El gobierno central europeo

62 años después de la derrota del trágico sueño del nacional-socialismo alemán de conquistar a Europa y construir un imperio que se extendiera por los demás continentes a partir de las propiedades coloniales de las viejas potencias europeas, la actual crisis sistémica del Capitalismo mundial, ha vuelto a replantearle a las fracciones burguesas europeas, la posibilidad de reasumir, desde razones, manera y perspectivas históricas distintas, la unificación de todos los pueblos y Estados Europeos; no teniendo ésta como base la hegemonía imperial de un Estado, sino el consenso de las élites burguesas y sus operadores políticos y militares de la Europa del Capital.

No es sorprenderte, entonces, que el sionista presidente francés Nicolás Sarkossy y la derechista canciller alemana Angela Merkel, se hayan reunidos recientemente en Paris para reconocer la gravedad de la crisis Capitalista europea y mundial y proclamar que, la respuesta necesaria a tal conmoción política era la creación de un Gobierno Central Europeo, que teniendo como base a la actual Comisión Europea, disciplinara las políticas fiscales, económicas y sociales de los países integrante de la Unión Europea, como medida necesaria para defender al Euro frente a la crisis mundial del Capital; propuesta que aunque no rechazada, no tuvo reacciones importantes desde las diversas capitales europeas y, especialmente del sur y el este de ese continente, que todavía tienen aprestos históricos soberanistas en el primer caso, y reflejo condicionados de rechazo después de la experiencia con el alianza con el bloque soviético.

En todo caso, que la señora Merkel, fiel promotora de las políticas otanistas de la reunificada Alemania y del presidente francés Nicolas Sarkozy, peón subalterno de la maquinaria de guerra imperialista usamericana, propusieran a las unificadas burguesías europeas un :”Gobierno Central Europeo, como la nueva versión hitleriana de la conquista y dominación del Gran Capital imperialista Europeo bajo la fuerza de un solo gobierno y, por ende, un solo ejército – la OTAN - , un solo tribunal, el de Estrasburgo y, una sola policía, la Europol; no puede sorprender si se comprende que la Europa ya es hoy es un continente de Estados subordinados al Banco Europeo ( Comité Económico Central de la Burguesía Europea), la mayoría de los cuales esta técnicamente “quebrados”, por una parte y, por la otra, los otros Estados prestamistas también serán “quebrados”, porque no podrán recuperar los préstamos realizados en la Zona Euro; lo que convierte a unos y a otros en economías en crisis estructural insuperable en las actuales condiciones jurídicas, políticas e institucionales de la decrépita Unión Europea.

Pero, por si pudiera existir alguna duda sobre coincidencia en las diversas elites políticas gobernantes en los países de la Unión Europea, acerca de la urgencia de imponer un “Gobierno Central Europeo”, con eliminación - inevitable – de soberanías de sus actuales Estados Nacionales; a las ideas del sionista Sakossy y la derechista Merkel, se la acaba de unir el excanciller de la República Alemana, Gerhard Schoroeder, (1.9998-2.003), prominente dirigente del Partido Social Demócrata Alemán, quien se acaba de pronunciar sobre la inevitable y urgente necesidad de apoyar la propuesta de crear un “Gobierno Central Europeo”, que asuma las soberanías financieras y económicas de sus Estados – y por ende, sus soberanías políticas y militares -, lo cual modificaría totalmente, el proyecto unificador que las elites gobernantes suscribieron como Constitución de la Unión Europea.

Este proyecto de reconquista, absorción y control de los pueblos de Europa, es parte de un largo proceso de construcción de un nuevo mapa geoestratégico y geopolítico mundial de Gran Capital Financiero Internacional para reventar los últimos diques de los Estados Nacionales que se oponen al desarrollo de un mercado ampliado y expansivo, que favorezca la recuperación de las tasas de ganancias del Capital monopolista sobre las economías nacionales de desarrollo intermedio y retrasada, como parte de la superación de sus crisis estructural y sistémica.

Lamentablemente, el aparato ideológico institucional y comunicacional de las burguesías europeas, unido al desarme ideológico, político y organizativo de los históricos partidos anticapitalistas y antiimperialistas europeos y el fraccionamiento y minimización del movimiento obrero y popular de resistencia contra-burguesa de los pueblos de Europa, ha generado un cuadro de debilidad frente a esta ofensiva del Capital, mostrándose incapaz de rearmarse y rearticularse, para plantarle batalla en el mundo de las ideas y la información, los centro de trabajo, de estudio y en las ciudades y campos, a este ofensiva criminal de la burguesía imperialista europea, así como unir sus fuerzas con la pluralidad de Estados, gobiernos, movimientos sociales y personalidades notables que desde sus visiones, intereses y posturas diversas y hasta contradictorias, sobre asuntos internos e internacionales, coinciden en el propósito superior de impedir que la guerra imperialista y la globalización capitalista terminen por destruir los Estados Nacionales y convertir a la Humanidad en un gran mercado de consumidores, sometidos a las leyes del Capital, bajo la dirección de sus elites criminales y sus grupos militares terroristas.

yoelpmarcano@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1376 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a129664.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO