Notas sobre el artículo de Martín Guedes "En búsqueda del Socialismo", publicado en Aporrea el 02/08/08

Estoy de acuerdo Martín en casi todo lo expresado en este artículo, como bien dice un refrán das con el martillo en el clavo y pones el dedo en varias llagas que carcomen este proceso sin piedad ni compasión. En nombre de una revolución socialista apenas incipiente y timorata; los revolucionarios de opereta hacen de su capa un sayo con este proceso, y les importa poco lo que les dice el presidente y haciendo cosas incomprensibles donde uno queda turulato.

Socialismo. Sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes. Movimiento político que intenta establecer, con diversos matices, este sistema. Teoría filosófica y política del filósofo alemán Karl Marx, que desarrolla y radicaliza los principios del socialismo.

Martín, que sueños los nuestros, la senda del socialismo igualitario como lo llamas muy acertadamente, y que conduce al paraíso del comunismo perfectible. Esto únicamente Cristo la llevó a la praxis con sus apóstoles y mira como acabó, sus enemigos los poderosos de entonces y el clero judío lo crucifican sin más ni más ¡Cristo era un terrorista! dirían ellos. Los que crucificaron a Jesús, son los mismos fariseos de hoy.

Sin duda, esto es una lucha de clases. De ricos contra pobres, explotadores contra explotados y el que no lo quiera entender así, no conoce nada de revoluciones ni luchas sociales, ni puede denominarse revolucionario. Los oligarcas pro imperiales, son los principales conspiradores en contra de este proyecto socialista y están apoyados por el imperio gringo y otros reyecitos más pequeños, pero no por eso menos peligrosos.

Bien apunta Martín, existe otro enemigo más peligroso que el primero es los ADN de las malas costumbres heredadas y aun existentes. Muchos compatriotas han perdido hoy la ruta, el horizonte y la brújula y no han aprendido a desaprender las malas mañas de un pasado oligarca grabadas en sus mentes. Se consideran reyecitos de nuestros predios, no desean ni les interesa aprender el saber socialista, menos comportarse como tales. Ignoran que nuestras capacidades están al servicio del pueblo y del proceso y no de sus intereses particulares.

Esto es necesario tenerlo presente, si deseamos hacer revolución verdadera.

Como dices, muchos pero muchos se dejan conquistar fácilmente por el dulce encanto de la burguesía. Hay una película creo que de Federico Fellini, con este nombre.

Esta mezcla de las viejas costumbres, y de las viejas estructuras aún latentes en el proceso están en oposición a las nuevas estructuras, son como un volcán para este proceso, es como estar manejando nitroglicerina por una calle cubierta de rocas. Como querer unir aceite con agua. Estas malsanas costumbres del pasado burgués, están presentes hoy, y no se pueden borrar de un carajazo de las mentes pitiyanquis.

Matamos al tigre y le tenemos miedo al cuero. O será que los cueros están metidos aún en el gobierno. Está vivo el tigre y es letalmente peligroso cargar con estos cueros para el proceso.



Para abrazar un modo de vida revolucionario y por ende socialista primero hay que ser revolucionario y sentirlo profundamente, quererlo y desearlo como Cristo quería y respetaba a su padre.

Esto es difícil en verdad, cuantos los que se llaman revolucionarios sucumben ante el encanto de una hamburguesa o tan sólo de una Coca Cola.

Aparte, existen revolucionarios de opereta que trabajan para y se benefician enormemente del proceso. Pero guardan en dólares o en euros (sus ganancias) en bancos pitiyanquis o de Curasao o en las Islas Caimán. Pues, lo creen más seguros. Como me dice mi amigo Gago, el colombiano, con gente así, no se puede hacer revolución.

Tiene sus encantos la burguesía, es cierto, y el cuerpo es de carne la carne es débil y todos nacemos pecadores. No es lo mismo vivir en un rancho en un cerro o en una casita de polipropileno que vivir en el Country Club o en una mansión en la Lagunita. No es lo mismo andar en una moto china, que tener una Harley Davison, o disponer de una de las famosas Homer. Ni es lo mismo ser dueño de un banco o de una empresa como Polar, que tener una venta de arepas empanadas y refrescos a la orilla de una calle en el Palito.

Esta es la diferencia entre un burgués y un hombre del pueblo. Como bien dice Martín, estos burgueses de nuevo cuño son letales para el proceso. Además desencantan a quienes los conocieron en un reciente pasado y los ven ahora disfrutando como tu llamas del dulce encanto de la burguesía.

Estos nuevos burgueses hacen dudar al pueblo, lo ponen a meditar y a pensar sobre si no estaremos perdiendo el rumbo verdadero. Y son bastantes, como decía Maisanta al ver al enemigo. La quinta columna nos rodea, es la más peligrosa. ¡Maisanta que son bastantes! Decía Pedro Pérez Delgado.

Un gusano tan solo, pudre un cesto de las mejores manzanas.

Estos burgueses de nuevo cuño como los llamas o blancos pintados ahora de rojo, son como minas antipersonales, cualquiera puede topar con ellos y descalabrarse la crisma, y lo mismo hacen con el proceso lo destruyen, no lo quieren, puesto que no les interesa ir más allá. ¡Hay que conciliar dicen ellos!

Esto es muy importante y aquí yo creo que se encuentra el problema de este asunto. Como dice Ernesto Guevara (el che): "Todo parte de la errónea concepción de querer construir el Socialismo con elementos del capitalismo sin cambiarles realmente la significación. Así se llega a un sistema hibrido que arriba a un callejón sin salida o de salida difícilmente perceptible que obliga a nuevas concepciones, a las palancas económicas, es decir al retroceso".

Es un bello sueño, Venezuela Bolivariana y Socialista, aún hoy, una utopía lejana pero soñada por los revolucionarios auténticos, y es alcanzable, pero si como decía el Che Ernesto Guevara: "para estro, debemos formar al hombre nuevo capaz de llevar a la realidad esta utopía realizable".

Hombro con hombro con el pueblo formemos la vanguardia. Edifiquemos las Juntas Comunales, estructuremos al pueblo para ejercer su poder desde las bases. Levantemos sin miedo una nueva sociedad socialista, y por ende revolucionaria que avance que adelante día a día en su quehacer diario la teoría unida a la praxis, para dignificar al hombre y elevarlo a su más alto pedestal, el de revolucionario.

Jesús unido a sus apóstoles.

Para ello, es menester usar la regla de oro del cristianismo ama a tu prójimo como a ti mismo o dicho de otro modo no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti.

Desde las comunas como bien dice Martín, se puede concretar la obra del proceso y unir la praxis con los valores morales y espirituales del hombre nuevo para construir el socialismo revolucionario. Creo por esto que la creación de los Consejos Comunales y de las Comunas (unión de varios Consejos Comunales) es tan importante para el futuro del proceso actual, al igual que, la ideología y los principios éticos y morales. Lograr el ensamble de estas estructuras para darle el poder al pueblo y estructurar una verdadera vanguardia de revolucionarios conscientes llenos de ideales de principios de moral de ética y solidarios con sus hermanos a lo largo del territorio nacional.

Pero ojo, que aquí, en estas nuevas estructuras han comenzado a infiltrarse esa nefasta quinta columna con su dulce encanto de la burguesía. para tomarlos por asalto para sus oscuros fines.

No es un sueño construir una Venezuela socialista, lo ha demostrado Cuba, ¡si Cuba pudo hacerlo también nosotros! Al mismo tiempo, es imprescindible formar el hombre nuevo. En lo cultural e ideológico, Venezuela ha dado ya grandes pasos en este sentido.

Debemos desechar el individualismo y ser personas humanas y solidarias con el dolor y las necesidades de nuestro hermano. Debemos trascender a la vida espiritual y hacer ahora en la tierra el reino de Dios donde reine la paz y la solidaridad humanas. Esto es cristianismo puro amigo Martín.

Pienso que el espíritu del soñador es inalcanzable y sus sueños nunca se acaban, pues el soñador siempre eternamente sueña con algo mejor y con un mundo perfectible y justo. Las comunas deben ser la cuna donde nazca ese hombre nuevo dotado de una alta sensibilidad hacia el dolor y el sufrimiento ajenos, y la ética revolucionaria en todos sus aspectos deberá reinar en las Comunas Socialistas Bolivarianas.

Debemos construir el socialismo y la nueva patria con los mejores hombres y con los mejores valores de este hombre nuevo, que se está creando ya en las escuelas y en los centros de enseñanza media y superior. Es el hombre comunitario, el hombre socialista, cristiano y solidario.

* El proceso debe ser implacable con sus enemigos, pero hasta el presente ha sido consentidor, perdonador y alcahueta, ha jugado a la democracia burguesa, siguiéndoles el juego a los enemigos del proceso.

Precisamente son aquellos que le dicen al oído al presidente: cuídate de la ultra izquierda, de los revolucionarios guevaristas, de Fidel Castro y Daniel Ortega, de Correa y de Evo o te pueden llamar terrorista. Los que así le hablan y piensan, no son amigos del presidente, ni del proceso, y menos del pueblo del trece de abril

Martín debemos crear una nueva infraestructura sustentada con valores socialistas para avanzar por el camino de la justicia social pero sin descuidar aquellos seres que no quieren que el proceso avance.

Vigilando aquellos del entorno cercano al presidente que no cumplen con sus mandatos ni lineamientos. Cuantos regaños, llamadas de atención y reprimendas les ha dado el presidente, delante de las cámaras, delante del pueblo, y en el Aló Presidente. Sí, llamadas de atención muy serias son las que han recibido los que rodean al presidente (sus más cercanos colaboradores) por no cumplir con sus líneas, por no haber ejecutado sus órdenes políticas y estructurar sus planes de gobierno correctamente. Realmente señores con personas así, no se construye socialismo ni se hace revolución. Cuantas veces el compañero presidente los ha cazado en mentiras sobre lo que pregunta y le informan equivocadamente a conciencia. Esto lo ve el pueblo, lo sabe y conoce el pueblo, pues el pueblo ha aprendido a ver la realidad a escuchar a su líder y sabe cuando las cosas marchan bien o mal.

Esto Martín es lo que se llama el chavismo sin Chávez, tu habla, desgañítate por el programa dominical Alo Presidente, que nosotros, (el entorno cercano ) hacemos lo que nos da la gana y lo que nos conviene más a nuestros intereses y no a los del pueblo.

¡Aquí está, la espada de Damocles de este proceso! Esta es la ¡La quinta columna!

Burocratismo Definición del Che: La demora en la solución de los problemas debida al trámite innecesario

Para hacer revolución primero hay que tener revolucionarios. Sin revolucionarios no se puede hacer revolución. Pero tenemos una esperanza, hay un revolucionario infiltrado en Miraflores: El Presidente Hugo Chávez.

requenave1@gmail.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3229 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a61829.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO