Otro mayo francés, o Amelín fue reclutado por la CIA para hacernos sonar su flauta..?

¿Indignado con los “indignados”..?

Es tanta la desazón que nos produce ver al imperio hacer y deshacer, prácticamente sin contrapeso, son tantas las ganas que tenemos de ver a los pueblos haciéndole un parao al sistema, que fácilmente nos vamos por la simpatía, por el sentimiento de cariño y solidaridad hacia las muchachas y muchachos que reeditan la romántica rebeldía que un día nosotros mismos asumimos, marchando, acampando, pintando, cantando, siendo jóvenes y revolucionarios. 

Pero hay algo que no me gusta y tengo la sospecha de que el imperio, que aparte de hijo de su mamá es inteligente, nos está desviando la atención de donde deberíamos tenerla, nos está distanciando de lo que para este momento es el enemigo fundamental y nosotros ahí, cayendo en la trampa junto con estos románticos muchachos de las Europas, a los cuales hasta palos les están dando (que no eran necesarios), para que se sientan más felices. 

No voy a entrar en la discusión  de si las reivindicaciones de los chamas y chamos de la Plaza del Sol son o no justas, porque claro que lo son. Pero es que ese no es el punto.  El punto es que aunque te apriete el zapato, puede haber otra tarea más importante que el dolor de tus callos, y el que descuides la puntería, el objetivo de tu esfuerzo social, puede ser pascuas para el imperio, que celebrará como un gol a su favor el que te distraigas haciendo un pase lateral. 

En este momento hay una tarea, sobre todo para los jóvenes del mundo entero, y esa el Libia. A diferencia de  Panamá un día, contrario a lo que pasó en Iraq, donde los generales dejaron solo a Hussein, aquí en Libia el pueblo, junto a su líder, están resistiendo a punta de su sangre y han logrado detener y quizás hasta empantanar al imperio, que pareciera que pensaba que la guerra contra la patria de Gadaffi iba a ser como una excusión de sus cortapalos de fin de semana. 

El esfuerzo, el sacrificio de Libia ha sido tan grande, que para terminar de dejar en mala posición al imperio, sus lacayos, sus tontos útiles y sus raticas, sólo falta una cosa, que sí tuvimos por Viet-Nam, por Cuba, por Nicaragua, por Chile, por Iraq, por Gaza, ¡una fuerte, poderosa e insistente solidaridad internacional, que termine de acorralar al imperio y sus bombazos…! 

No me extrañaría que los bienintencionados jóvenes de las plazas europeas, hayan sido tentados, desorientados por infiltrados agentes de la CIA, que bien saben hacer ese trabajo, sobre todo cuando hay tantas y tan evidentes buenas razones para que los muchachos y muchachas de Europa se movilicen. 

Pero ojo, pestaña y ceja, que el imperio es como el diablo, engañoso y engañador el porquería. 

Si vemos la historia reciente, no es suficiente que se reúnan jóvenes con un ideal químicamente puro, distanciado de partidos y otras herencias políticas. En primer lugar, esa no es una buena señal. Si los del partido llamado Socialista Obrero Español han terminado en un gobierno maricón, eso no tiene nada que ver con que esos jóvenes están usando derechos de protesta que ganaron otros españoles, otros del PSOE en otras épocas y los comunistas españoles con La Pasionaria a la cabeza, por supuesto. Esas plazas donde ahora sientan sus bienintencionados culos están regadas con la sangre de miles de patriotas españoles que se la jugaron para que un día en esa tierra se pudieran hacer manifestaciones como la de hoy, sin que te fusilen como a García Lorca, sin que te fusilen como a las compañeras que están en un cuadro que me hace llorar cada vez que lo veo. 

Si ustedes están allí muchachas, muchachos, es porque un carajo como yo aprendió las canciones de la Guerra Civil Española que su madre cantaba mientras hacía el  almuerzo, pero en Valdivia, por el fin del mundo, cerca de los pingüinos de la antártica,  es decir, por un esfuerzo mundial de solidaridad que un día puso a España en el centro de la pelea, pero cantando dime dónde vas morena no nos alejamos de la lucha, no le sacamos el que te conté a la jeringa, más bien nos acercamos más a la candela y sin complejos nos terminamos declarando antiimperialistas, entre otras cosas, por si no quedó claro, por lo que el imperialismo le había hecho a ustedes, los españoles. 

Así que su equidistancia de todo, echando a un mismo saco a cuanto político exista por ahí, no es un buen síntoma, no para mi, por lo menos, y puede que no esté solo en esto. Y si eso que estamos percibiendo de lejos no es lo que están haciendo allí, mejoren, cuiden sus informaciones, que yo estoy bien informado, yo veo el Dossier de Walter Martínez todos los días, por el Venezolana de Televisión, se los recomiendo, pueden verlo por internet. 

Los españoles tienen un dicho, que si la caca se vendiera, los pobres nacerían sin rabo. Y el imperio hace lo mismo, es decir, se las arregla para transformarlo todo a su favor , con el método de envilecer y jorobar hasta la doctrina de Cristo.  

Veamos por ejemplo lo que pasó  en Egipto. De la sana, ingenua y valiente actividad de los muchachos acampantes, resolvieron la transición de un dictador pro-gringo a un gobierno igual pascual hasta en el reeditar las transgresiones de los derechos humanos que hacía la vieja dictadura, ahora persiguiendo a los líderes de la acampada. 

O veamos a la gente que fue a votar con lágrimas de emoción por el Obama. Cómo deben estar de arrepentidos hoy.  Es decir, que el imperio se las arregla para que esa gente, que hace un encantador esfuerzo de participación, termine, por defraudada y frustrada, alejada de la vida política donde tanto los necesitamos. Y en este caso, con el agravante de estar consiguiendo que sirvan de distracción, para que no enfoquemos hacia donde está el objetivo. Me recuerda cuando en tiempos de la guerra de Viet-Nam a Johnson los jóvenes norteamericanos lo tenían acorraladísimo llenando las calles con su consigna “¡trae los chicos a casa, termina la guerra ya..! Johnson, por entonces presidente de los Estados Unidos, pidió a sus asesores que hicieran algo, y lo que salió de allí fue una tremenda campaña publicitaria sobre el smog en Nueva York, y así toda la gente preocupada de mira lo que está pasando con el smog en Nueva York, fueron soltando la durísima presión que tenían sobre el gobierno, por rechazo a la guerra de Viet-Nam. 

El imperio es experto en estas tretas. Ahora, con la “oportuna” acampada de los jóvenes españoles, oportuna para el imperio, nos estamos desviando a la gran movilización que deberíamos tener a nivel mundial, en contra de la agresión a Libia, donde están corrigiendo y aumentando lo que hicieron con Yugoeslavia en los años noventa… destruir un país desde el aire, a punta de bombazos, resolviendo de paso, en este caso, el problema de aumento de la demanda de petróleo, de los países capitalistas, creada con el desprestigio en que han caído, después de los hechos de Japón, las plantas nucleares como generadoras de energía eléctrica. 

Y no insistan, por favor, en la justicia de las reivindicaciones de los jóvenes. En el ajedrez, por ejemplo, cuando nos amenazan con comernos un peón, no nos distraemos haciendo acampar a los alfiles o con desfiles de caballos o mitines de torres. Nuestra jugada debe ser, o apretar cachete con el peón, (correr, huir), o defenderlo: si tu me comes, yo te como. Pero si nos distraemos perdemos el peón, y ese peón, sólo ese peón puede definir el juego, podemos perderlo todo por perder el peoncito, por no saber enfocar donde es ques el momento político. 

Es por eso que me atrevo a llamar la atención en cuanto a que por muy bonito que se vea, el esfuerzo de los jóvenes españoles y de otros países de Europa parece no estar ayudando a salvar el planeta de la garra del águila imperial gringa. A lo mejor friegan al Zapatero, o terminan de fregarlo, creo que sería la expresión, pero eso no inquieta al bombardeante imperio, que seguirá asesinando en Libia, en su reiterada nueva forma de “exploración” petrolera. Más bien estará feliz, porque se sacudirán a un debilucho Zapatero para encaramar en España a un presidente fascista y pro gringo de verdad-verdad, la propia derecha. 

Por ahí, en Dossier, nos mostraron una pancarta donde apambichao se lograba leer “Gaza” y “Venezuela”. No sé cuán presente están en esas acampadas la solidaridad internacional. Lo que sí sé es que todo ese esfuerzo debió ser por Libia, por parar al imperio, porque si paramos al dueño del circo, con mayor razón le ganaremos a los payasos, con mis disculpas a esos trabajadores de la risa y la alegría. 

Recuerdo en los finales de los años sesenta, la juventud chilena hizo una marcha de cerca de 200 kilómetros  de Valparaíso a Santiago, por Viet-Nam, en contra de la agresión gringa contra el pueblo vietnamita. Cinco días marchando, entrando y saliendo de pueblos y pueblitos, en solidaridad con esa lejana gente, cuando sin dudas habían reivindicaciones locales que justificarían diez marchas como esa. Pero fue por Viet-Nam, y en su hacer la juventud chilena creció en su espíritu de lucha, para luego volcar esa experiencia en la victoria electoral de Salvador Allende, en 1970. Por preocuparse de los lejanos hijos de Ho Chi Min no se distanciaron, más bien se acercaron a la posibilidad de derrotar a la derecha local, pero lo hicieron partiendo por cumplir con darle al blanco internacional de ese momento, cumpliendo el objetivo de ese instante, derrotar al imperio, que era la tarea de esos días no sólo para los vietnamitas, no sólo para los chilenos, sino para todos los pueblos del mundo entero. 

No me cabe la menor duda que estos sentimientos se sienten en esas acampadas, pero hay una diferencia entre los sentires y los objetivos políticos.  

Para que la acampada de las y los muchachos españoles no termine en otra frustración que aleje a los jóvenes de la lucha contra el enemigo fundamental, hago votos porque aunque deban postergar reivindicaciones locales, vuelquen sus esfuerzos contra el imperio que bombardea Libia y sus aliados europeos que nos dan a diario un vergonzante refrito de la cultura occidental y nada de cristiana. 

¿Creerán las muchachas y muchachos de las acampadas de Madrid y Barcelona que estoy en contra de ellos…? Por nada del mundo. Estoy haciendo con estas modestas líneas mi esfuerzo personal para defenderlos, para cuidarlos, para que con sus buenas intenciones no terminen en la máquina de moler carne del imperio, no los quiero huyendo de la política, quiero que sigan participando, que sean mi relevo, pero para eso hay que definir las cosas de manera de que no terminen siendo usados como distracción para bombardear más inpunemente. Es responsabilidad de ustedes, los acampados, el equilibrar las reivindicaciones y que se sienta, no como un agregadito que medio se ve en una foto, la solidaridad con Libia, con Gaza, con la República Bolivariana de Venezuela, con todos los pueblos que enfrentan de frente al imperio, pero sobretodo con Libia, que esa agresión es una vergüenza universal y está sucediendo en nuestras narices, pero sobre todo en la narices de ustedes, que son los dueños de este tiempo.

A otros nos tocaron otras guerras, y a mucha honra, cumplimos. A ustedes les toca Libia, por lo tanto, no permitan que el imperio saque las castañas con la mano de Los Indignados, ¡cumplan su responsabilidad histórica!. 

A lo mejor les van a limpiar la plaza para que ustedes se opongan y entonces en el tira y afloje los apaléen y sean así la noticia del día: ¡huy! vean cómo los apalearon..! No, chamos: desocupen la plaza disciplinadamente para que la limpien limpiecita y luego que la noticia sea un gran festival de canto y poesía por Libia, que en plaza limpia golpeemos más y mejor al imperialismo, que gringolandia no use con ustedes la técnica del judo, sacando ganancias de la fuerza del contrario. Que sean los imperialistas los que pierdan esta pelea, y ustedes, con los pueblos, los vencedores. 

Pero para eso, si mataron al tigre y lograron juntarse miles, no le tengan ahora miedo al cuero, no hablen bolserías de la política, así como así, metiendo a todos los que hacen política en el mismo saco, no les de vergüenza declararse compañeros de los pobres del mundo, y como Martí digan que con los pobres de la tierra quieren su suerte echar…  Y si todavía un fantasma recorre Europa, no le tengan miedo, ese fantasma es comunista, miedo hay que tenerle a los Estados Unidos y a la OTAN, si nos pillan desunidos o desubicados, con la brújula mala.

  Así como por España, cuando Franco afilaba sus dientes contra la república, así como cuando el mundo se movilizó contra  la bestia nazi de Hitler, así como un día se movilizaron millones defendiendo la paz que merecía Corea, así como hace poco por Cuba, por Viet-Nam, por Nicaragua, por Chile, por Yugoslavia, así hoy la tarea es Libia, que se juega con valor su destino y el de nosotros, así que no deberíamos ver lo que está pasando de brazos cruzados, sino golpeando al señor del Premio Nobel de la Paz y sus bombarderos, con un extenso y eficiente movimiento de solidaridad con Libia. No seamos parte del río revuelto que el imperio busca para sacar ganancia de pescadores, seamos la vanguardia que golpea al imperio primero, porque esa es la prioridad.  

¿Es que estoy en contra de que los chilenos marchen contra Hidroaysén…? No. Lo que digo es que si no marchamos contra el imperio con la misma intensidad y fuerza mediática que lo hacemos por estas nacientes reivindicaciones, si el imperio aplasta a Libia y a los demás países que estamos en su lista, ninguna  Hidroaysén podrá ser evitada, ninguna reivindicación popular tendrá vida, por muy reciente o novedosa o simpática que sea. 

Así que a no perder la brújula, para que nunca, nunca, tengamos que indignarnos, con Los Indignados. 
 
 

El Tano,

abrebrechaucv@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2393 veces.



El Tano / Abrebrecha-UCV

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: