Estudios estratégicos sobre África… ¿para qué?


En Venezuela, a diferencia de China, Inglaterra, EE UU, Brasil y Rusia, carecemos de un centro de estudio permanente de sistematización de información, análisis de coyuntura y estrategia geopolítica sobre esta región del mundo que llegó a un mil millones de habitantes


Dentro de las diez economías de mayor crecimiento mundial figuran Angola, Nigeria, Chad, Mozambique, Ruanda, Etiopía. Estos son los seis países africanos de mayor Producto Interno Bruto (PIB) en el año 2010, debido a sus reservas estratégicas de minerales preciosos, petróleo, gas, cobalto, uranio, agua y reserva maderera. África subsahariana pasa a jugar un papel en la geopolítica mundial. 
En Venezuela, a diferencia de China, Inglaterra, EE UU, Brasil y Rusia, carecemos de un centro de estudio permanente de sistematización de información, análisis de coyuntura y estrategia geopolítica sobre esta región del mundo que llegó a un mil millones de habitantes. 
El lanzamiento del Centro de Saberes, la semana pasada, por parte del Viceministerio para África es una reacción altamente positiva del Gobierno Bolivariano que debe ponerse a la altura de los centros estudios estratégicos existente en occidente y Asia, si queremos estrechar con objetividad y crudeza el acercamiento a la realidad africana, más allá de establecer unas relaciones diplomáticas con apertura de embajadas en todos los países de África.
 
ESTUDIAR Y APRENDER  DEL PROCESO AFRICANO
 
Se impone hacer un recorrido de la situación histórica, política, económica, social y militar de ese continente y hacer una evaluación “en proceso” para ajustar nuestra relaciones con África, y no verla simplemente como un continente que sufre de hambre o la pandemia del Sida, sino el como África a través de su larga lucha ha conocido el sometimiento y la manipulación imperial, desde la trata negrera, el reparto arbitrario y bestial del continente con la conferencia de Berlín en 1885 y por supuesto los procesos de resistencia, las luchas anticoloniales y los intentos de construir una sociedad mas justas que van desde el planteamiento socialista del egipcio Gamal Abdel Nasser, Sekou Ture (en su primera etapa), Patricio Lumumba, Cabral, Neto, Nyerere, Shankara entre otros.
En la antigua Unión Soviética existía la mayor información sobre África. Hicieron los estudios prospección energética e incluso formaron cuadros para la guerra de liberación. Antes, los franceses con las investigaciones y la asimilación tenían gran parte del dominio de África con sus centros denominados “Estudios de Ultramar”. Luego le siguieron los gringos, creando el centro de estudios estratégicos y políticos muy bien formados con conocimiento de África, sobre todo en la época del presidente Ronald Reagan con su “compromiso Constructivo”. Por su parte, Cuba creó el Centro de Estudios para África y Medio Oriente (CEAMO) que suministraba información fresca y analizada al comité central del Partido Comunista para sus políticas de solidaridad y lucha anticolonial en África. Pero últimamente los chinos se llevaron la bola y el mingo con la creación de su vicecancillería para África, bajo la responsabilidad de Zahi Jun y su Instituto de Estudios Africanos de la Academia de Ciencias Sociales de China, dirigida por el chino africanista He Wenping. Política y estudios estratégicos van juntas de la mano y eso poco se ha entendido en América Latina. China cuando entra en la escena africana en la época de los movimientos de liberación desde los tiempo de Mao Tse Tung y Chu En Lai, no conocía a profundidad el tema africano y por eso tuvieron desaciertos en la aplicación de políticas estratégicas para África. Pero una vez montado el centro de estudios y la creación de políticas estratégicas para África a partir del año 2002 lanzó una ofensiva, conociéndola con lujo de detalles desde las lenguas hasta las religiones tradicionales y por su puesto donde estaban ubicados los recursos estratégico. Hoy China desplazó a las antiguas potencia coloniales tanto europeas como a Estados Unidos, que desde hace décadas tiene un departamento para África, hoy dirigido por el afroamericano Johnny Carson. El Centro de Saberes y Estudios de África, en Venezuela, debe ser un instituto con personalidad jurídica que sirva para el estudio estratégico de ese continente donde se formen los funcionarios que vayan a enviar hacia allá, sobre todo subsahariana, que manejen a la perfección el país en todas sus dimensiones y además la relación de cada nación de allá con la diáspora afro en Venezuela y América Latina y el Caribe. Quienes se formen en dicho centro, deben procurar aprender o una lengua vehicular como el swahili, lingala, pidgin, hausa o monukutuba, o al menos una de las lenguas nacionales como el kikongo, yoruba o fon como parte de la diplomacia que abre puerta en el mundo de la integración. Hay que hacer un esfuerzo para enseriar los estudios sobre África en corresponsabilidad con el objetivo de la construcción del mundo multipolar del proyecto Simón Bolívar que rige al país hasta el año 2013. El centro debe difundir las experiencias recientes de África, desde la Guerra de Cuito Cuanavale (en Angola) que acabó con el régimen racista del Apartheid, liberó a Namibia y puso como condición la liberación de Nelson Mandela, así como las experiencias recientes de los problemas internos del continente, como Costa de Marfil, que debe ser resueltos por los africanos sin intervención de Occidente. Y eso hay que aprenderlo del África contemporánea. Felicitaciones por la iniciativa y que nos e vaya a quedar fría como el proyecto de la casa de África, para lo cual Presidente dispuso de un presupuesto hace cuatro años y nunca se llegó a construir.
 
jesuschuchogarcia@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3018 veces.



Jesus Chucho Garcia


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: