Centros intelectuales de orientación socialista

Su imagen aparece en todas partes, en las vallas, en las carreteras, en carteles fijados en paredes, en oficinas, en terminales, periódicos en todo el mundo.

Un personaje con el que se identifican millones de personas. Cincuentón, trigueño, casi negro, por lo general siempre viste una camisa roja que lo identifica con el cambio hacia el socialismo revolucionario. Ofrece un aspecto de un hombre de negocios corriente, un criollo que acude a la próxima cita.

Sin embargo, tiene un enorme carisma de donde surge una inquebrantable fe que le permite enseñar y sugerir a los pueblos que visita que, en el socialismo se encuentra, no solo la oportunidad para mejorar los sistemas sociales, sino lo más importante, la salvación de la humanidad de las crisis por la explotación y opresión capitalista que hay que parar.

Este hombre de izquierda política, actualmente es un símbolo importante de la gente del mundo, millones de personas se sienten conducidos y empujados hacia la libertad y la dignidad. A donde llega y habla por horas, si se lo permiten, transforma el sitio en un centro intelectual de orientación socialista. Hace lo que hacen los medios de comunicación, con la salvedad que, lo que manifiesta es una gran verdad, la crisis de época producida por los norteamericanos es la mejor prueba y, al repetirla constantemente para que no se olvide, se creo una inmejorable oportunidad para actualizar las revoluciones.

Hasta la llegada de Chavéz, él individuo corriente sabia poco y se preocupaba menos del ciclo de innovación individual o de la relación entre el conocimiento, la cultura y la política, hoy advierte el ritmo de su propia vida hacia la superación. Y, no es exagerado decir que Chavéz trazó otra línea divisora en los pueblos del mundo separándonos de los cambios tristes e incomprensibles en América latina, Africa y Asia.

Tampoco es una exageración manifestar, que jamás un presidente Norte Americano a tenido un contra peso natural que refleja la abismal diferencia entre la impopularidad y la aceptación, especialmente con el ex presidente Bush.

El capitalismo dividió a los moradores de la tierra, no solamente por la raza, la religión, la nación o la ideología, racismo existente desde siempre en los Estados Unidos y Europa por las monarquías; principalmente, lo hizo por los recursos naturales para la explotación. Si examinamos las poblaciones del globo, encontraremos pueblos que siguen viviendo de la pesca y la caza, buscándose la comida tal como lo hacia el hombre miles de años atrás.

Toda la humanidad, dependen no de la caza ni de la pesca sino de la agricultura, en muchos aspectos son como sus antepasados de hace siglos, ahora expectantes por las nuevas revoluciones, pero encajonados en mega ciudades. El 20% de la población mundial forma parte de las oligarquías capitalistas, viven en la moderna opulencia, consumismo y derroche energético, aprovechándose de las invasiones imperiales para mantener al capitalismo. Son en efecto, gente del capitalismo.

Ahora absolutamente todos conocen a Obama y a Chávez, nuevo contrincante en pelea por la popularidad mundial, nuevo reto para el alicaído líder revolucionario. De la innovación hacia el socialismo depende conservar su popularidad mundial. Obama, no representa nada significativo para el 80% de la población mundial, simplemente no lo puede hacer, más que ofrecer y ofrecer mejoras una vez que el imperio se recupere de la crisis…

Situación que Venezuela y las naciones latinas no pueden seguir postergando. Además, saben esos pueblos que, después de cada discurso del presidente venezolano, siempre con ofrecimientos, hechos y resultados revolucionarios, especialmente por la energetizada integración, cada uno de esos países, sus mujeres y hombres se transforman en un centro intelectual de orientación socialista.

Millones de personas en el mundo se sienten atraídos por ese ritmo vital, desviándose mucho de sus caminos para alcanzarlos, y sintiéndose angustiados, intensos e incómodos cuando aquel ritmo socialista no llega a esos lugares. Quieren estar donde esta la oportunidad, luchando por la igualdad, ya que hombres y mujeres de todas las generaciones anhelan superar su estado social actual.

Es un poderoso atractivo de vida para ayudar, formar, y mantener centros intelectuales de orientación socialista. Ahora los resultados, el gran salto al socialismo no puede esperar.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3799 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: