Largo bostezo produce la campaña electoral de la oposición en Ecuador

Ninguno de los candidatos detrás de Correa que podrían acceder a la segunda vuelta electoral Guillermo Laso, Alberto acosta, Álvaro Noboa o Lucio Gutiérrez, lo hacen para servir al país. Usualmente los políticos ecuatorianos participan en las lides electorales para satisfacer su ego o para sacar provecho de la influencia política mejorando su situación económica, no hay en ellos el querer realizar una política honesta trabajando para el pueblo, motivo por el cual ninguno de estos 7 candidatos postulados para arrebatar a Correa la presidencia tiene ética política.

Grupitos de personas acompañan a estos candidatos en los recorridos, las cantidades de personas oscilan entre unas 30 hasta las 100, son más las banderas que la gente, algo más de personas en las ciudades grandes y es porque su discurso está lleno de soluciones para resolver los problemas del país, ante eso el pueblo bosteza largamente porque ninguno de ellos dice como lo hará.

Prometen reducir los impuestos, crear miles de empleos, industrializar el país, subir el bono para las personas pobres con propuestas ridículas, torpes, demagógicas hasta estúpidas, en las entrevistas se reflejan como oportunistas mediocres de mente y espíritu, simplistas desactualizados, incluso, irresponsables con las ciencias políticas por no tener argumentos para orientar a la sociedad porque carecen de creatividad solo el yo, yo, suena desde el Carchi al Macara, produciendo un profundo bostezo de hastió.

Pueblo por aquí y pueblo por allá se les escucha a los mediocres candidatos de la oposición y el pueblo bosteza cuando escucha a los que intelectualmente se consideran superiores a ellos. El pueblo sabe que moralmente hay enormes diferencias con Rafael Correa porque de alguna manera la mayoría de estos candidatos han estado involucrados con el gobierno y se han separado, digamos, por esas diferencias éticas y morales en la gestión política que marcan un antes y un después de Correa, en donde los sabelotodo dignificados que buscan restar valor a la gestión del gobierno, en el pueblo no tiene cabida.

Ninguno de los candidatos manifiesta como mejoraran la situación agrícola para paulatinamente separarnos del precio del petróleo con otra cultura que produzca innovación, creatividad gracias a la ciencia y tecnología que nos ayude a resolver los problemas de la nación. Ecuador según el ministerio de educación invierte 0.47% en tecnología y la meta es llegar al 1% ¿Qué se puede esperar si desde arriba la mentalidad es tan pobre como las aspiraciones de inversión?

Estos candidatos no dicen cómo mejorar el eterno problema de los agricultores bananeros acostumbrados al juego especulativo con la caja de banano y el resto de agricultores sometidos como todo el mundo a la inclemencia del tiempo por frenar desde la Asamblea las leyes de agua y tierras; en la salud, si no me equivoco, llevan dos años en emergencia todos los hospitales públicos y los problemas en algunas ciudades poco pobladas han disminuido pero en Quito, Guayaquil, Cuenca, Portoviejo y otras, los problemas continúan latentes porque la masificación gratuita de la salud ordenada por el gobierno no recibe la ayuda de la medicina preventiva, algo parecido pasa con la educación que a pesar de la gratuidad solo un porcentaje menor al 30% llega a las universidades por no terminar el colegio.

Ecuador se encuentra a mucha distancia del conocimiento para aumentar el empleo técnico, ahí, entra uno de los más importantes proyectos del Ecuador para América latina que cuesta unos 500 millones de dólares para edificar la ciudad del conocimiento Yachay, la mejor de las inversiones del gobierno de Rafael Correa enfocada en 5 áreas: la nano ciencia, cambio climático, ciencia de la vida, energía renovable, petroquímica y tecnologías para la información y la comunicación, a no dudarlo será el mejor aporte para curar la ignorancia de un pueblo sometido a la pobreza mental por la politiquería ecuatoriana 100 x 100 dependiente del capitalismo estadounidense. Estos políticos que hoy están en campaña electoral tienen la misma mentalidad pobre de sus antecesores por su mediocre cultura pero con otro rostro.

Ecuador carece de una soberanía financiera por usar el dólar como moneda sostenida en más de un 46% por el precio del petróleo y por las remesas enviadas desde Europa y EEUU por los inmigrantes, remesas que están a la baja por el alto desempleo que afecta a esos países situándose en unos 2.300 millones de dólares anuales de casi unos 3.000 millones antes de la crisis, el otro soporte para sostener al dólar es el precio del petróleo.

Ecuador produce más o menos unos 540.000 barriles diarios a un promedio de entre 90 a 100 dólares le ha permitido al gobierno realizar grandes inversiones sociales que indudablemente han mejorado la calidad de vida de la población, sin embargo, los candidatos de la oposición nada dicen respecto a un posible incremento de la oferta petrolera por partes de los países no alineados con el cartel como tampoco tocan el tema de un nuevo mercado petrolero emergente en toda la tierra y otro que se está consolidando aquí mismo en la región con Colombia, Brasil, Argentina, países que han aumentado su producción y podrían bajar el precio del petróleo sin que la producción de la OPEP de 30 millones de barriles diarios pueda impedirlo.

Así, mientras el pueblo bosteza de cansancio y de sueño cuando escucha las demagogias ofrecidas por los candidatos y sus ya proyectados triunfos en las elecciones del 17 de febrero, el bostezo se hace más largo porque ya todo el Ecuador sabe, incluso, los analistas políticos de la oposición y de los medios privados que Correa será el triunfador, lo que no se sabe es si el triunfo se producirá en la primera vuelta o en la segunda ya que todos estos candidatos con su mediocridad y arrogancia trabajan para que Correa gane la reelección.

Esta ignorancia socio-política esgrimida por la oposición ha impedido hasta ahora cualquier discusión seria con sus seguidores acerca de un proyecto país, seguidores que no saben donde están parados en los cálculos electorales, es más, de una postura altanera no pasan por estar en proporción con la ignorancia del politiquero mayor, eso sí, todos se consideran infinitamente superiores al presidente Correa, quien en su campaña emprendida hace lo justo ofreciendo radicalizar la revolución, es decir, mas obras para mas resultados sociales de los que el pueblo ha visto en estos últimos años.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1658 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: