En Revolución nada es mucho

Me llamo la atención, la palabra “mucho”, utilizada por el presidente Chávez, viniendo de el, sabemos que no es ni justificación ni conformismo, el problema es, que ya esta siendo utilizada por el resto de funcionarios que la repiten como loros. Mucho, viniendo de ellos, suena a bastante, suficiente, a conformismo y esa es una contradicción, ya que Chávez siempre ha dicho, y nosotros sabemos, no sobre dimensionar los logros, tampoco minimizar las metas revolucionarias y al enemigo que siempre nos asecha dentro y fuera del país.

En América Latina la revolución y el socialismo, han sido escasamente numeradas, prácticamente no han existido, o han sido muy breves, por lo tanto no son producto de una evolución interna, lo que constituye en si mismo, la mayor fuente del problema. Hasta ahora el capitalismo es el único que ha avanzado, siempre ha existido, nos ha hecho mucho daño, cultural, económico, político, social, hasta ahora, el capitalismo ha evolucionado en todo el planeta hasta convertirse en científico, en Latinoamérica, sin contar con condiciones de crecimiento auto sustentable y de desarrollo autónomo, excepto Cuba, como sistema político económico socialista, el neoliberalismo, es lo único que existe.

En consecuencia revolución y socialismo carecen de condiciones estructurales y de dinamismo de sociedad, esenciales para la unión, la estabilidad y la trasformación equilibrada de un orden político social, inherente a la igualdad de oportunidades. El hecho de que no exista un modelo socialista para emular, no significa que este no halla hecho historia revolucionariamente hablando, solo significa, que es necesario usar conceptos, análisis, categorías, interpretaciones, tomando en cuenta una peculiaridad, que la realidad se presenta siempre de una manera diferente, por lo tanto exige una redefinición del modelo socialista a construir, utilizando siempre la revolución, y esta nunca encuentra estructuras afines, pero si materia prima como la pobreza, la represión, la opresión, la explotación, miseria, contaminación, las obras que cada gobierno hagan para remediar estas situaciones se les denominan logros políticos para beneficio social, urbano, regional, pero nunca satisfacen las necesidades revolucionarias camino al socialismo.

Para construir un modelo diferente, que supere el sistema capitalista, y mientras esto no ocurra, es decir superar el modelo del capital, nunca es mucho en una revolución. Esto implica una contradicción teórica, al concepto de revolución social, esta no se configura perceptivamente o cognitivamente para organizar el comportamiento social colectivo y sus impulsos revolucionarios para la destrucción del sistema existente. Además es falso suponer, de ahí, que ese sistema capitalista haya sido sofocado, halla suprimido, a un cuando se viva un proceso revolucionario, inclusive con un sistema socialista consolidado, los hábitos capitalistas, neoliberales, siempre existirán, lo importante es que la conciencia poblacional en la praxis supere la conciencia del capital, la reflexión revolución, sugiere que las insatisfacciones de la oligarquía, son mas peligrosas para una revolución en formación, que busca una sola clase social con igualdad de oportunidades que el socialismo persigue, con voluntad colectiva de una clase en si para si, por lo tanto, mucho no existe en una revolución.

Mientras no exista el socialismo, mucho, es manipulación, es igual o equivalente, a lo que ya están usando los “científicos” encargados de superar los problemas de la alimentación; estos ministros de alimentación, de mercal, no cumplen 60 días en sus cargos, y ya empiezan a manipular al decir: No hay desabastecimiento, “hay ausencia de alimentos”, no se detienen a pensar, meditar, que no hay alimentos, por falta de planificación, de convicción revolucionaria inclusive de voluntad política, y que esta falta de convencimiento, ofrece como resultado tierras abandonadas, feudalismo, monopolismo, superar el problema de alimentación , no solo significa traer cientos de miles de toneladas de alimentos de afuera, significa construir una soberanía alimentaría por medio de proyectos agro industriales, primero superen la seguridad alimenticia, ofreciendo seguridad al campesino, por medio de créditos blandos, tecnología agropecuaria, sistemas tradicionales ecológicos y toda la cadena alimentaría, bajo el control del campesino, solo así en cinco años podríamos superar el desabastecimiento alimentario, reducir las tensiones sociales que quieren suprimir esta revolución.


El conformarse, contentarse, por que ya se ha hecho mucho, y no es así, revolucionariamente, en conocimiento ideológico socialista, conciencia revolucionaria, no se ha hecho nada para construir el socialismo. Si uno se pregunta ¿por que digo esto?, porque no existe estabilidad y capacidad de renovación, la primera no puede afrontar las tensiones y conflictos del proceso revolucionario, son un poder en riesgo, afectan la estabilidad política e incluso se destruyen a sí mismo, por entidades publicas ineficientes, por la corrupción imperante, favorecen la destrucción de la posible historia revolucionaria. En el caso de una nueva sociedad de clases, no logra absorber y orientar las fuerzas de transformación del pueblo, esta condenada a la crisis permanente, ya que no tiene voluntad colectiva, por los conflictos que impiden la formación de la conciencia socialista y en particular de su masificacion, por el resquebrajamiento de las cúpulas del gobierno.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2742 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: