Con los mercenarios de Black wáter

Peleando en las guerras del imperialismo

En las guerras del imperio yanqui en su afán de apoderarse de las riquezas de los pueblos se está viendo una nueva modalidad de combatientes y estos son los mercenarios o contratistas.

Un grupos de hombres que aparentemente tienen funciones de seguridad, pero su verdadero fin es de participar como un soldado regular, pero sin ser regido por las leyes que juzgarían a un militar, siendo famosos por la cantidad de derechos humanos que trasgreden.

Hasta la guerra de Irak, la participación de mercenarios en misiones de combate eran ocultas y se tapaban como se hizo en el Congo, Angola o Colombia.

Muchas denuncias de violación de derechos humanos se han cometido por estos “soldados” y en Irak, Najab es uno de los más claros ejemplos realizados por Blackwater y en Colombia en el año de 1998 en el pueblo de Santo Domingo asesinaron a 18 personas incluyendo 5 niños con bombas racimos con la participación de pilotos de helicópteros norteamericanos.

En otros hechos importantes en donde “contratistas” militares han participado es en la fumigación de los cultivos de drogas en donde participan de 100 a 355 norteamericanos y la empresa de contratistas más importante que actúa en Colombia es Dyn Corp International que goza de contratos por 30 millones de dólares anuales según dice el libro. “El Negocio de la Guerra “recopilación realizada por Dario Azzellini.

La corporación se define como una “Empresa global multiforme” y opera no solamente en Colombia sino en el Medio Oriente, los Balcanes y en América Latina, por cuenta del Pentágono, la C.I.A, el F.B.I y el Departamento de Estado.

Ésta compañía cuenta con 88 helicópteros y avionetas, su base principal se encuentra en la Patrick Air Force base en Florida y en Colombia se encuentra en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, muchos de sus empleados han estado implicados en narcotráfico y abusos de drogas.

En Omán, Bahrein y Qatar se ocupa de de la reserva bélica de la aeronáutica de los EEUU y son especializados en tecnologías de la información.

Pero hay un sector que Dyn Corp participa en secreto y es en las operaciones confiadas a la CIA y Agencias Federales. En Irak y Afganistán llevan a cabo operaciones clandestinas

Adentrase en el tema de los contratistas sin mencionar a Blackwater, ahora conocida como Xe Services, es obviar a la compañía más importante de mercenarios a nivel mundial.

Esta empresa norteamericana con su sede principal en Moyock en Carolina del Norte fue fundada por Erick Prince, antiguo SEAL, millonario y representante de una familia de profundos sentimientos calvinistas y ultraderechista.

Como Blackwater se denomina las misiones secretas nocturnas de los buzos de guerra y Prince como su representante y dueño recluta sus hombres entre fuerzas especiales, SEALS, Ranger y Delta Force.

El Vicepresidente de Blackwater es Cofer Black, veterano de la C.I.A con más de 30 años de experiencia, fue compañero de Bin Ladem en Sudán en los años 90.

En Latinoamérica el hombre de Blackwater es José Miguel Pizarro, veterano de las Fuerzas Armadas de Pinochet, ciudadano de doble nacionalidad de Estados Unidos y Chile, con experiencia con funcionarios militares latinoamericanos. El chileno contrato 122 ex miembros del ejército chileno que habían sido expulsados por crímenes contra los derechos humanos y se dice que 750 chilenos más suministró a la contratista mercenaria.

Pero no solamente son chilenos los que participan como mercenarios en Irak o Afganistán ya que según Jeremy Scnhill, autor del libro: “Balckwater. The Rise of the World Most Poweful Mercenary Army” se suscitó un escándalo con colombianos que fueron contratados por esa compañía y solo les pagaban 34 dólares, menos que sus colegas de otras nacionalidades e hicieron una huelga defendiendo sus derechos.

Tengo conocimiento que Colombia es un filón importante para la contratación de mercenarios ya que me contó un amigo de nacionalidad libanesa que viajo para el Medio Oriente y en un avión de la línea alemana Lufthansa e iban como pasajeros hacia Irak. Para nadie es un secreto que los paramilitares colombianos son entrenados por el Mossad y son de gran reserva para este tipo de compañía.

No solamente Blakwater le interesa la “carne de cañón latina” ya que otras dos compañías como lo son Your Solution y 3D Global Solution contrató en Honduras y Perú militares y policías como guardias de seguridad en Irak, igualmente se señalan a una unidad del ejercito guatemalteco llamados los Kabiles, de triste fama en la guerra civil, que asesinaban a sus victimas con machetes que eran reclutados para combatir en Irak.

El número de muertes de latinos es el segundo después de las bajas de los soldados norteamericanos y se calculan que solamente peruanos haya un número de 1000 combatientes y se calculan que 500 latinoamericanos han regresado muertos.

Durante los últimos ocho años, Blackwater ha ganado por encima de 1.4 mil millones de dólares en contratos del Departamento de Estado y el Pentágono.

En el 2002 el gobierno de Bush le dio contratos por más de 35 millones de dólares sin haber comenzado realmente a prestar sus servicios en Irak en donde participó al principio con 450 hombres cumpliendo funciones de protección al gobernador estadounidense de Irak, Paul Bremer y a visitas importantes, posteriormente realizando entrenamientos a fuerzas antiterroristas iraquíes.

Uno de los incidentes más graves cometidos por esta compañía en Irak fue cuando Bremer ordena el arresto de un lugarteniente de Muqutada-al-Sadr del Ejercito Mahdi, milicia compuesta de chiítas, sobre todo jóvenes, originarios en su mayor parte de los barrios pobres de las ciudades chiítas como Saddam City, ubicada en los suburbios marginales de Bagdad, y actualmente conocida como Ciudad Sadr.

Blackwater ejerció el comando activo y no se está claro cuantas personas murieron. Un marine narró que murieron cientos de personas y que habían disparado tantas balas entre los mercenarios y marine USA que tenían que detenerse cada cinco minutos para enfriar sus armas. El gobierno norteamericano dijo que habían muerto entre 20 y 30 personas. Se dice que murieron 263 personas y 210 resultaron heridas, y se trataría de una matanza de miembros de tribus chiítas no alineadas con la ocupación.

Las misiones de Blackwáter han ocasionado bajas en sus hombres y las más recordada es la muerte de cuatro mercenarios en Faluya, asesinados por la resistencia iraquí. Estos muertos produjo una ofensiva sobre esta zona iraquí que sería conocida como la “Masacre de Faluya” en donde se utilizó armas químicas; fosforo blanco; en contra de la población civil y niños en el año 2004.

Hay informes que dice que en Irak solamente se encuentran 80.000 hombres de esta contratista militar, obteniendo contratos por 750 millones de dólares por año, participando igualmente en Azerbaijan con una unidad de 90 hombres y para nadie es un secreto su participación en Nueva Orleans después del Huracán Katrina, destacándose por la violación de derechos humanos.

Eva Golinger en su artículo: “Los Secretos de Blackwáter” expone que ésta compañía y otras empresas mantienen contratados a 500 mercenarios latinos para perpetrar acciones en Latinoamérica, existiendo un equipo dedicado especialmente para Cuba para un cambio de régimen.

El periodista Jeremy Scahill en el libro mencionado, comenta que Blackwater ha conseguido beneficios récord en los últimos dos trimestres, pero que su objetivo es diversificar el negocio para adaptarse a nuevas realidades y que eso pasa por América Latina para optar a un plan de lucha contra la droga, en México y Colombia, que tiene un presupuesto de 15.000 millones de dólares.

Sin lugar a ninguna duda el imperio norteamericano posa su mira en nuestra América que se levanta cada día plena de independencia y soberanía, lo yanquis seguirán peleando con la nueva modalidad bélica de utilizar los soldados de fortuna y un claro ejemplo de cómo Hollywood con la película “Mercenary” protagonizado y dirigido por Sylvester Stallone, con estrellas del cine de acción norteamericano como Jason Statham y Jet Li, así como a los veteranos Dolph Lundgren y los actores Arnold Schwarzenegger y Bruce Willi para tratar de crear una matriz de opinión que justifique una acción de un grupo de soldados por contrato en Latinoamérica.

Para no dejar dudas de la intensión de la película es la justificación ante la opinión pública mundial de una guerra declarada al supuesto “terrorismo internacional” y, por consiguiente, a aquellos estados que lo apoyan o encubren, siendo el país donde se realiza la acción de la película Venezuela y el enemigo a exterminar por estos héroes mercenarios es el régimen tiránico del Presidente Chávez, dibujando claramente los planes que el imperio con sus filiales y contratistas militares tendría en contra de nosotros………..

elcaminante49@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1835 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: