¿Traición de Chávez a la izquierda internacional?

“Una pluma hace mas daño que un fusil”, y lo sabe bien el gobierno colombiano. El 23 de Abril el periodista Joaquín Pérez Becerra iniciaba su viaje de Suecia a Caracas, pasando por el aeropuerto de Frankfurt (Alemania). Pérez es de origen colombiano, residente con asilo político en Suecia desde 1994 tras sobrevivir el genocidio que sufrió la Unión Patriótica, siendo exconcejal de la formación en el municipio de Corinto (Departamento de Valle del Cauca). No tuvieron la misma suerte más 4000 militantes asesinados por el estado colombiano, entre ellos su mujer. Con duras experiencias vividas el periodista no dejó de trabajar en Suecia por los Derechos Humanos fundando junto a exiliados y solidarios suecos la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol) en 1996. El trabajo de Anncol era informar sobre lo desinformado por las corporaciones; el terrorismo de estado colombiano, paramilitarismo y parapolítica, fosas comunes, los falsos positivos, desplazamientos,… pero tenía un alto precio, Pérez por seguridad tuvo que renunciar a su nacionalidad colombiana. Anncol no ha dejado de sufrir amenazas. En 2003 el embajador colombiano en Suecia, Francisco Sanclemente, acusó sin pruebas a la Agencia de apología al “terrorismo” como órgano de la guerrilla de las FARC

Pérez viajó a Venezuela varias veces durante 2009 y 2010 para diferentes eventos como comunicador social. ¿Como iba a pensar que esta sería posiblemente su ultima vez? Un día antes de su vuelo, Santos, según declaraciones propias, llamó a Hugo Chávez por teléfono y le informó de la petición de capturar a Pérez en el aeropuerto de Caracas para extraditarlo a Colombia, acusado de propagandista de las FARC en Europa. Según Santos, Chávez “no titubeó” y cumplió con la petición, detuvo y deportó a Pérez, periodista de izquierdas que sufrirá las infrahumanas condiciones carcelarias colombianas como 7500 presos políticos más.

Desde la investidura de Santos como Presidente el pasado mes de agosto y el reestablecimiento de relaciones entre Colombia y Venezuela, rotas tras acusar Uribe a Chávez de dar cobijo a “terroristas” de las FARC, el Presidente venezolano ha sido hipnotizado por la nueva estrategia del gobierno colombiano, pasando del belicismo uribista —Hard Power— a la diplomacia de Santos —Soft Power—. En los últimos meses Venezuela ha deportado siete “terroristas” colombianos de las guerrillas marxistas del ELN y las FARC. Pero algo más hay detrás. En marzo de 2010, tampoco las autoridades venezolanas dejaron entrar al país a Walter Wendelin, responsable de la asociación internacionalista vasca de la izquierda independentista (ASKAPENA) —legal en aquel momento— que ya estuvo en Venezuela en un foro realizado por el gobierno en diciembre de 2009. Fue expulsado a España sin existir reclamación judicial. Chávez también quería contentar a las autoridades monárquicas españolas después del famoso conflicto “Por que No te callas”. En enero de 2011 Chávez halagó personalmente al Rey español, más allá de lo diplomático, afirmando que “El Rey es, como dicen los españoles, un tipazo, y es un buen amigo” [1]¿Qué españoles dicen eso del Rey, los constitucionalistas, fascistas y derechoides, los que reprimen al pueblo catalán, vasco, obreros, campesinos? ¡Por favor, Presidente Chávez, no hable de lo que pensamos los ciudadanos del estado español!

Podemos entender que las relaciones internacionales es un juego de intereses, pero todo tiene un límite si es sucio, se violan principios internacionales y se destroza la vida de militantes de izquierda.


Juego sucio


Para el gobierno venezolano un día puedes ser etiquetado como luchador social, y al otro puedes ser un terrorista, según sus intereses pragmáticos. Durante el gobierno de Uribe, Pérez era considerado por Venezuela como fundador de la Asociación Bolivariana de Comunicadores creada en Caracas en diciembre de 2008, pero ahora en la época de Santos es etiquetado de prófugo. El estado venezolano utilizó dos campos de juego sucio sobre la detención y deportación de Pérez a Colombia.

El primer campo ha sido la comunicación. Mientras el gobierno de Chávez denuncia constantemente la desinformación que sufre por grandes corporaciones —sobre todo a partir del golpe de estado mediático en abril de 2002— formando a estudiantes con la guerrilla comunicacional contra la manipulación o fundando medios de comunicación comunitarios o alternativos como la cadena Telesur, acaba utilizando la misma estrategia tergiversando el caso de Pérez. El Ministro de Comunicación e Información Andrés Izarra escribió en Twitter, “capturado en Venezuela colombiano solicitado con código rojo de la Interpol por terrorismo”[2]. Mas tarde el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores emitió un comunicado afirmando que “fue detenido en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía, el ciudadano de nacionalidad colombiana Joaquín Pérez Becerra, con cédula de ciudadanía número 16.610.245, cuando intentaba ingresar al país en un vuelo comercial procedente de la ciudad de Frankfurt, Alemania[3]. La mentira es visible, el periodista no es ciudadano colombiano sino que renunció a su nacionalidad como refugiado político y pasó a ser ciudadano sueco.

Y por segundo campo está el derecho internacional. Todo y “justificar” que la INTERPOL perseguía a Pérez con “código rojo”, ¿por qué las autoridades suecas o alemanas no detuvieron al periodista y si lo hizo Venezuela para enviarlo a Colombia? Las autoridades suecas confirmaron que el gobierno venezolano nunca informó de la detención del ciudadano y jamás permitieron que su cónsul en Caracas, Tommy Strömberg, se reuniera con Pérez antes de ser extraditado. Así, la cancillería sueca ha iniciado una investigación para comprobar si Venezuela violó convenios internacionales, deportando a Colombia a un ciudadano sueco. Según el jurista y profesor Juan Carlos Vallejo, de origen colombiano que también se vio obligado a huir del país, afirmó que “estamos frente a un atropello a los convenios internacionales sobre Derechos Humanos y Diplomáticos, a la Convención de Ginebra, al Pacto de San José de Costa Rica y a la Convención de Viena sobre diplomacia”.[4] Venezuela violó principios del Derecho Internacional porque si se detiene a Pérez por supuesta demanda de la INTERPOL, que no está confirmada, debe ser enviado donde está refugiado y nacionalizado, Suecia y no Colombia, donde salió y anuló su origen legal para salvar su vida.


Una izquierda desilusionada


Organizaciones progresistas, tanto en Venezuela como a nivel mundial, no se han dejado manipular por los medios venezolanos y consideran una traición de Chávez la entrega ilegal de Pérez al estado terrorista colombiano. Mas de treinta asociaciones junto al Partido Comunista de Venezuela —socio del partido de Chávez, el PSUV— en una reunión de emergencia solicitaron al Presidente una explicación por no respetar el Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia, consagrado en la Constitución venezolana, incluso afirmando miembros de las Juventudes Comunistas que esto empieza a parecerse al Plan Cóndor de los años 70. El jueves 28, centenares de votantes chavistas se manifestaron frente a la Cancillería en “repudio a la entrega del camarada Pérez”.

Parece que el derechismo internacional de Chávez inicia rupturas internas en el Proceso Bolivariano. ¿O estás con socios del imperio o estas con los pueblos? Le queda mucho al comandante venezolano que aprender de Fidel Castro para ser un revolucionario. En la X Cumbre Iberoamericana de 2000 en Panamá, Fidel se opuso a firmar una declaración conjunta que presentó el Presidente español Aznar para condenar el “terrorismo” vasco de ETA. La justificación fue sencilla y salvable. Firmaba la condena si todos condenaban el terrorismo de los Estados Unidos que ha padecido la Revolución desde su triunfo en 1959. Fidel expresó así su solidaridad con la lucha de los pueblos reprimidos y oprimidos incluso con un costo de perder relaciones con el gobierno ultraderechista español. ¿Por qué Chávez no demandó al golpista Pedro Carmona exiliado en Colombia contra la petición de Santos sobre Pérez? Prefiere estar más cerca del gobierno que del pueblo colombiano. ¡Proletarios del mundo, Piensen dos veces viajar a Venezuela! ¡Aunque sigamos siendo chavistas!



[1] http://www.rpp.com.pe/2011-01-15-chavez-el-rey-de-espana-es-un-tipazo-y-espero-que-visite-caracas-noticia_327576.html

[2] http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/91952/venezuela-captura-a-colombiano-solicitado-por-la-interpol-con-boleta-roja-por-terrorismo/

[3] http://www.lapatilla.com/site/2011/04/23/capturan-a-ciudadano-colombiano-solicitado-por-interpol/

[4] http://www.aporrea.org/ddhh/n179807.html

anibal_gb@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3438 veces.



Aníbal Garzón Baeza

La mayor verdad de la historia es que la humanidad está llena de mentiras. Dialécticamente, como humanos vamos a desenmascararlas.

 anibal_gb@hotmail.com      @AnibalGarzon

Visite el perfil de Aníbal Garzón Baeza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a122711.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO