El partido socialista... instrumento del pueblo para la construcción del socialismo

El Partido Socialista se construye, para despecho de algunos pocos, acrisolado en el corazón del pueblo venezolano, a pesar de intentos malsanos e intenciones inconfesables, los equipos que semanalmente se reúnen a debatir están dando una batalla contra los que pretendieron desviar la intención de este hermoso proceso hacia el socialismo. Ante esta situación, el imperialismo y sus lacayos activaron las alarmas, desesperados intentan desmotivar, maniobrar, confundir y hasta desvirtuar este monumental esfuerzo colectivo. A cada rato se acusa al gobierno de no debatir, ¿Les parece poco un millón quinientas mil personas discutiendo artículo por artículo la reforma constitucional? Sumémosle las innumerables asambleas y reuniones impulsadas por la Asamblea Nacional y otros entes públicos y todavía a la oposición le parece que no se discute. Obviamente que este libreto está desfasado, que ironía… el imperio más grande de la historia de la humanidad y resulta que son tan flojos que no son capaces de elaborar un libreto nuevo. Todavía siguen utilizando el aplicado en Chile de 1973 contra Allende. Sin embargo, es deber de todos estar atentos. Estos días son de cuidado, la oligarquía criolla aupada por la internacional, se juega a rosalinda y no podemos menospreciar su poderío, su capacidad de destrucción. Una invasión es muy difícil, pero el “golpe lento” sigue en marcha. La escasez de algunos rubros alimenticios de los supermercados privados, medicinas y maniobras de todo tipo con el fin de crear las condiciones necesarias, el descontento y la desilusión por parte de los sectores más golpeados económicamente es el actual objetivo del imperio. Ya la línea esta lanzada, crear descontento, caotizar, entrabar, retardar, en fin es la estrategia del golpe suave.

El título del artículo es más que explicito, el partido… instrumento del pueblo. Algunos señalarán que es un error hablar de instrumento, pero en realidad no puede ser otra cosa. Hay quienes piensan que un partido, la construcción de este, consolidación y desarrollo, es el fin de este hermoso esfuerzo colectivo, pero, siempre hay un pero, el partido solo puede ser interpretado como un instrumento para liberar, para construir el socialismo… en el escenario actual existe un conjunto de elementos que confluyen en la interpretación acertadísima del líder, no obstante, el objetivo es crear un partido socialista que coadyuve, sea instrumento del pueblo para construir nuestro socialismo y en esto estamos obligados a ser muy claros. Quienes han asumido el compromiso histórico de construir este partido, el pueblo, le dará la más contundente derrota política al imperialismo y sus secuaces con el solo hecho de estructurar dicha organización. No es fácil, no ha sido fácil, pero este pueblo está decidido a ser libre y lo logrará, lo logrará a medida que comprenda su rol protagónico y esto se está logrando.

Pareciera extraño pero ya no se nota la dependencia del “cacique” que en cada sector tradicionalmente marcaba la pauta. Quienes pretendieron desinflar la iniciativa de Chávez se quedaron con los crespos hechos, los infiltrados cada vez están más acorralados. Los oportunistas se están dando cuanta que allí no tendrán vida y optan por marcharse. No podemos negar que causa cierta “arrechera” las tácticas de los infiltrados, los oportunistas y demás. Porque vamos a estar claros… cuando hablamos de infiltrados no solo nos referimos a quienes de manera sistemática ejecutan un plan para desviar, crear confusión y generar el desasosiego en los aspirantes a militantes, también tenemos que revisarnos nosotros mismos que hemos sido víctima de una infiltración y una alienación permanente durante décadas, prácticamente desde que nacimos, sin embargo, después de ensayar y conocer lo hermoso que es compartir con un colectivo que trata de superarse, estudiar, debatir y romper con las cadenas de la enajenación y alienación, no nos queda otra cosa que empujar para romper con tales cadenas ideológicas que nos oprime. Pero la satisfacción es doble cuando nos damos cuenta que lo estamos logrando y lo estamos logrando de la mano de cada uno de nosotros mismos y es allí donde está el valor intrínseco de este ensayo de la conformación del PSUV. Al principio había verdadero escepticismo, hoy ya no es así. Se erige un colectivo de hombres y mujeres dispuestos y dispuestas a darlo todo por un partido que será su instrumento, creado por sus propias manos, son su esfuerzo, su tesón, su dedicación y abnegación, y guiado por un líder comprometido con el socialismo bolivariano hasta los tuétanos como es Hugo Chávez. Allí está la virtud del líder al interpretar el sentimiento y al ser un generador permanente de hombres y mujeres libres, dispuestas a abrir las compuertas del siglo 21 con la magna obra de construir en la patria de Bolívar el socialismo y en esto a Chávez nadie le puede quitar lo bailao. Patria, Socialismo o Muerte…Venceremos VENEZUELA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1837 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor