No confió en Zelaya

Uno de los principios fundamentales del cambio político es, el hombre y la mujer hacen la revolución. Ciertamente trabajar para el pueblo es la conciencia de sí y de su propia dignidad. Es difícil que la tenga una persona que aun no se gana a sí mismo.

El golpe en Honduras causo conmoción por volver a reeditar las dictaduras militares de los 70. Pero su postura Sr. Zelaya, causo polémica, su regreso se aplazo por el miedo a morir que sentía, siempre adorno su discurso sustentado en la falta de garantías negándose a mirar la actitud valiente de su gente en las calles de Tegucigalpa. Se sustrajo de la realidad metido en la torre de babel, unas veces envilecido otras confundido ante el apoyo internacional liderado por Venezuela, Ud. tenía que haber regresado como sea, dar la vida si es necesario junto al pueblo que protestaba, y desde adentro manejar la solidaridad internacional con UNASUR.

Esos dos intentos de regreso con cámaras incluidas no cuentan porque el daño ya estaba hecho, Washington, la OEA y Oscar Arias, ante su temor, dilataron su regreso formal. Si por revolución se entiende regresar para volver atrás entonces ningún cambio político social se lograra, porque, la revolución solo puede ir hacia adelante mediante un proceso que primero busque el equilibrio político-económico para una nueva sociedad.

Después de un exilio indiscriminado por la región, una región nada socialista, pobre, desigual, alimento para una revolución en Honduras y naciones vecinas carecen de liderazgo. Muchísimas personas en el mundo creen que la búsqueda del socialismo es una polémica social y no es así, tan solo es una polémica producida por los políticos y su manía de subrayar los aspectos positivos del socialismo para caer en un equívoco concreto, determinado, histórica e ideológicamente penetrado solo por la teoría sin practica, que nada tiene que ver con la realidad.

Dos años después, gracias a un pacto de reconciliación firmado en Colombia con Porfirio Lobo, regresa a Honduras y acepta reunirse con José Miguel Insulza, le estrecha la mano confundido en su propio mundo de Estado no de pueblo por regresar a la OEA. Regreso que merecía ser debatido ampliamente por la complicidad de la organización en el golpe Sr. Zelaya.

Lo cierto es, que Manuel Zelaya esta en Honduras, con proyecto de convertir al Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) en partido político. Regresar a la patria siempre será importante, sin embargo, si desea participar en las elecciones del 2013 deberá superarse mas allá de su verdad que lo llevo a un tour 5 estrellas por varios países después del golpe cuando su pueblo enfrentaba la desestabilización internacional solo con su valentía.

El acuerdo de reconciliación firmado en Colombia el domingo pasado contempla una reforma que no será  nada fácil legalizarla porque requiere de un plebiscito cuyo procedimiento es complejo. El plan B para el Frente Nacional de Resistencia Popular, es impulsar la candidatura de la esposa de Manuel  Zelaya, “ella se gano ese derecho en las calles” dice Juan Barahona, uno de los coordinadores del FNRP.

Xiomara Castro de 51 años esposa de Zelaya, junto a su esposo deben superar la ilusión porque una revolución no es felicidad hasta concretarla. Una revolución es la felicidad del pueblo junto al gobierno con la exigencia que los dos abandonen una serie de cosas que no necesitan, si ustedes están dispuestos a dejar el confort y entrar a las lágrimas que necesita el cambio, bienvenidos sean.

Deben sacar de sus cabezas los imaginarios jardines del socialismo para que el pueblo no se llene de flores sino de realidades, ustedes, podrán decir que dos años en el exilio los volvió a la realidad, no es así, no es suficiente, el pueblo lleva padeciendo siglos y no hemos podido romper las cadenas porque los políticos y los lideres redujeron la consciencia revolucionaria eso es, creerse revolucionarios sin tener conocimiento por lo tanto convicción.

Es el escenario en donde con mayor frecuencia se aplica la necedad se insiste en el error, en la arrogancia, que niega los detalles de la evidencia real del mundo en el que hoy transitan las revoluciones pacificas. Revoluciones que apenas caminan para crear a la nueva mujer y hombre quienes se resisten a ser cambiados a la imagen de la realidad del siglo XXI.

Es uno de los momentos más cruciales de Latinoamérica, no basta con integrar socialistas noveles en gobiernos impacientes. Es el primer intento importante para Honduras, después de lo de Nicaragua, ayudar en este segundo intento requiere colaboradores convencidos que el socialismo es importante para los pueblos, ellos, así se pronuncian como en Perú.

Son las buenas nuevas latinas ante las penas europeas. Vaya a saber si los intelectuales y políticos de izquierda actúan con el deber de sus nuevas teorías practicadas para superar la humilde realidad de sus masas. Los gobiernos tienen que contar con sus pueblos para entregarles el poder… verdadera utopía. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2536 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: