El 1o. de Mayo convalida la relación Obrero-patronal

El Presidente Chávez señaló un punto muy importante en su alocución de anoche, con motivo de este nuevo 1º. de Mayo. 

Habló del peligro de la *colonización* de la conciencia del proletariado ejercida por el patronato burgués. Por colonización se entiende alienación. Y es verdad, en este sistema capitalista la considerable mayoría del asalariado termina adoptando una conciencia burguesa, y no puede esperarse otra cosa de un sistema económica e ideológicamente gobernado por la clase patronal. 

Efectivamente, este sistema genera una marcada desigualdad salarial. Remunera mejor a sus asalariados más productivos. Se rige por el principio de *a cada quien según su trabajo*. 

Como la formación técnica y profesional está de partida desigualmente distribuida, y   la división técnica del trabajo en los talleres industriales requiere diferentes grados de tecnicismo laboral, la mayoría de los obreros reciben bajos salarios, y sólo una pequeña parte los recibe medianos y altos. Estos últimos se convierten en una suerte de trabajadores dignamente valorados que se salen de la banda de la pobreza, pueden adquirir buenas viviendas en propiedad privada, educar a sus hijos y   mantenerse en un nivel de confort relativamente bueno, en comparación con la vida de pobres y hasta miserable que termina llevando el grueso del proletariado. 

Esos asalariados mejor remunerados, al lado de los pequeños industriales y del comerciante menor, terminan formando la subclase llamada *pequeña burguesía*, vulgarmente conocida como *clase media*. 

Esa pequeña burguesía jamás ha sido protestataria del sistema capitalista, sino todo lo contrario. De su seno han salido los más furibundos epígonos y continúan saliendo sus mejores panegíricos. La mayoría de los Nobelados de Economía son una muestra.  

Ahora bien, desde hace más de un siglo se organizó la protesta proletaria contra la miseria burguesa, contra los bajos salarios, contra la jornada excesiva y contra las inhóspitas e inseguras condiciones laborales. 

A eso se ha reducido la lucha de clases que inspiró el marxismo, y mire que se ha avanzado en esa lucha *obreropatronal*, muy distanciada de la verdadera lucha social clasista *obrero- patronal*.  

Precisamente, porque la lucha sindical ha sido una lucha obreropatronal es por lo que el Presidente Chávez llama la atención sobre esta desviación ya que la pugna entre obreros y patronos sigue girando sobre el reparto del plusvalor, sobre la reducción de la ganancia, sobre los precios de las mercancías, sobre la duración de la jornada laboral, sobre las condiciones del taller industrial.  Y como quiera que *no se les están dando una pedrada en el ojo a ningún trabajador que le aumenten el salario…*, todos terminan contentos, obreros y patronos, todos terminan convalidando el sistema capitalista. 

Porque ciertamente la verdadera alienación, la auténtica *colonización* de la conciencia proletaria, ha sido lograda a través de esa pugna crematística y salarial, con lo cual se mantiene viva la relación burguesa y sigue cohabitando la dupla de clases. 

Porque lo que el marxismo quiso denunciar no fue el mal reparto del plusvalor, ni las excesivas ganancias del industrial, ni las largas jornadas ni la insalubridad de las condiciones del taller, ni de la vivienda del proletariado mayoritario. Lo que el verdadero marxismo nos dice es que la lucha social debe ser la lucha por la eliminación de esas clases sociales, la lucha porque todos seamos trabajadores, todos demos lo mejor que tengamos como fuerza laboral, que nadie viva del trabajo ajeno, ni de su capital material, ni de sus tierras, ni de sus privilegios políticos. 

 La verdadera lucha social no debe ser entre obreros y patronos sino ente la clase obrera y la clase burguesa para que ambas clases desaparezcan. Hasta ahora todo lo que se ha logrado es convalidar el sistema clasista mediante mejoras económicas que no van al fondo del asunto.  

Por ejemplo, los salarios son costes de las mercancías, y como tales tienden a encarecer el costo de la vida. El capitalista ve en los aumentos salariales un aumento en sus inversiones, mismas que derivarán mayores ganancias y reciclarán el malestar obrero, para que el próximo 1º, de Mayo se vuela a ajustar los salarios,   se reconvalide la colonización de la relación obrero-patronal y esta  se reduzca a una relación obreropatronal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4443 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: