Quitándole la ropa al emperador norteamericano, hilacha por hilacha

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

Estados Unidos –que trató de capitalizar política, militar y financieramente el colapso de la Unión Soviética, Yugoslavia, Sudán y Checoslovaquia y que ahora trata de obtener beneficios de las potenciales fracturas de la Federación Rusa, China, Libia e Irak, podría saborear un trago de su propia medicina.

A través de Estados Unidos se están produciendo crecientes llamamientos por separarse del gobierno federal que no está brindando el bienestar que requiere el pueblo. Los republicanos junto a un grupo de demócratas corporativistas que se les unieron, se están haciendo eco de las medidas de austeridad en Europa para liquidar bienes públicos a precio de gallina flaca para los zamuros capitalistas. Los llamamientos de los políticos corporativistas para privatizar el Servicio Postal de Estados Unidos, la red ferroviaria AMTRAK, la Autoridad del Valle de Tennessee y hasta las escuelas públicas, divorciará a la mayoría de los ciudadanos norteamericanos de cualquier contacto regular con su gobierno federal.

Semejantes desarrollos alimentarán a los actuales movimientos que hacen llamamientos secesionistas en Estados Unidos y sembrarán nuevos movimientos emergentes.

Una de las últimas regiones donde se han producido llamamientos secesionistas es una región única lingüística y culturalmente que fue diezmada por el desastre petrolero causado por la plataforma Deepwater Horizon de la British Petroleum hace dos años. Muchos de los habitantes de origen francés de la región de Cajún al sur del estado de Luisiana, ahora abiertamente hablan de abandonar al resto de la Luisiana y a Estados Unidos luego que el estado y el gobierno federal no los protegieron de los efectos del diluvio de petróleo de la compañía petrolera inglesa y su posterior uso del dispersante Corexit que resultó una combinación letal contra las industrias del turismo y la marisquería en el área.

El Servicio de Guardacostas norteamericano que se convirtió virtualmente en el brazo policial de la British Petroleum es percibido como una fuerza militar extranjera por los Cajún, pueblo descendiente de acadianos franceses que fueron deportados a la fuerza durante el siglo XVIII desde Canadá Marítima Francesa hacia la Luisiana por una fuerza militar invasora inglesa. Muchos Cajún preocupados porque a la British Petroleum le gustaría desalojarlos a la fuerza de su territorio costero y de los pantanos de la Luisiana del Sur, prometen que ellos no permitirán que los británicos los desalojen una vez más. Además, luego de la protección y asistencia que le fue brindada a la British Petroleum por el gobierno demócrata de Obama y por el gobernador republicado de la Luisiana, Bobby Jindal, este último tan servil a los intereses corporativos británicos como cualquier criada hindú para un Lord de la compañía colonial British East India Company durante el imperio británico. El pueblo Cajún se da cuenta que con sus recursos energéticos y hasta con su demolida industria de marisquería, pueden valerse solos.

La Luisiana Cajún o “Leta de la Lwizyàn” en lengua francesa creole, cumple con los requisitos necesarios para la soberanía y la auto-determinación de acuerdo con la ley internacional que ha sido codificada desde la Paz de Westfalia.

El pueblo de Lwizyàn posee una etnicidad, una historia y una cultura común, requisitos todos para la soberanía, además, una región geográfica definida que es básicamente la región de la Luisiana al sur de la carretera nacional Interestatal 10. Luego de la abismante reacción del gobierno nacional y estadal tanto frente al Huracán Katrina y a la voladura de la plataforma petrolera de la British Petroleum, lo cual resultó en una amenaza distrital al modo de vida de los Cajún, la Lwizyàn se queja contra las entidades políticas de gobierno por sus derechos humanos. Tales reclamos por derechos humanos atropellados han sido empleados por la comunidad internacional para justificar la independencia de naciones tales como Bangladesh, Israel, Sudán del Sur, Kosovo y Timor Oriental.

La cultura francesa de la Luisiana, que es única, la ha capacitado para participar en varias organizaciones internacionales junto a otras naciones y regiones francófonas, incluyendo a Francia, la región de Valonia de Bélgica, las provincias canadienses de Quebec, Nueva Brunswick, la Isla de Príncipe Edward y Nova Scotia. A través de su condición de observador en la Comunidad Francófona, los delegados de habla francesa creole estuvieron codo a codo con otros funcionarios de habla francesa de naciones tan diversas como Haití, Mauricius, Vanuatu y Suiza.

Con posterioridad a la disolución de la Unión Soviética, catorce nuevos estados miembros ingresaron a la ONU, incluyendo a Bielorrusia y Ucrania, las cuales detentaban un falso status como miembros independientes en la ONU como “Repúblicas Socialistas Soviéticas”. Aunque la disolución de Estados Unidos podría no ser tan rápida como la de la URSS este podría experimentar un quiebre gradual como el que se vio en Yugoslavia.

Por último, no solo la Lwizyàn podría obtener su asiento en la Asamblea General de la ONU entre Luxemburgo y Madagascar, sino que también existen otras partes del imperio norteamericano que tienen legítimas razones para cortar amarras con el gobierno de Washington DC y unirse a la comunidad internacional como estados independientes.

Entre los primeros candidatos por la independencia figuran estados y regiones con razones legítimas, incluyendo cláusulas de tratados para separarse.

Las tribus originarias norteamericanas firmaron tratados con Washington como naciones soberanas. Ellas tienen razones históricas y legales para cortar sus vínculos con Washington. Muchas de las 525 naciones tribales originarias norteamericanas federalmente reconocidas, cumplen con los requisitos para justificar su soberanía y auto-determinación: etnicidad común, historia, cultura, una región geográfica definida y una larguísima historia de atropellos de parte de Estados Unidos contra sus derechos humanos, incluso el genocidio. La nación Lakotah Sioux (la cual plantea la República Independiente de Lakotah), la Nación Iroquois (Haudenoaunee), la Nación Navajo y la Nación Hopi, que abiertamente abogan por una mayor autonomía frente a la opresión del gobierno norteamericano. La Nación Iroquois ha emitido incluso sus propios pasaportes, pero esta acción fue rechazada por el gobierno de Obama y otros aliados de Estados Unidos como Gran Bretaña.

Hawaii que perdió su independencia a consecuencia de una abierta agresión norteamericana y por la abolición de la monarquía de Hawaii, posee un fuerte movimiento por la restauración de la independencia de Hawaii. Similares movimientos independentistas están ganando popularidad en territorios de ultramar tales como Puerto Rico, Samoa Oriental y Guahan (este último Estados Unidos continua llamándolo erróneamente por su denominación colonial de Guam y no por su nombre Chamorro). Guahan, Samoa Oriental y Puerto Rico fueron tomados por el Imperio norteamericano durante la rebatiña de posesiones territoriales del siglo XIX.

Existen otros movimientos separatistas norteamericanos pero muchos son solo artimañas para racistas que incluyen a grupos que abogan por la restauración completa de la independencia de la Confederación del Sur y la independencia de Texas. No obstante, existen otros movimientos secesionistas legítimos basados en precedentes históricos. La segunda República de Vermont busca la restauración de la independencia de la efímera Primera República de Vermont que existió entre 1777 y 1791. Cierto número de separatistas se han candidateado para cargos públicos estadales en Vermont.

El Partido por la Independencia de Alaska, que es un partido libertario, aboga por la independencia de Alaska, antiguo territorio ruso que fue comprado por Estados Unidos durante la Guerra Civil norteamericana. Los adictos a la independencia de Alaska hacen referencia al referéndum del año 1958 en el cual a la población se le preguntó si deseaba la estatidad, la independencia, la condición de miembro de la mancomunidad o continuar como territorio. Los que abogan por la independencia buscan un nuevo referéndum con las mismas opciones.

En los estados de Washington y Oregón los separatistas están tratando de unirse a la Columbia Británica del Canadá para conformar la nación independiente de Cascadia. Por otra parte, existen numerosos californianos a quienes les gustaría la resurrección de su nación brevemente independiente cuyo nombre figura en la bandera del estado de California: “República de California.”

Con los esfuerzos para la abolición del Seguro Social, el sistema de salud Medicare, el Servicio Postal del Estado, la educación pública con financiamiento federal, la red ferroviaria AMTRAK y hasta el sistema nacional de parques, los ciudadanos norteamericanos de manera creciente notarán que el gobierno federal es una entidad inútil que ha vendido los bienes públicos a banqueros inescrupulosos y a inversionistas capitalistas zamuros. Cuando los norteamericanos se den cuenta que los Estados Unidos de América son solo una artimaña carente de valor, podríamos escuchar al Presidente de la Asamblea General de la ONU o quizás a un ministro extranjero de Escocia o Quebec dar la bienvenida a naciones tales como Leta de la Lwizyàn, Guahan, Kalahui’i Hawai’i y a la República de Lakotah al tomar sus asientos en la Asamblea General. La frase “Estados Unidos de América” perderá entonces a su significado como la “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas” y la “República Socialista Federativa de Yugoslavia” hoy en día. Una vez que al emperador norteamericano se le hayan retirado las costuras internas y externas, quedará completamente desnudo solo como el representante del colonialismo imperial, del fascismo y el militarismo y será con justicias enterrado en una tumba para pobres.



Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2018 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: