Medio cura y medio político busca protagonismo criticando a Correa

Hace dos semanas el presidente Correa en una sabatina sugirió a sus ministros que se abstengan de asistir a los espacios de información de los medios de comunicación contrarios al régimen ¿por que cooperar con ellos en el rating y económicamente cuando solo nos critican y tergiversan los hechos? Que alguien me explique por que nuestros ministros acuden a esos espacios ¿Por qué? pregunto entre otras razones dentro de la campaña que su gobierno sostiene contra los medios de comunicación privados y en la oposición, desde ese momento los productores se vieron en aprietos y buscan entrevistar a cualquier persona dispuesta a criticar, mentir, manipular, para llenar esos espacios donde surgen tristes celebres como Fernando Vega ex sacerdote y ex miembro de Alianza País en la Constituyente de Montecristi.

El COMERCIO, periódico privado de Quito con circulación nacional entrevisto al ex sacerdote y ex miembro de País en Cuenca; Vega habla de fascismo, fanatismo, linchamiento, criminalización, intolerancia, etc, en un extracto de la entrevista el periodista le pregunta ¿Correa no toma conciencia que al ser presidente sus actitudes pueden tener efectos negativos? El ex sacerdote contesta “hay que aclarar que sus ataques no solo son contra periodistas el ha tomado la decisión de implantar en el país un estilo intolerante frente a cualquier persona, institución o medio que ponga en duda algo de su gobierno. El gobierno no solo criminaliza en las Cortes a la disidencia ahora lo hace desde el poder mediático, su actuación tiene efectos en cierto tipo de población fanática”.

Fernando Vega, según lo manifestado a El COMERCIO reconoce como “poder” a los medios de comunicación y tacha aun 50-60% de la población seguidora de la revolución ciudadana como fanática, irrespeto total a una masa que sabe que lo realizado hasta hoy busca el cambio social y político con dignidad. 50 a un 60% De la población sostiene al presidente Correa con alta aceptación a su gestión, para Vega esa es una masa fanática

Fernando Vega esta tan confundido por su inestabilidad espiritual, ideológica y económica para que pueda ser un líder de base o al menos un activista político, es posible que este ciudadano sea la oscuridad de algunos que nunca conocieron a Dios, por eso no solo están aislados de su comunidad sino de la sociedad que ya no come cuentos, buscan parroquias de ignorantes con escasa educación y conocimiento para allí prevalecer con la domesticación utilizando la manipulación bíblica contra un gobierno considerado como la nueva izquierda en el siglo XXI.

El periodista de EL COMERCIO pregunta ¿no es una exageración hablar de fanatismo? Vega contesta “sus cadenas sabatinas se parecen mucho a una celebración cuasi religiosa, allí se imparten dogmas incuestionables a través de los medios oficiales, el gobierno construye una realidad virtual que es absorbida por los devotos incondicionales al presidente, hay una relación entre el líder carismático y sus seguidores fanáticos que produce efectos en esta escalada de violencia”.

El ex sacerdote medio político nunca de izquierda jamás revolucionario ya no convence a quienes lo escuchan o leen, los aturde porque no habla escupe palabras por su alteración mental, se apropia de lo que el considera verdad teórica, evita que los otros puedan hablar, esta tan acostumbrado a manipular que no escucha siquiera por cortesía, confundido como esta piensa que es mas político por sus meses como constituyente que sacerdote por sus años en el seminario y no se da cuenta que tan solo es un aprendiz de ambos porque de las dos oportunidades abuso. En las sombras es el dueño absoluto de su discurso negándose a reconocer las obras grandes, medianas y pequeñas que ha realizado este gobierno visibilizando a los más pobres con la gran inversión pública.

Hoy, convertido en un vulgar hereje y acusador predilecto trae a la memoria la actitud irreflexiva de ciertos sacerdotes que buscan en el marxismo o en la teología de la liberación el pretexto para criticar sin ton ni son por una falsa reflexión científica, al hacerlo colocan necesariamente en cuestión la retirada igualmente irreflexiva de la lealtad a la política social revolucionaria, honor de trabajar con las bases por una conciencia alcanzada científicamente como sacerdote o como político, pero no, se muestra y esto es lo peor, como una persona sin ética, sin conocimiento y convicción, hace lo que hace un cobarde y traidor pasarse a la verada del frente por protagonismo político en tiempo de elección.

Es entendible las necesidades personales de este señor preocupado por el mañana de su hijo y nietos pero no puede olvidar que la vergüenza indica la existencia de la moral aceptando que también se puede colaborar con el proceso sin ser considerado para algún cargo porque usted señor Fernando Vega ha sido relegado por la Iglesia y por la revolución.

Usted ha perdido toda su vigencia como político junto a su proyecto puritano cuando sacerdote, hoy, incluso, entre quienes le dan la mano y defienden la izquierda dentro de la Iglesia, su presencia se vuelva cada vez mas embarazosa por su expulsión, aumenta el desprestigio del catolicismo por los pederastas, por la corrupción constante que hace gala el Vaticano y por curas traidores como usted Sr Vega, llevan los problemas de la religión a alcanzar otras dimensiones, personas como usted no son dignas del mas mínimo crédito.

En mi vida revolucionaria tuve el honor de conocer a verdaderos sacerdotes y luchadores sociales como Leónidas Proaño, Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff, Cardenal, Luna Tovar entre otros que están realizando su labor evangelizadora en silencio, sin ánimo de protagonismo y cumpliendo con el pueblo desde los espacios que da el poder de la Iglesia o dejando huella social por su practica constante como Fanny Real eterna luchadora utilizada muchas veces para que otros suban, como ella mucha gente de base espera su oportunidad de servir al proceso de cambio para crear un nuevo pueblo, gente como la compañera Fanny han demostrado tesón, lealtad, experiencia y conocimiento al servicio de las masas; es hora compañero Correa se fije en estos compañeros tan necesarios para conservar unidas a las bases en las próximas elecciones porque hay la inmediata necesidad estratégica de remozar los cuadros.

La Iglesia si es un poder y hay que aceptarlo, los gobiernos deben aceptar que América Latina es el ultimo bastión de la fe católica, las bases revolucionarias en su gran mayoría creen en Dios, ese es un poder, pero, los medios de información deben ser obligados en el peor de los casos a comunicar la verdad para que esta información pueda originar reflexión en la ciudadanía.

Los pueblos no deben aceptar que los medios sean un poder político y económico que profundice la brecha de la desigualdad social, de la inequidad; es muy ligero decir que los medios de comunicación son un poder, alguien lo dijo por ahí y se repite como disco rayado, pues no es así, la profesión del periodista esta aliada con el desarrollo de la sociedad y su beneplácito material, espiritual, emocional, ético y moral.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3189 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: