Democrácia participativa y protagónica como la 3era directriz del proyecto nacional Simón Bolívar

Según la escala jerárquica del concepto, para que la democracia tenga carácter ideológico en el mundo sensible, es necesaria que la participación, la autonomía y el poder originario, sea colectiva. Para que el colectivo se transforme en una Fuerza Social, es menester que sea organizada, ejerciendo la soberanía y el poder orientada a alcanzar la Felicidad Suprema Social, mediante el principio de libertad e igualdad. Es por eso que el individuo entrega el poder originario a la comunidad, para producir una voluntad general dentro de los límites de bordes, sustentado en lo moral y colectivo. Dada que la soberanía reside en el pueblo organizado (Comunidades y Comunas), este dirige el Estado mediante delegaciones y atribuciones, sin delegar su soberanía, en busca del bien común.

Los grupos minoritarios y contrapuesto, se debe legitimizar, para que mediante las discusiones en base a condiciones concertadas reconozcan los bienes comunes mas significantes y de las diferencias extraer el resto de los bienes comunes, para incrementar los bienes comunes mas significantes en las practicas democratitas y con la finalidad de alcanzar la Democracia en sentido general; la Democracia Ideológica y bolivariana.

La soberanía reside en la Asamblea Constituyente, conformada por los ciudadanos, legítimamente delegada por las comunidades organizadas. Con la participación de los ciudadanos en las practicas democráticas, el pueblo ejerce la soberanía popular mediante la voluntad en sentido general, la cual no puede ser nunca enanejada y aunque el poder puede ser trasmitido, pero no la voluntad.

El carácter protagónico y revolucionario de las prácticas democráticas para alcanzar la Democracia Ideológica y bolivariana, tiene como objetivos que la mayoría soberana asuma el procesos sustantivo de toma de decisiones, construir la base socio-política del Socialismo del Siglo XXI, formar una cultura política del ciudadano en base a la conciencia solidaria, de sus derechos y responsabilidades. Construir un sector público al servicio del ciudadano que conduzca a la transformación de la sociedad actual, ampliar los espacios de participación en la gestión publica, fortalecer las prácticas de información veraz y oportuna por parte de los medios de comunicación masiva. Fomentar las practicas de promoción y defensa de la soberanía nacional, consolidar el sistema de comunicación nacional como instrumento para el fortalecimiento de las practicas democráticas en sentido protagónico, revolucionaria y de formación, desarrollando estrategias y Políticas de acuerdo a la realidad del país, en búsqueda del bienestar común

Más concretamente. la soberanía reside en el pueblo, quien la ejerce a través de la Constitución y las leyes y mediante el sufragio, implementado por los órganos que ejercen el Poder Publico. Se basa en la defensa, conservación y desarrollo de la vida humana y en la correspondencia solidaria con el otro en la comunidad, guiado por el bien común que tiene en la solidaridad, el principal sentido de la vida humana. El bien común determina el sentido de lo bueno y lo justo. Y de lo ético que determina la legislación general (Constitución y leyes)

El gobierno debe garantizar el sustento del bien común: mediante la aplicación de la justicia en sentido general, para garantizar el bienestar de todos los venezolanos, tales como: educación, salud, trabajo y otros. El estado debe practicar la ética con carácter solidario, preservar los derechos a la defensa de la vida y solidaridad en comunidad, como cooperación social. Ejercer el poder político delegada por las comunidades, mediante una conciencia ética. Donde nadie puede renunciar, ni delegar su soberanía, porque pierde su libertad y su derecho a una vida digna. Es por eso que se rige por la ley (de la función legislativa del ciudadano) y con un sentido ético. No se puede actuar en contra de los intereses comunes. Además, el ejercicio del derecho implica corresponsabilidad social del ciudadano para garantizar conjuntamente con el Estado, el poder político. Donde el ciudadano público simplemente ejerce el poder, mediante la delegación indirecta de las comunidades. Por eso es de suma importancia la educación, principalmente moral y la necesidad de bienestar colectivo o bien común como guía de la sociedad, para alcanzar La Felicidad Suprema Social.

(*) Ing. Esp



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6279 veces.



Basilio A Lezama (*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: