Con afecto desde Colombia

Colombianos * ¿bases...por bolas?

PRIMERA BASE. Los colombianos utilizamos la expresión “es una bola” en un sentido parecido a la expresión nicaragüense “es un bolo” o la de los argentinos “es un boludo”.

Salvo algunas excepciones, todos los seguidores del ex presidente Uribe se sienten muy felices porque los norteamericanos nos metieron siete bases por bolas, por bolos o por algunos boludos.  

SEGUNDA BASE La mayoría de colombianos creen que los Estados Unidos son su segunda patria desde los tiempos de Santander. Santander idolatraba a ingleses y norteamericanos, cosa que desesperaba a Bolívar, quien le decía en tono irónico: “usted escribe en mejor inglés que esa canalla”.

El amor por lo gringo pasa por La Florida; no hay familia que no quisiera ir a Disneylandia… no hay cantante o periodista que no sueñe con vivir allí en Miami; y no hay político o académicos de las recientes generaciones, que no trabaje con la idea de hacer un cursillo en la Universidad de Harvard.

El 90% de los colombianos que viven allá son paisas y por eso, el gobierno de los Estados Unidos recibió la invitación del presidente, para que colocara siete bases militares y utilice el territorio para lo que estime conveniente a sus propósitos de policía universal. Los Estados Unidos no ven a Colombia como a un país socio, ni como a un amigo. Lo ven como un territorio de delincuentes… un Senador de ese país, propuso bombardear a Medellín, en tiempos de Pablo Escobar, pero a los que sí ellos tratan bien, es a los narcotraficantes extraditados, mientras puedan quitarles las rutas, los dólares y expropiarles los bienes. (Yo también he querido ir allí a dialogar con el pueblo norteamericano… como lo hicieron Federico García Lorca y José Martí). 

TERCERA BASE. Al mirar su existencia y la de nuestros seres queridos, cada uno comprende que está en el planeta con un propósito, digámoslo, cósmico… cuidar la vida.

Somos entidades, somos personas con gran energía cósmica. Comprendido esto, podemos reconocer que los propósitos de Miranda y Bolívar al llegar al mundo, eran: liberar e integrar el continente Americano.

Pablo Morillo, el Pacificador, vino al mundo con el propósito de impedirlo. Se necesitaron 200 años para que un hombre llamado Hugo Chávez, comprendiera,  recupera los huesos de Bolívar y Miranda para reimpulsar el programa continental que ellos diseñaron.

Álvaro Uribe Vélez, curiosamente llamado El Pacificador, por las matanzas producidas bajo su régimen, se opone al propósito de los pueblos bolivarianos.

El Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, hará bien, si se concentra en su tarea y no permite que la fuerte energía cósmica del Morillo actual, se interponga en el deseo de los pueblos.

Con el afecto de siempre le digo, que no debe agotar sus esfuerzos, en repelerlo, confrontarlo, nombrarlo, recordarlo… ni referirse a él utilizando palabras rencorosas, porque las vibraciones en la música de sus palabras, pueden producir un efecto contrario. Si se encontraran frente a frente… deberá pensar, nuestro amigo Chávez, que en materia política y cultural, no hay ni hubo jamás un proyecto más grande y ambicioso que el del Gran Bolívar. Esto no es algo personal, se trata de un asunto de poderosas energías cósmicas para mejorar la vida en el planeta… (como en los cuentos mágicos), aunque a primera vista… no parece.     

CUARTA BASE. En tiempos de Francisco de Miranda y Simón Bolívar era muy posible pensar en la independencia de América como un proyecto Continental. El Pensamiento amplio del primero fue comprendido rápidamente por el segundo que entregó generosamente su vida y sus recursos para llevarlo a cabo.

200 años después, esta idea, sencilla, es muy difícil de comprender no sólo para los gobernantes, sino que resulta muy compleja para el pueblo raso.

Con  ánimo de acercarme a la idea del precursor Miranda, se me ocurre pensar que Venezuela, Colombia y Ecuador, podrían presentarse ante la FIFA como sedes para organizar un campeonato mundial de futbol (resultaría más barato y cómodo para estos pueblos que carecen de recursos para asumir solos los costos de un evento tan grande). Harían esfuerzos conjuntos y podrían presentar sus himnos nacionales como si fueran uno ... o realizar un concurso entre los grandes compositores para crear una obra nueva que en esencia refleje el carácter y las aspiraciones de las tres naciones.

La bandera venezolana podría acoger el escudo de Colombia y la bandera de Colombia, agregar las ocho estrellas de la bandera venezolana. Inclusive se podría intentar un proceso político y cultural de tal manera que Venezuela se sienta parte integral de Colombia y Ecuador y eso llegue a ser tan real y tan fuerte, que todos asumamos que la tierra de Bolívar, comparte costas en toda la franja del Pacífico, donde si lo desea puede construir sus puertos y aeropuertos… espacios hay; los estudiantes y turistas venezolanos, podrían viajar como si se tratara de una patria más grande y diversa que el Brasil… Después veríamos si la selección de Futbol se pude  integrar con deportistas de los tres pueblos. Si pudieron unirse los europeos que tienen tantas diferencias entre sí… ¿Por qué no podemos hacerlo nosotros?

La integración lleva tiempo y no es fácil pensarla…por eso difícil plantearla y es muy difícil hacerla…en ese trabajo agotaron sus vidas los libertadores. 

*Para el Precursor Miranda, colombianos somos todos los que nacimos en el continente.

(continuará)

franciscoamin@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2234 veces.



Francisco Amin Mosquera


Visite el perfil de Francisco Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: