¡Tal hazaña, ningún otro hombre en el mundo la ha logrado!

Sebastián Francisco de Miranda nace el 20 de Marzo de 1750, a su padre canario lo llaman “blanco de orilla”. El padre de Miranda, por su esfuerzo y duro trabajo, hace dinero en Venezuela y con él compra el título de capitán de milicia; los mantuanos, por la discriminación racial y social que profesan, nunca lo reconocen como tal. Miranda, el 25 de Marzo de 1.771 se marcha a España, va con el firme propósito de ingresar en el ejército, por lo que busca a un especialista para que le limpie la macula de su origen, conseguido ésto ingresa al ejército, aprende el francés, el inglés, el italiano y otras lenguas, consigue la ayudantía de Juan Manuel Cagigal y con él viaja a Cuba, pasa a los Estados Unidos sin pedir permiso y por ello es tildado de desertor y enemigo de la corona española.

Conoce a los grandes hombres de la independencia de aquel país, Washington, Madison, Jefferson y otros patriotas, poco después marcha a Londres y se encuentra con un amigo que comienza a presentarlo a importantes personalidades del gobierno británico. En Londres permanecerá por un tiempo y entonces emprende un periplo por toda Europa, Holanda, Hungría, Italia, Grecia y Bohemia; por ser un hombre ilustrado y agradable es invitado a diferentes actos gubernamentales. El 14 de Febrero de 1.787 el príncipe Potemkin se lo presenta a la zarina Catalina, Emperatriz de Rusia, quien queda verdaderamente encantada del venezolano, el gobierno español al saber que Miranda se encuentra en Rusia reclama a la zarina su condición de desertor, por lo que la zarina lo autoriza utilizar el uniforme de oficial del ejército ruso con el mismo grado militar, coronel; después de una temporada en Rusia viaja a Suecia y allí es recibido por el rey Gustavo III. Continúa su viaje a Alemania y visita las ciudades de Hamburgo y Bremen, sigue para Holanda y fija residencia en Amsterdam, allí y se da cuenta que ha sido seguido por gente del gobierno español y cambia el apellido por el de Meroff.

Miranda regresa a Londres en donde propone la emancipación de su país y con ella la de toda Suramérica, su propuesta es bien acogida por los ingleses pero la ayuda no se concreta. Con el tiempo Miranda decide ir a Francia en donde están en plena revolución, llega el 23 de Marzo de 1.792 y de inmediato entabla amistad con connotados dirigentes revolucionarios, le dan un cargo dentro del ejército con un alto grado y mando de tropa y es así como inscribirá su nombre en la batalla Valmy la cual dirige y gana; también por el éxito obtenido en el sitio de Amberes. En París conoce a un capitán brigadier de nombre Napoleón Bonaparte, quien dirá: “es un quijote pero sin locura”. Miranda vuelve a Londres donde la ayuda para emancipar a Venezuela le es negada definitivamente, entonces parte para los Estados Unidos resuelto a que con ayuda o sin ella vendrá al país en procura de su independencia, es en 1.806 que logra armar un barco al cual le pone el nombre de Leander y con 200 marinos norteamericanos llega a la Vela de Coro; donde no consigue apoyo de sus pobladores.

El gobierno español ofrece una recompensa de treinta mil pesos por su cabeza. Dos años después Miranda cree haberse dado las condiciones debido a la invasión de Napoleón Bonaparte a España y la obligada abdicación de Fernando VII, por lo que resuelve regresar a su ciudad natal, Caracas. Su porte elegante, el hablar diferentes lenguas, el título de Mariscal de Campo de Francia y los prejuicios por su origen canario molesta a la mayoría de los mantuanos, pero debido a la declaración de la independencia y el avance del militar realista Monteverde sobre Caracas, es nombrarlo Generalísimo. Miranda observa que no tiene bajo su mando a militares profesionales sino a gente soliviantada e indisciplinada, cosas a las cuales el general no está acostumbrado, razón por la que sabe que no puede aplicar las reglas bélicas en esta guerra. Miranda sigue retrocediendo, abandona Maracay, se pierde la plaza de Puerto Cabello debido a una traición, entonces Miranda ve que no tiene esperanzas de ganar; y transa la capitulación con Monteverde. Cae la Primera República, Miranda es hecho preso y entregado a Monteverde por su propia gente, es enviado a Puerto Rico donde permanece seis meses, y de allí va a tener a una prisión en Cádiz. Ya no hay salida para Miranda, en Cádiz sufre una apoplejía que acaba con su vida el 14 de Julio de 1.816.

joseameliach@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4738 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a38165.htmlCd0NV CAC = Y co = US