La burocracia como acción contrarevolucionaria

José Vicente Rangel puso "el dedo en la llaga" con sus recientes aseveraciones en torno a como se enquista la burocracia en los órganos del estado. Que lo señale un periodista y luchador revolucionario con la trayectoria de Rangel es suficiente motivo para generar preocupación en los sectores revolucionarios. No podemos catalogar de otra manera la acción deliberada o no de un burócrata que no sea un acto de traición a la revolución; dentro del sistema capitalista esto es normal, funciona incluso como una especie de "escuela" en donde se forman los burócratas más conspicuos y a la postre los mayores estorbos para el avance de cualquier revolución e iniciativa de cambio.

La revolución Bolivariana no escapa a esta perversa forma de actuar dentro de la estructura del estado. El capitalismo igualmente se fortalece y activa uno de sus mecanismos de autodefensa recurriendo a los viejos valores del privilegio del funcionario público, esos privilegios con los cuales han estado investidos dichos funcionarios son tomados por algunos como algo normal, algo que forma parte de las características propias de todo servidor público y recurren a los mil subterfugios para mantener estas groseras formas de tratar al pueblo. Algunos de ellos recurren muy diligentes a echar a padres y madres de familia a la calle, retardar el pago de los derechos laborales que por ley le corresponde, bajo la excusa de la crisis y "la lucha contra la burocracia", sin embargo, por más paradójico y contradictorio que parezca, acentúan en sus procedimientos la forma más vil de ejercer burocráticamente sus gestiones al frente de los organismos que se encuentran, gracias al desarrollo de la revolución y fundamentalmente a la presencia del comandante Chávez y su liderazgo indiscutible ante el pueblo que los lleva a esos cargos.

Ante una situación de estas características se requiere de una acción contundente por parte del partido; nota deben estar tomando los nuevos vice-presidentes y las coordinaciones que en cada estado tienen responsabilidad, pero, desde toda óptica lógica que se analice, el tema del comportamiento burocrático dentro de la estructura del estado tiene que ser objeto no solo de análisis y estudio sino de la posición más contundente en contra de esta práctica que conspira contra la instauración del nuevo modelo social que la revolución propone. Este tipo de comportamiento no tiene otra misión que bloquear la revolución, retardarla y truncarla, con ello buscan generar descontento e incertidumbre en la población hasta el extremo de considerar imposible los cambios; es la estrategia del imperio, juegan a ella y lo lamentable es que existan algunos "tontos útiles" integrantes de las fuerzas revolucionarias que por ignorancia, desidia, intereses personales o cualquier otra cosa, con estas actitudes se prestan para que la reacción cree una franja donde prolifere la desesperanza. Todo esto trae consigo la más asquerosa forma de interrelacionarse entre estas mafias que se enquistan en los organismos del estado jugando el papel de sapa dentro de las instituciones, pululan grupos, "tendencias", "equipos", que no son sino la perversión más atroz, cuyo único objeto son abrevar en las redes del estado la telaraña de la reacción, además de ser ésta una fuente generadora de corrupción que termina perjudicando al más débil, al que no tiene recursos y padrinos, como lo señala José Vicente, para mover algo dentro de las estructuras del estado se requiere “de dios y su ayuda”, es decir, el pueblo llano termina atrapado en estas "batallas" de grupos internos que no son capaces de escribir siquiera una cuartilla para opinar en materia política y crear una verdadera tendencia dentro del partido, hecho además plausible, sino que obedecen a los esquemas de los partidos de la cuarta república en donde la retaliación está en primer orden basado en intereses mezquinos.

Es una verdadera estupidez observar como se apoderan de la estructura del estado personajes que motivados por una torcida interpretación del proceso se convierten en sus peores enemigos en la práctica. Con esto no pretendo solo echarle la culpa al funcionario per se, el gran culpable es el dirigente político que lo permite y quienes asumen responsabilidades de conducción política y se acercan a los centros de poder mediatizados por infinidad de compromisos o qué sabe que cosa que los postra y los castra.


Esta burocracia conspira en todas sus formas contra la revolución y contra el socialismo, pero quizás la mayor conspiración es contra el propio presidente Chávez; tomando en cuenta el capital político de este hombre en el cual el pueblo confía, su mensaje y su acción siempre está rodeada de gestos socialistas, de acciones socialistas, de comportamiento socialista. ¿Cuantos han llegado en hombros de ese liderazgo y con su comportamiento han terminado traicionando el compromiso histórico asumiendo posiciones burocráticas? Estas reflexiones son necesarias hacerlas en el seno del pueblo, en el seno del movimiento revolucionario. No pretendemos darle armas a la derecha, lamentablemente a veces uno se ve obligado a intentar algo y publicar estas reflexiones por esta vía pero con la sana intención de generar el debate necesario. Es difícil el camino, pero generar el debate es una acción revolucionaria. Tampoco pretendemos personalizar, solo estamos claros de la necesidad de dar esta batalla que no solo es política, es ideológica.

Habrá quienes se pavonean de contar con todos los recursos para "controlar" maquinarias internas, para arrasar en cualquier medición. Ojala el partido tome medidas para que la conformación de futuros equipos políticos sean producto de una metodología distinta en donde se valore lo cualitativo ante lo cuantitativo en equilibrio perfecto basado en la participación y el protagonismo del pueblo. El partido tiene la misión de ser contralor político de la actuación de los cuadros del PSUV en funciones de gobierno, en una acción donde prevalezca el criterio revolucionario que siempre debe estar nutrido de la justicia, de solidaridad y la comprensión adecuada de fenómenos incrustados dentro del sistema capitalista y que en esta etapa de transición amerita de una contundente acción fortalecida en los principios fundamentales de la revolución bolivariana.

El líder del proceso nos llama a entrar en la etapa de la ofensiva socialista, eso obliga a quienes cumplen roles de dirección a tener siempre presente la visión estratégica y los principios que mueven esta revolución bolivariana. Se supone que esto es un lugar común y no podemos menospreciar lo avanzado hasta estos momentos; no podemos negar que en muchos espacios conquistados se está haciendo el trabajo, sin embargo, falta por hacer y eso queda demostrado con las reflexiones de José Vicente Rangel. En las elecciones regionales del año pasado se abrió un compás interesante y nuevas generaciones accedieron al poder local, sin embargo, tampoco podemos atribuir este comportamiento a un hecho generacional, es una cuestión de acción, de comportamiento, de ética y compromiso socialista. Como muchas veces hemos señalado, ante la propuesta de Chávez de tomar medidas socialistas, si hacemos análisis en algunas regiones, ese socialismo que nos sugiere Chávez, pareciera estar muy lejos de la aplicación correcta, incluso, de intentos para aplicarla. Hay quienes llevan a cabo una gestión eminentemente capitalista, fuera de slogan y clichés no hacen otra cosa distinta que pulular en la coyuntura política y oportunistamente manejarla a su favor. Usan la estructura política de la revolución no en función de construir el socialismo, de aupar la democracia participativa y protagónica, sino con intereses no muy claros y enmarcados en los principios socialistas. Construir el estado socialista es la única forma de abatir el fenómeno de la burocracia, para ello debemos tener claro que esto es un fenómeno propio del capitalismo y hay que combatirlo como sistema…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1836 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor