El funcionario público de la revolución bolivariana

El funcionario público verdaderamente identificado y comprometido con el proceso revolucionario bolivariano que lidera nuestro presidente, el Comandante Hugo Chávez, se concibe así mismo como un servidor de los ciudadanos y de la república, y no ostenta dicho cargo para servirse a si mismo de la sociedad o del Estado, entiende su actitud, pensamiento y acción en función del otro, o como dirían los sociólogos postmodernos de la otredad, la vocación de servicio, el ser solidario y la indignación ante cualquier injusticia son premisas permanentes en su actuación, no importa el status o jerarquía, ni mucho menos la institución o el ente público donde se labore, o mejor dicho sea un real y autentico servidor de la comunidad, y más aún cuando tienen relaciones directas con el público usuario.

Dice un conocido adagio popular “no basta con que la mujer del Cesar sea decente, tiene que demostrarlo” de igual manera, no basta con que el funcionario público se defina así mismo como revolucionario, es más bien cuando tienen que demostrarlo, y es que su actuación vale inmensamente más de lo que diga, y más allá de su discurso, en este caso la congruencia entre pensamiento y acción adquiere mayor valor.

La humildad, y la cordialidad siempre debe estar presente en su trato con el público usuario, independientemente de sus estados anímicos, de sus naturales cambios hormonales o sus circunstancias de orden estrictamente personal, pues a la gente a la cual sirven, nada tienen que ver con dichas situaciones.

Los funcionarios públicos deben atender “puertas abiertas”, las audiencias son parte del subterfugio para darse “caché” y para intentar demostrar que están “full de trabajo” cuando en la realidad, la carga laboral es bastante menor, a menudo muchos funcionarios expresan sus complejos de inferioridad con posturas soberbias y prepotente tal como lo hacen muchos funcionarios policiales que cuando poseen “un arma en el cinto” creen que son superiores a cualquier mortal.

De tal manera que consideramos que un funcionario público comprometido con la revolución bolivariana, debe poseer un perfil y un comportamiento cónsono con ese perfil, radicalmente distinto al funcionario público cuartorepúblicano, con otra visión y con otra lógica de acción y pensamiento, y que su misión social responda a la actual la filosofía del Estado venezolano de los nuevos tiempos, la refundación de la república, la construcción de la sociedad socialista del siglo XXI, pasa entre otras coordenadas por un Estado al servicio del ciudadano, que propenda al fortalecimiento del poder popular y de la acción contralora del ciudadano común sobre el funcionamiento del propio Estado, y para que ello sea posible, se requiere de funcionarios públicos que respondan con su praxis a esa filosofía.

mcrespo48@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8493 veces.



Mariano Crespo

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: