidad como no la ha tenido en estos 7 años como Papa. El Motu proprio, decreto para adelantar el conclave para elegir a su sucesor es parte de esta publicidad tipo obra de teatro porque ya los cardenales tienen decidido a quien lo rociaran con humo blanco para anunciar al mundo católico que ya existe Papa.

Los cardenales no necesitan de 15 o 20 días para elegir al nuevo Papa, el conclave es el teatro porque el club Bilderberg y la calavera y huesos ya tienen decidido al próximo presidente y Papa de EEUU.

El nuevo Papa tendrá 4 años para preparar el terreno por dónde empezar a desestabilizar los socialismos del siglo XXI. De los 117 cardenales con derecho a voto 62 son europeos y es la mafia principal de ellos hay 28 italianos, 19 Latinoamericanos, 5 brasileños, 3 mexicanos, 2 argentinos, 1 chileno, 1 peruano, 1 boliviano, 1 ecuatoriano, 1 dominicano, 1 hondureño, 1 venezolano, 1 colombiano, 1 cubano ¿Cuántos de estos cardenales son progresistas?

El cuervo mayor Federico Lombardi, no puede ocultar que las potencias condicionan la elección del Papa, sin embargo, hoy, no solo es EEUU, sino la opinión pública que se aleja del catolicismo por tanta corrupción e inmoralidad en la Iglesia, de estos cardenales 5 o 6 están comprometidos de alguna manera con los casos de violación y de una Iglesia dividida y llena de conspiraciones como de declaro Benedicto XVI.

Lombardi trata de restarle importancia a estos hechos como al informe de 300 páginas firmado por 3 cardenales de intachable conducta sobre los chantajes entre ellos por los casos de violaciones, este informe es secreto y está en poder del Papa, este le pasara solo a su sucesor según versiones de prensa.

Mientras tanto se dibuja una nueva alianza entre Washington y el Vaticano para combatir las revoluciones en el último bastión católico que tiene la Iglesia de Roma en América Latina.


rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2020 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: