El desempleo y la guerra

 

La crisis mundial del capitalismo ha desenmascarado al imperialismo y nos ha dejado ver su desfigurado rostro lleno de odio y maldad. La arrogancia, el descaro y el cinismo encuentran su máxima expresión en las mentiras que hoy emplea el imperio para justificar sus crímenes contra los pueblos del África y el Medio Oriente. Los falsos valores que enmascaraban al imperio hoy son desechados. Ante la crisis de superproducción y la tasa decreciente de la ganancia del capital, Kratos, el Dios de la guerra, vuelve a situarse en el altar de la burguesía para ser venerado.

La guerra nunca ha dejado de ser el mejor negocio del capital, siempre que la destrucción y el robo provocado por la misma hagan andar nuevamente las obsoletas maquinarias. Destrucción y reconstitución de nuevas fuerzas productivas, confiscación de recursos naturales (petróleo y oro), conquista de mercados, producción y tráfico de drogas (opio en Afganistán, cocaína en Colombia, marihuana en EUA), violaciones y muertes (trafico de órganos y prostitución), etc., son hoy los campos más fructíferos para los negocios del gran capital. En estas áreas podrían laborar los desempleados.

La industria de la guerra nunca ha dejado de ser la mayor fuente generadora de empleos, pues, requiere obreros para producir las bombas y de carne de cañón para tirarlas y morir. Más de 24 millones de soldados (carne de cañón) fueron empleados en la 2da Guerra Mundial. Más de 30 millones de civiles fueron también victimas en esa contienda. Más de 50 millones de seres humanos murieron sólo en la 2da Guerra Mundial. Cerca de 2 millones en Irak desde 1990, y muchos más en África. Las fabricas de mercancías (de bienes consumo y servicios) nunca han llegado a emplear a tantas personas como la industria de la muerte.

Hoy cuando la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha alertado que el numero de desempleados en el mundo es de 205 millones de personas, y que podría acender a más 230 millones por la crisis capitalista. En un mundo donde el desempleo crece cada día más, la guerra se promueve como la solución. Muchos disociados terminan aceptándola. ¿No es, acaso, más rentable y menos peligroso para el capitalismo asesinar a millones de desempleados que alimentarlos? El desempleo es una bomba revolucionaria. 

(*)  Miembro del Centro de Saberes Africanos.

basemtch@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1467 veces.



Basem Tajeldine (*)

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: