Crece indignación global

La multi-mega crisis de la civilización capitalista, sus efectos empobrecedores de mayorías y depredadores de la naturaleza, está provocando una creciente indignación mundial, que se expresa en novedosas movilizaciones a escala planetaria.

El próximo sábado 15 de octubre ha sido escogido como día de la indignación simultanea y coordinada en numerosos puntos del planeta.

Aquí, “Democracia Real” ha programado la Feria de los Movimientos y las Luchas Sociales a realizarse ese día en el Parque Colón de Santo Domingo y en otras plazas del país; iniciativas que debemos apoyar con toda el alma. Así lo ha decidido el proyecto-Campamento ¡NO más!

Alienta que en estos días las fuerzas empobrecidas de los Estados Unidos se lancen a las calles y escojan a Wall Street y su “avaricia”, símbolo del gran capital imperialista, como blanco de ataque.

El tono anti-sistémico de las movilizaciones globales crece. Aquí necesitamos dar un salto en esa dirección, superando el “reivindicatismo” tenue, el reformismo funcional al “orden establecido” y el electoralismo blandengue.

Este gobierno merece ser emplazado y condenado. Pero además hay que impugnar los pilares del modelo neoliberal y del sistema de dominación, desde el auge de la democracia de calle.

La partidocracia no es solo morada. Es también blanca, colorá y de otros colores subordinados.

La oligarquía capitalista no ha desaparecido, sino que se ha tornado más fuerte y voraz.

El imperialismo no ha muerto, sino que en su fase senil resulta más cruel, brutal y destructivo.

Y si alguien lo duda, que mire a Barrick y Uni Gold, La Hispanola, Gold Corp… y revise la apropiación de valiosos terrenos urbanos, rurales y costeros por viejos y nuevos mega-ricos, mediante procedimientos espurios y concesiones mineras amañadas.

¡Unos 15 magnates, empresas y cooperaciones están identificados como ladrones de espléndidos recursos naturales!

Las privatizaciones del patrimonio público y natural de país correspondiente a la “era neoliberal” han tenido nefastos efectos empobrecedores en los/as de abajo y conspicuos beneficiarios en los de arriba.

Los aprovechados de la gran corrupción estatal tienen nombres y apellidos en el PLD, PRSC, PRD y sus aliados civiles y militares.

Esta realidad no debe ser ignorada. Aquí tenemos nuestro Wall Street y nuestro Estado delincuente.

En esas direcciones debe apuntar la indignación popular. Esa es la forma de construir alternativas, no simplemente sumando “partidos minoritarios” que le dan las espaldas a temas y luchas cruciales.

narcisoisaconde@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1120 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: