En la profundización de la Revolución, brincan las medias tintas

Coincido totalmente con el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, cuando dice: “Creo que América Latina está empezando una nueva época y ese cambio de época también va a significar empezar nuevamente a crear pensamiento propio, como el Socialismo del siglo XXI que es una idea nacida, sobre todo, de una realidad Latinoamericana". Venezuela ha levantado la bandera del socialismo, como una manera de organización social mas justa, y con elementos autóctonos y latinoamericanos, de la creación de una patria mejor. La creación de un nuevo modelo de sociedad que reivindique los valores y los derechos de todos y todas, se hace en esta nueva época necesariamente urgente. Hoy nos encontramos con un mundo globalizado, al que estamos destruyendo gracias al sistema capitalista y neoliberal, imperante en nuestro planeta. Venezuela se presenta, junto con otros países latinoamericanos y del Caribe, como la esperanza para todos aquellos que piensan que un mundo mejor es posible.

Hoy en nuestro país esta planteado una reforma constitucional que busca profundizar la Revolución, y democratizar los distintos espacios que durante tanto tiempo se les había negado a los y a las Venezolanas, durante la cuarta republica y los gobiernos oligarcas. Pareciera que la propuesta de Reforma Constitucional, que busca en términos generales la profundización de la Revolución, y la creación del Socialismo del siglo XXI, incomoda a todos aquellos que no tienen la verdadera concepción revolucionaria de la creación del Poder Popular. Artículos propuestos en la Reforma, como el 109, donde se reconoce la verdadera autonomía universitaria y el Voto Paritario, es decir, la igualdad de derechos para los profesores, los trabajadores y estudiantes; ponen a temblar a la Aristocracia de las Universidades elitescas del país, las cuales estaban acostumbradas a dirigir las casas de estudios, de acuerdo a sus intereses personales e incluso foráneos. Artículos como el 115, donde se reconocen distintas formas de propiedad (aparte de la propiedad privada), y que ayudan a crear y repotenciar el verdadero “Poder Popular”, pareciera que incomoda a la clase capitalista que no esta dispuesta a construir una patria mas justa. Artículos como el 141, en donde se reconoce y se le da rango constitucional a las Misiones, lo que democratiza los distintos espacios en donde la mayoría de los y las venezolanas hacen vida y participan; en la reivindicación de sus derechos, parece que asqueara a la burguesía y a la oligarquía nacional.

Definitivamente hace falta responder en cuerpo y alma a los verdaderos intereses del pueblo venezolano, para apoyar esta Reforma Constitucional que reivindica lo que nuestro pueblo nunca ha tenido; el poder. Es necesario estar comprometido hasta los huesos con la creación de un mundo mejor y más justo, para apoyar este proyecto que profundiza el proceso revolucionario bolivariano. Pero antes que nada, y lo para mi mas importante; hay que ser necesariamente Revolucionario, por eso no me ha de extrañar que brinquen por ahí, algunas medias tintas que siempre respondieron a intereses personales o de clases. Yo voto que si. ¿y tu?

adaleduardo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1487 veces.



Adal Hernández


Visite el perfil de Adal Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: