Invasión mercenaria a la República Árabe Siria

Las abundantes informaciones de inteligencia que han sido revelada por distintos medios internacionales como RussiaToday (canal de noticias de Rusia) y por PRESSTV (canal de noticias de Irán) sobre la invasión de fuerzas mercenarias a la República Árabe Siria, se trata de un plan bien diseñado por EE.UU. y sus aliados de la región y Europa que se encuentra en marcha desde el inicio de los conflictos en ese país, y que cuenta con la participación de más de miles de mercenarios traídos de varias partes del mundo árabe, entre ellos mercenarios integristas libios, jordanos y sauditas (salafistas) y de mercenarios de la organización terrorista AlQaeda, entre ellos traidores sirios, para desestabilizar y destruir al único gobierno laico, pan-arabista y legítimo de la región que encabeza el Dr. Bashar Al Asad. El plan de EE.UU. supone una invasión masiva y desesperada de fuerzas mercenarias que, apoyadas por la fuerza aérea de algunos países de la región, y con la participación directa de Reino Unido, crearían una especie de “cabeza de playa” así como ocurrió contra la Jamahiriya Libia del mártir libio Muammar Al Gaddafi, cuando los mercenarios libios radicados en la ciudad de Benghazi contaron con el apoyo de la aviación y de fuerzas especiales de la OTAN.

Los varios incidentes fronterizos que han sido frustrados por las fuerzas militares del Estado sirio, anunciado también por PRESSTV y la televisaras estatales de Siria, se inscriben como parte de la preparación y ejecución de ese mismo plan.

Según comentan algunos analistas entrevistados por PRESSTV en días pasado, Reino Unido y de algunos países del Golfo violarían todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que no permiten la intervención armada de fuerzas extranjeras en Siria (gracias al veto de Rusia y China) y atacaría los puestos de control y bases militares fronterizas de siria para permitir la entrada masiva de fuerzas mercenarias a ese país. El plan estipula erigir una nueva “Benghazi” esta vez en Siria. Pero este plan militar podría fracasar rápidamente, pues, las fuerzas armadas del Estado sirio cuentan con una capacidad de respuesta misilistica muy significativa capaz repeler cualquier agresión mercenaria y aérea extranjera. Por ello los estragegas militares de EE.UU. entienden que cualquier acción militar exitosa contra las fuerzas del Estado sirio pasa por una intervención militar extranjera a gran escala de forma que permita destruir la capacidad de respuesta de ese país. La Rusia de Vladimir Putín, consciente de este peligro se opone vehementemente a la intervención militar extranjera y ha pedido a la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva) que se prepare para un despliegue de «chapkas azules» en Siria. El secretario general de la OTSC, Nikolai Bordyuzha, ya confirmó que dispone de 20 000 hombres inmediatamente disponibles y perfectamente formados para ese tipo de misión [1]. La situación en Siria podría provocar una nueva guerra mundial.

Lo cierto es que la invasión mercenaria en Siria ya es un hecho. Las tropas militares del Estado sirio han venido combatiendo contra grupos mercenarios bien pertrechados por Occidente, que han penetrado y salido de Siria a través de sus fronteras con Turquía, Líbano, Irak y Jordania, contando con el apoyo de algunos de sus gobiernos. En reiteradas ocasiones, el Presidente sirio Bashar Al Asad y movimientos civiles de Siria y varias partes del mundo han responsabilizado a estos grupos terroristas de las masacres perpetradas en la localidad de Al Houla, y en otros poblado pertenecientes a Homs, que han cobrado la vida de cientos de civiles inocentes, la mayoría de ellos afectos al gobierno sirio. El plan bautizado por la administración de W. Bush (hijo) denominado “El Nuevo Gran Medio Oriente”, y adaptado por la actual administración de Obama, busca generar guerras civiles en toda la región, con enfrentamientos sectarios entre las diferentes comunidades religiosas de esos países para dividir aún más los territorios árabes, derrotar la Causa Árabe de forma que permita a los Estados Unidos re-hegemonizar una región que poco a poco ha venido perdiendo. La salida desastrosa de las tropas estadounidense de Irak en diciembre de 2011, la hábil resistencia del Hezhballah en el Líbano y la digna posición de la República Islámica de Irán, así como la fracasada guerra de la OTAN en Afganistán, la caída de sus títeres como: Hosni Mubarak (en Egipto), de Zine El Abidine Ben Ali (en Túnez) y de Ali Abdullah Saleh (en Yemen), así como la desestabilización de la monarquía títere de Bahrein (Donde se emplaza la 5ta flota de los EE.UU.) representan, sin lugar a dudas, una clara muestra de la perdidas sufridas por Estados Unidos e Israel. La realidad en la región desespera a los estrategas militares de EE.UU.

Las acciones terroristas perpetradas por los grupos mercenarios apoyados por Occidente, e imputadas rápidamente al gobierno sirio por las transnacionales de la información, han permitido justificar la agresión extranjera y la intervención descarada de la mal llamada “Comunidad Internacional”, so “pretexto” de la “Responsabilidad de Proteger” a civiles inocentes. Lo más espantoso, y paradójico a la vez, es que los mismos grupos mercenarios en Siria se han atribuido la responsabilidad de varios asesinatos selectivos de militares sirios, también han reiterado públicamente que no acatan la propuesta de paz traída por el enviado especial de Naciones Unidas, Kofi Annan, y que continuarán su lucha armada contra el gobierno legitimo de ese país hasta sus últimas consecuencias. La posición manifiesta por los grupos armados en Siria confirma el carácter antidemocrático, mercenario y terrorista de estos.


Vale recordar que ha sido el mismo gobierno sirio el único en aceptar el plan de paz de Naciones Unidas, al tiempo, también, ha desarrollado vías internas alternativa para una salida política negociada a la conflicto que ha promovido Occidente. La reforma constitucional aprobada con una aplastante mayoría en consulta popular, la más resiente elecciones parlamentarias en ese país, etc. han concedido la apertura de mayores espacios democráticos en el país y reafirmado el liderazgo del presidente Bashar Al Asad.


[1] Disparos rusos de advertencia, por. Thierry Meyssan http://www.voltairenet.org/Disparos-rusos-de-advertencia

* Basem Tajeldine, es venezolano, Analista Internacional, investigador del Centro de Saberes Africanos. Especializados en temas del Medio Oriente y el Norte del África.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2323 veces.



Basem Tajeldine*

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: