Brasil tiene a su Juana de Arco

Dilma Rousseff, nace en Belo Horizonte el 14 de diciembre hace 47 años, en 1969 se une a la política operaria contra la dictadura, Trabajadores de la Política, de ahí paso a la guerrilla Vanguardia Armada Revolucionaria, en 1970 es detenida y juzgada por un tribunal militar y condenada a la cárcel de Tiridentes en Sao Paulo por 3 años.

En 1989 fue directora general del municipio de Porto Alegre, en 1990 asumió la secretaria de Energía de Rio Grande del Sur, en 1999 abandona el partido democrático laborista para pasar al de los trabajadores, en el 2003 llego al ministerio de energía y en el año 2005 el presidente Lula la nombro Ministra de la Casa Civil equivalente a jefa del gabinete.

Conocida como la Juana de Arco de la subversión a fines de los 60 por el papel que cumplió en Vanguardia Revolucionaria, secuestros y robos, hoy como candidata presidencial Dilma dice: “no puedo ocultar lo que fui hoy las cosas son diferentes” lo manifestó en el 2005.

Madre de una hija, divorciada, economista y sus 3 años en la cárcel son parte de la historia, ahora, tiene grandes posibilidades de llegar a la presidencia “siguiendo el modelo de Lula con corazón y alma de mujer. No aceptare ser juzgada en base a lo que ocurrió con el hijo de una ex asesora”. Refiriéndose a la campaña en su contra por corrupción de algunos medios de noticias.

Desde abril hasta septiembre Dilma Rousseff, paso del segundo puesto al primero con un 50-53% de posibilidades de voto dejando en el segundo lugar a José Serra con un 28% de aceptación. En esta remontada mucho tiene que ver Lula, quien ha participado activamente por semanas completas en la campaña de Dilma, defendiéndola.

En las últimas 2 semanas ajunos diarios revelaron corrupción en el Ministerios de la Presidencia que hasta marzo ocupaba la candidata Rousseff, que le costó el cargo a su sucesora Erenice Guerra, por corrupción y tráfico de influencias que los medios brasileños descargan contra la Sra. Rousseff.

El diario O Estado de Sao Paulo, dio su respaldo a José Serra, y acuso a Lula, de mal ejemplo para la política nacional, porque Lula en un mitin informo “que existía medios de comunicación que son una vergüenza ya que se comportan como partidos políticos, pero, no se atreven a decirlo”

El diario Folha de Sao Paulo, en su editorial dijo, “el derecho de investigar, dudar, discrepar, de la autoridad pública es el núcleo de la democracia. Esto no se resume a la preponderancia de la voluntad de la mayoría”.

La revista Veja, el 4 de septiembre publico que, “Dilma no es tan exitosa en su vida privada, en 1995 emprendió con una tienda de artículos chinos y panameños, fracaso, lo dijo Diogo Mainardi, para regresar precipitadamente al estado”.

No hay nada que hacer con la bajeza de los medios de comunicación al servicio del poder económico, en lo que va del siglo XXI se convirtieron en un contrapoder ante el avance en Latinoamérica de las revoluciones pacificas o electorales que, también mal interpretan el mandato popular sin diferenciar entre representación y participación.

La guerra de las encuestas resume que el 99% de las opciones de voto se encuentran en 3 candidatos: Dilma Rousseff, del partido de los trabajadores con un 53%, José Serra, de la social democracia brasileña (PSDB) 30% y la ecologista Marina Silva, del partido verde (PV) 12% con opciones de voto cierto según las encuestas.

Pero hay otros candidatos, Iván Pinheiro del partido comunista brasileño (PCB) quien utiliza el himno de la internacional socialista cada vez que se dirige al público, José María Almeida, del partido socialista de los trabajadores unificados (PSTU) es Trotskista y Costa, también Trotskista del partido de la causa obrera (PCO) candidatos con ideología definida a los que los medios y las encuestas prácticamente ignoran.

Los otros 2 candidatos son casi propietarios de los partidos por los que se postula José María Eymael, partido demócrata cristiano (PDC) y Levy Fidelix, del partido renovador laborista brasileño (PRLB) es su cacique.

En su último informe del 26 de agosto, el Instituto Ibope publico que Dilma alcanzó el 51%, Serra el 28% y Silva el 14%, para las elecciones del 3 de octubre.

Brasil, su pueblo tiene la última palabra para decidir si su Juana de Arco, llega a la presidencia.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1851 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: