La pandemia llego a las verduras

Los medios de comunicación informan de una nueva epidemia, esta vez en las verduras, propagándose rápidamente desde Alemania, en pepinos, tomates y hojas verdes, importadas desde España y Holanda.

 Todavía no alcanza el grado de epidemia o pandemia, pero, ha matado a más de 30 personas la bacteria (ECEH) detectada en verduras a raíz del contacto directo con estiércol o abono.

Alemania, en donde se produjeron 10 muertos dice que esas verduras fueron importadas de España, los españoles dicen que no, sin embargo, en Dinamarca hay 25 casos, Gran Bretaña 7, Austria 2, Holanda 1, dice el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) que trabaja con la Seguridad Alimentaria de la Autoridad Europea (EFSA) y con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

ECDC dice” es la contaminación más grave de carácter alimentario jamás registrada en Alemania, producida por una toxina de las mas agresivas de la bacteria Escherichia Coli que provoca diarrea hemorrágica y una enfermedad llamada síndrome Urémico Hemolítico, común en niños y ancianos.

No dejo de pensar por la decadencia moral y ética del capitalismo, que sea propagada a propósito para beneficiar a las compañías farmacéuticas y biotecnológicas por una parte y, para calmar las protestas que desde España se generalizan por toda Europa como lo ocurrido en los países de África del Norte.

Hace años un artículo publicado por el Washington Post, decía lo fácil que le resulto a la CIA, en un estudio de seguridad contra terrorista, verter armas químicas o biológicas en centros comerciales, a la atmosfera desde avionetas, o en reservorios de agua potable en diferentes ciudades de EEUU, sin que nadie se entere o pregunte. Nada nos garantiza que hayan probado en los alimentos nuevas semillas más potentes que la Triator, no solo resistentes al clima afines a los químicos, sino, capaz, en algún momento determinado por la política matar a millones de personas de alguna “región hostil” a la seguridad nacional del imperialismo.

En estos momentos Europa soporta una crisis económica sin precedentes además de las protestas en España que se irradian a otras naciones rápidamente y, justo aparece la epidemia producida por la bacteria (ECEH) Escherichia Coli, llamada Shiga, una de las toxinas más agresivas que se conoce, común en niños y ancianos, sin embargo, esta vez ataca a gente adulta, mujeres especialmente.

Los laboratorios de las trasnacionales farmacéuticas constantemente aplazan la modernización del negocio de las vacunas ¿Por qué? No solo por el obvio ingreso económico, los temores de una nueva pandemia como la española a inicios del siglo XX o la AH1N1 en México, o la AH5N1 en Asia, hace poco tiempo, es un arma sicológica muy potente para influenciar, apaciguar a millones de personas. Naturalmente distrae, desvía los proyectos de manifestaciones que se pudieran realizar en Europa en las próximas semanas. Es un freno a las protestas.

Por el lado económico las vacunas actuales contra la influenza AH1N1 en México, AH5N1 en Asia, utilizan el estándar de producción establecido hace 50 años, que recurre a una experimentación informada y huevos fecundados especiales. John Beadle, director médico de Powder Med firma británica de biotecnología afirma:” si mesto fuera una guerra no podríamos ir a combatir con aviones de hace 50 años” declaración dada a la revista Newsweek. 

Quien gana con esto dice la revista “la industria de cultivos celulares que utiliza diversas células humanas de riñón, de monos o de perros, en vez de huevos como medio de cultivo porque el cultivo celular reduce el tiempo de producción  de 6 a 3 meses evitando el riesgo de contaminación”. Además, evita otros riesgos de contaminación aviar en la producción mundial de pollos.

De 7000 millones de dólares que EEUU destino a nuevas técnicas que no utilizan huevos ¿serán alimentos? 2.800 millones de dólares fueron a parar a empresas de ingeniería genética inversa, como la compañía estadounidense Medimmune, los científicos han utilizado esta tecnología para crear cepas anteriores al virus de influenza AH5N1 similares a la epidemia que azoto Asia, en el año 2005.

Dicen los científicos “las cepas de influenza cambian rápidamente y se considera a esta tecnología una de las mejores opciones para seguir el paso de la rápida mutación de virus asegurando así una producción constante de vacunas”. O al revés, una producción segura de armas biológicas que cambian rápidamente para que las vacunas actuales, en su utilidad, caduquen rápidamente para que la industria farmacéutica nunca deje de renovar las vacunas asegurando su negocio económico.

Nuevamente una pregunta tomando como ejemplo la influenza aviar ¿Qué nos garantiza que una vez controlada l influenza AH5N1 no aparezcan después la AH6, AH7, AH9? Nuevas cepas más potentes para que el negocio farmacéutico y biotecnológico se aseguren que la vacuna universal nunca aparezca.

La vacuna universal propuesta por honrados científicos no es negocio para las trasnacionales ni para la política de la seguridad nacional de EEUU. Los militares norteamericanos y europeos no lo permitirían porque se reduciría un jugoso porcentaje del negocio de las armas químicas, y más importante aún, se perdería el elemento sicológico para desestabilizar masas en enormes regiones de la tierra. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2194 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: