¿El por qué de la traición revolucionaria?

Para despejar, el por qué de la traición revolucionaria en el caso de Venezuela, hay que comenzar por establecer como premisa válida la elección de una cantidad de personas, que sin tener ningún tipo de liderazgo han llegado a ocupar cargos de representación popular (Diputados, Gobernadores, Alcaldes, Concejales, Ministros), gracias a ese torbellino revolucionario que significa nuestro Comandante Chávez. Muchos de ellos no solo es que no tengan basamento político e ideológico para un mejor contribuir con la Revolución Bolivariana y Socialista. El problema mayor estriba en que no tienen la intención de buscar a través de la lectura y el accionar diario el acercamiento hacia el pueblo y de comunicación dialógica efectiva, su verdadero fin es el de buscar su beneficio individual exagerado y grupal, atendiendo a los intereses de la burguesía y de las clases que han dominado eternamente nuestro País. Se pudiera decir que el problema es que no tienen conciencia revolucionaria, pero como la van a tener, si nunca la han cultivado, ni tampoco hacen nada para desarrollarla, porque sencillamente eso choca contra sus intereses personales e individuales, que son alimentados por los estereotipos de la mediática nacional e internacional.

Entonces otros se preguntan y que pasa con aquellos que dicen haber leído tomos enteros de Marx. Engels. Lenin y muchos más y fueron hasta guerrilleros y traicionan hasta la Patria, la respuesta es muy sencilla y es que nada de eso les ha servido para la formación de su conciencia revolucionaria, aquí está la clave, fijémonos en el caso del médico cardiólogo o de cualquier médico que fuma, es que acaso no ha recibido el conocimiento de lo que es bueno y es malo para la salud. Entonces la pregunta obligada. ¿Por qué fuma? la respuesta es, porque no lo ha internalizado y por eso no entra en su conciencia el conocimiento de lo malo que significa fumar. Ahora bien en el caso revolucionario, no debe ser, que a una persona que dice pertenecer a un partido político revolucionario se le permita hacer lo que a él como individuo se le ocurra y muchos menos si dice ser dirigente o gobernante, debe llamársele al botón para que responda a los intereses colectivos en función de la revolución, su accionar diario debe ser vigilado y orientado para mantenerlo en la senda revolucionaria, en ese sentido debe crearse para cada Estado y Municipio una Comisión Permanente de Vigilancia Revolucionaria, con autoridad política y moral, que actúe sobre situaciones de observancias , irregularidades, desviaciones u sobre todo sobre la actuación de muchos dirigentes que andan de espaldas al pueblo. Ahora bien, una persona que dice estar con la Revolución y de la noche a la mañana aparece dando unas declaraciones contrarrevolucionarias, lo que hace es darle salida a su conflicto interno, tratando de justificarse por cualquier cosa porque no tiene conciencia revolucionaria, ejemplo de ello son las últimas declaraciones del actual Gobernador de Barquisimeto, al pretender confundir a la gente, diciéndoles que él no está de acuerdo con mezclar partidos con militares, pero el si puede estar de acuerdo con el gobierno de los EEUU, que pone a los partidos de los demócratas y republicanos a estar unidos con lo militar para mantener su hegemonía mundial, este fulano no sabe lo que dice, por eso se contradice, porque no tiene conciencia de lo que habla.

Casos como este son muy dados cuando se está en un proceso revolucionario y mucho más cuando son individuos falsos, que han utilizado la política para hacerse millonarios y pretenden parecerse a los oligarcas, a tal extremo que hasta de su familia se excluyen y se olvidan, porque sus intereses pasan a ser otros. Por eso es necesario y conveniente acentuar la Revolución, que los gobernadores, alcaldes y representantes locales se coloquen en posición de diálogo horizontal con el pueblo, facilitando la participación protagónica en las decisiones y en la ejecución de tareas, que se confundan con el pueblo y que eviten algunos hacer negocios en la trastienda, cobrar porcentajes, mezclarse con las carroñas de la especulación y del acaparamiento, y sobre todo que se establezcan relaciones efectivas del poder comunal. Si se impone la transparencia y la ética revolucionaria en el manejo de Ministerios, Gobernaciones y Alcaldías, seguro se estaría disminuyendo la posibilidad de potenciales traidores. Todo lo que pueda argumentar un traidor, para intentar justificar su pase de talanquera, no son más que juegos de palabras para congraciarse con la burguesía, con la cual aspira identificarse rápidamente y darle rienda suelta a sus verdaderos intereses mezquinos, individuales y conspirativos, algunos llegan al extremo de convertirse en vende patria. En consecuencia a todo lo anterior, hay que tener presente que la conciencia revolucionaria hay que cultivarla de la mano con el hacer diario, porque la teoría sin la praxis es nada y viceversa, de esta forma se pudiera estar evitando un mayor número de Judas, porque a la final siempre hay la posibilidad de un traidor.

De allí la gran necesidad de blindar a esta Revolución y a su Comandante, porque esta REVOLUCION es con CHAVEZ, CON CHAVEZ TODO, SIN CHAVEZ NADA, en esto último se hace menester tener presente un lema de Fidel que dice:”Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada”.

romel_ali@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2064 veces.



Romel Alí Rodríguez


Visite el perfil de Romel Alí Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a98978.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO