Juan Veroes y ahora José Sant Roz: ¿Eso que tú dices y haces en mi contra, no se llama odio?

Parece que Juan Veroes no ha aprendido nada.

Él sigue mintiendo sobre mí.

¿Por qué?

No le sé.

Por eso escribo este artículo, para aclarar algunas de esas mentiras que él ha dicho, otra vez, sobre mí, en su más reciente artículo, titulado, La población de Venezuela tendría que estar totalmente loca para creer lo que escribe Oscar Heck.

Pregunto:

¿Qué carrizo le hecho yo a él para que él siga atacándome con sus mentiras e invenciones (ver más abajo)?

¿O será que él lo hace, ya que, obviamente, él no es capaz de justificar sus propios argumentos en mi contra sin recurrir a la injuria (ver más abajo)?

¿O será que, ya que yo normalmente he sido más leído que él, entonces, él, como para intentar hacerse más famoso, embarca sobre mi nombre, Oscar Heck, para él ser más leído?

Es que, hay que saber que varios escritores aquí en Aporrea usan nombres de personas conocidas en sus títulos con el único fin de atraer más lectores, eso, aun cuando el contenido de sus artículos fuera, digamos, regular. No hay nada malo con eso, es simplemente un hecho, para que sepan, en caso que no lo supieran.

Bueno …

Él (Juan Veroes) parce no darse cuenta que yo escribo porque quiero (y necesito) compartir mis más profundos sentimientos con ustedes, no lo hago por la fama, ni nada al estilo, es que, yo no necesito la fama para justificar mi existencia.

Escribo para no morir.

Empecé a escribir artículos en noviembre del 2002 a sugerencia de mi esposa (venezolana) después de haber pasado 11 meses en cama debido a mi enfermedad, una enfermedad que, en aquel entonces, casi me llevó al suicido. Mi enfermedad y los sentimiento de suicidio son activados principalmente por el estrés, especialmente cuando guardo las cosas en mi interior y no puedo expresarlas.

Por eso escribo.

Antes del 2011, yo solo escribía mis artículos en inglés (algunas personas pedían mi permiso para traducirlos al español y mandarlos a Aporrea), y cuando se murió mi editor de Vheadline.com, donde yo escribía y donde fui corresponsal, le pedí a la gente de Aporrea el permiso de mandarles mis artículos, escritos en español, y me aceptaron, gracias Aporrea. Eso fue, si bien recuerdo, en junio del 2011, pero, ¿saben qué?, yo jamás había escrito en español, jamás, entonces entre junio y octubre del 2011, me enseñé a escribir artículos en español, y empecé a mandar mis artículos de manera regular a Aporrea a partir de noviembre del 2011.

Les conté todo esto porque mi necesidad de expresarme fue tan inmensa que eso me impulsó a aprender a escribir en otro idioma, o sea, yo no aprendí a escribir en español para ser famoso, no señor, lo hice por necesidad, para poder expresarme, para compartir mis inquietudes, angustias, y rabia, para desahogarme.

Para no morir.

Pero, Juan Veroes, pareciera no entender eso, ni tampoco le importaría, me imagino.

En su último artículo, él cita uno de mis artículos donde yo digo:

"Y no solo se estarían uniendo [los habitantes de El Esequibo] a un país [Venezuela] donde la luz falla continuamente y quema nuestros equipos, nuestras neveras, ventiladores, televisores, y computadoras, lo cual es excelente negocio para quienes nos gobiernan y sus familiares y socios importadores y vendedores de equipos, no señor, es que también, aquí en Venezuela, tampoco hay agua vía las tuberías en gran parte del país (aquí donde vivo no hemos recibido ni una sola gota de agua desde el 2017 excepto 3 veces recientemente debido a las venideras elecciones y un vez antes de las elecciones del 2018), tampoco podemos comprarnos comida nutritiva, como la carne y el pescado por ejemplo, o vegetales, o cereales, o granos, o leche, o queso, porque no nos alcanza el dinero, porque nuestros salarios y pensiones son oficialmente, decretado por Maduro, menos de $5 al mes, ni tampoco podemos comprarnos medicamentos o tratamiento médico, no señor, es más, el internet es uno de los perores del mundo (a mí me cuesta $120 al mes por esa porquería), y las líneas de teléfono fallan todo el tiempo, y la gasolina escasa a nivel nacional, y el gas para cocinar escasa, y el transporte escasa a nivel nacional, particularmente fuera de las ciudades (en mi sector ya no existe ni una sola línea de taxi), y nuestras mujeres se prostituyen cada día más solo para poder nutrir a sus hijos y ancianos, y casi 8 millones se han ido del país en búsqueda de la supervivencia, porque aquí en este país es imposible de vivir dignamente a menos de uno prostituirse, revender drogas o medicamentos o gasolina, o de estar involucrados en la masiva corrupción Estatal y gubernamental, y cosas así."

Pero …

Después, él dice:

"Son tantas las mentiras y contradicciones encontradas en ése solo párrafo de su escrito, que uno termina por concluir ‘este señor se volvió loco’ o fue invitado al programa El Mazo Dando, donde su conductor Diosdado Cabello tiene una sección que llama ‘La Hora Loca’."

Yo le exijo a Juan Veroes que él compruebe que yo estoy mintiendo, pero sé que él no lo hará, porque él sabe perfectamente que yo no miento, y si me equivoco, lo corrijo de una vez (me ha pasado dos veces aquí en Aporrea desde el 2011).

Entonces …

Veroes …

¿Vas a comprobar mis supuestas mentiras?

¿Ah?

¡Te reto!

Después, Juan Veroes dice:

"Su odio hacia Nicolas Maduro, porque según él es Judío, como él también lo es, parece que lo afecto ‘en su psiquis, pues en sus último escrito se muestra histérico de alegría por el triunfo de Milei en la Argentina. https://www.aporrea.org/energia/a326398.html."

¿Qué?

¿Yo mostré histérica alegría por el triunfo de Milei?

¿Dónde y cuándo?

Mentiroso.

y …

¿Porque Maduro es judío?

¿Qué carrizo tendría que ver el hecho de que Maduro es judío (como yo), con el hecho de que yo lo desprecio, y mucho?

¿Estaría Juan Veroes intentado de insinuar que yo sería antisemítico?

¿Ah?

Y soy judío.

¿Entonces?

¿Qué tipo de lógica es eso?

Es más, yo no sé de dónde carrizo Juan Veroes saca esa idea de que yo lo odiaría a Maduro.

Yo no lo odio, por nada, lo desprecio, mucho, más nada.

De todas maneras …

¿Cómo puedo yo odiar a alguien que en mi apreciación no vale ni medio centavo humanamente?

Además …

¿Qué tendría yo que envidiarle a Maduro cuando yo me considero un mejor ser humano que él?

Yo simplemente lo desprecio, enormemente, debido a la manera que él maltrata de manera continuada y deliberada a los más indefensos de nuestro país, especialmente a las mujeres, a los ancianos, y a los trabajadores de sueldo mínimo (probablemente la mayor parte de nuestra población).

Por eso lo desprecio, mucho, pero no lo odio.

Pero …

Lo más asombroso de Juan Veroes, en mi opinión, y aparte de sus tremendas mentiras e invenciones, es que, él mismo me acusa de odiar, cuando él mismo, me parece, expresa odio hacia mí.

Él dice (aparte de las cosas que él dijo arriba y las que dice más abajo):

"Y después de leer esos dos últimos artículos de Oscar Heck, uno llega a la conclusión que a ese señor se le voló la taponera … Entonces no lo leas, Juan Veroes, me aconsejó un amigo con el cual consulté, ‘yo no pierdo mi tiempo leyendo escritos de locos."

y …

Él dice:

"Además, gente como esa [insinuando yo, Oscar Heck] es la que siente admiración y defiende a Trump, a Bukele, y a Milei …"

¿Yo siento admiración por Trump y Milei?

¿Él sabe lo que siento?

Lo dudo, porque él no vive dentro de mí, ¿verdad?

Él vive en Mérida.

¿Entonces?

¿De dónde carrizo Juan Veroes saca esas invenciones?

Es más, yo jamás dije que admiraba a esos personajes, jamás, no señor, ni tampoco lo he insinuado, jamás, yo le reto a Juan Veroes que cite y publique precisamente dónde yo habría dicho o insinuado tal cosa, pero, él no lo hará.

Su frustración conmigo lo ha transformado en cobarde, digo yo.

¿O será que siempre fue un cobarde?

(Ese no es un insulto, es una descripción, vean la definición aquí.)

De hecho, yo no admiro ni a Trump, ni a Milei, y, ni sé quién es Bukele, yo no sigo la política, no me interesa, por nada, y creo que él lo sabe.

¿Entonces?

¿De dónde Juan Veroes saca esas cosas?

Él dice (a sus lectores), insinuando yo, Oscar Heck:

"No lo pierdas [el tiempo] leyendo boberías, donde no vas a sacar nada útil que le ayude a mejorar su intelecto y su felicidad espiritual. La basura, al pote."

Le pregunto a Juan Veroes:

¿Eso que tú dices y haces en mi contra, no se llama odio?

NOTA FINAL

Aquí supongo que lo que José Sant Roz escribió recientemente aquí en Aporrea (abajo), aunque él no quiso mencionar mi nombre, tendría que ver conmigo.

Al terminar de escribir este artículo (arriba), veo el más reciente artículo de José Sant Roz, quien, al parecer, escribe sobre mí con todo el monumental disgusto y desprecio hacia mí al cual el tiene todo el derecho, pero, y si fuera el caso de que él se refiere a mí, voy a aclarar algunas mentiras e invenciones que él también, así como lo hace Juan Veroes, escribe sobre mí.

Este es su artículo:

¿Qué haremos con este mequetrefe extranjero que vive irrespetando a Venezuela?

Él dice:

"Todos saben a qué mequetrefe me refiero, ese que no da la cara, ese que aparece en una foto de lado, ensombrerado, casi de espaldas, igual que el otro que aparece con una firma de dos individuos porque ambos siempre han andado acobardados y disimulándose para mejor lanzar sus dardos. El susodicho ensombrerado lo hace así porque así ha trabajado toda la vida bajo la sombra, camuflado, disfrazado, furtivo, artero como todo miserable. El mismo ha confesado que ha trabajado para la CIA …"

Yo digo:

Sí, es verdad que he vivido gran parte de mi vida, "bajo la sombra, camuflado, disfrazado, furtivo," porque he trabajado casi toda mi vida en profesiones que lo requiere, como por ejemplo, el espionaje industrial, la resolución de problemas entre mafias y empresas privadas y gobiernos, en el montaje de proyecto científicos secretos, en la investigación de fraude corporativo internacional, como contratista en la logística de guerra, como corresponsal para Vheadline.com durante nueve años aquí en Venezuela infiltrando la violenta oposición a Chávez, y como detective. Sin embargo, jamás trabajé para la CIA, ni para ninguna agencia de inteligencia, es más, yo jamás dije que trabajé para la CIA, jamás, no señor. Le reto a Sant Roz que lo demuestre … ¿dónde y cuándo dije eso? Otro mentiroso más. Yo no sé de dónde Sant Roz sacó esa mentira, ¿de su sombrero? ¿O de su cabeza mágica, así como lo hace Juan Veroes?

Él dice:

"… y durante mucho tiempo lo estuvo haciendo oculto, incluso hasta tratando de aparecer como chavista…"

Yo digo:

Soy Chavista, o sea, soy seguidor de Chávez, pero no soy nada partidario del PSUV, ni de ningún partido político, ni soy seguidor de Maduro, ni de su gente, no señor, yo conocí personalmente a Chávez y trabajé [para él] clandestinamente infiltrando a la violenta oposición a Chávez e infiltrando los corruptos dentro de su propio gobierno, particularmente dentro de las fuerzas armadas, pero sin remuneración para no caer en la trampa del nepotismo, y para no ser acusado después de haber sido un mercenario a pago, y cosas así, y, para poder hacer bien y exitosamente mi trabajo de infiltrador, un trabajo extremadamente peligroso que poca gente se atreve a hacer. Algunos de los fundadores de Aporrea, quienes me conocieron personalmente, saben que fui yo, personalmente, al poner mi propia vida en riesgo (la CIA quería matarme, y los opositores), quien infiltró la violenta oposición a Chávez y descubrió y publicó por primera vez en el 2003 en Vheadline.com la lista completa, con nombres y fechas, y con montos, del financiamiento clandestino de la violenta oposición a Chávez por parte de The National Endowment for Democracy (la NED) del gobierno de EEUU. Desde entonces, algunas personas de esa violenta oposición a Chávez (y la CIA), habían estado tratando de asesinarme, porque les arruiné sus vidas y tuvieron que escaparse del país como las ratas que son, entre ellos, Gustavo Coronel quien había hecho un llamado público en el extranjero de que había que matar a todos los chavistas, quien se fue a vivir, si no me equivoco, a Washington o por esos lados. Por eso he vivido escondido aquí en Venezuela desde finales del 2002 cuando primero me infiltré. Hoy, son gente asociada a Maduro quienes quieren desaparecerme.

Él dice:

"… hasta que decidió destaparse por lo menos con sus escritos, destilando bilis por doquier contra nuestro país. Porque no es sólo contra el gobierno al que escupe y ataca con vulgar vesania sino contra la patria, en asuntos sagrados, como por ejemplo el Esequibo."

Yo digo:

Ver mi respuesta completa, más abajo, sin embargo, con respecto a El Esequibo (zona en reclamación), mi única intención ha sido de intentar proteger al Pueblo venezolano de las posibles catastróficas consecuencias que nos afectarían a nosotros, no a Maduro, ni a su gente, sino a nosotros los inocentes quienes no tenemos absolutamente ningún control sobre la situación aun con el venidero referéndum del 3 de diciembre del 2023, en mi estimación por supuesto. Yo he vivido guerras, y, en toda guerra, la única gente que realmente sufre las devastadoras consecuencias de una guerra, son los inocentes, mientras los gobernantes y sus cómplices se enriquecen acostilla del Pueblo, pero no tocaré ese tema aquí, es muy complejo. Y, si yo no lo hice bien en mi escritura, bueno, no creo que Sant Roz, ni sus amigos tendrían absolutamente ninguna potestad, aparte de le xenofobia, para acusarme de vilipendiar a Venezuela y a nuestros compatriotas, ¿por qué?, bueno, porque ellos parecieran estar 100% a favor de involucrar a un Pueblo inocente para favorecer sus propias tendencias políticas, y en mi libro, eso no es correcto.

Él dice:

"¿De dónde y cómo obtiene carta blanca para hacerlo? Y francamente no lo menciono porque me es absolutamente vomitivo por todo su proceder, toda su voluble y pastosa figura de lagarto en el pantano, como dijera Pablo Neruda."

Yo digo:

Bueno, yo simplemente escribo mi opinión, y si eso le molesta a Sant Roz, bueno, que así sea, y si él me considera vómito, eso está bien también, eso no me molesta, no es mi problema, es el suyo, porque yo sé quién soy, él no sabe quién soy, además, es su opinión, y todos tenemos el derecho a tenerla.

Él dice:

"Nunca quise referirme a este individuo, lo evité hasta las heces, al máximo, hasta ayer cuando vi una de sus más viles y abominables deposiciones contra la patria. Estuve callado cuando ofendió de la más manera asquerosa al escritor y noble amigo Juan Veroes."

Yo digo:

Bueno, si a él le ofende mi opinión, está bien … pero ahora entiendo … cuando Sant Roz dice que yo ofendí, "de la más manera asquerosa al escritor y noble amigo Juan Veroes," después que él (Juan Veroes) escribió otro artículo contra mí lleno de mentiras … ah, ahora creo que entiendo … entre mentirosos se considerarían nobles, me imagino. Yo no soy así, un mentiros, es un mentiroso, eso es todo, no es un insulto, es una descripción de un cierto comportamiento humano donde el ser humano, miente, y punto, o sea, alguien que miente deliberadamente, es un mentiroso, y si a Sant Roz no le gusta la definición de esa palabra, entonces que se vaya a la RAE a reclamar.

Él dice:

¡Basta!, usted no puede irrespetar más a este país ni a nuestros compatriotas, como lo viene haciendo desde hace más de diez años.

Yo digo:

Así como se lo he dicho a su, "noble amigo," Juan Veroes, muéstrenos, Sant Roz, exactamente dónde y cuándo yo le he faltado respeto a Venezuela y a nuestros compatriotas. Tal vez Sant Roz no sabe que soy venezolano, ya que, en su título él se refiere a mí como un extranjero (muchos de los que apoyan a Maduro acusan a los demás de xenofobia, pero ellos, no), eso, me imagino, porque yo no nací aquí, así como muchos ciudadanos venezolanos quienes fuimos naturalizados, orgullosamente demás. Me pregunto: ¿De dónde Sant Roz saca eso de que yo estaría irrespetando a Venezuela y a nuestros compatriotas? ¿Será porque yo no tolero la corrupción ni la mentira ni la tremenda falta de respeto que Maduro y su gente y sus colaboradores y muchos de sus seguidores, tienen hacia nuestros propios compatriotas? ¿Y la tremenda falta de respeto que muchos de ellos tienen hacia nuestra Patria al desvalijar los cofres del Estado y quebrar el país para satisfacer sus propios mezquinos intereses a expensas de los más débiles y vulnerables de nuestro país? ¿Será por eso? ¿Será que le ofende a Sant Roz que yo diga la verdad sobre lo que realmente está ocurriendo aquí en este país, aquí en el mismo país de Sant Roz, el cual es mi Patria también? ¿O será que eso es lo que él SIENTE, versus yo hacerlo, que yo le faltaría respeto a nuestro país y a nuestros compatriotas? Tal vez que sí, pero sentirlo, versus hacerlo, son dos cosas muy diferentes. ¿O no? Tal vez me equivoque. Yo siempre trato en mis escritos de decir la verdad lo más crudamente posible, y yo sé que hay gente a quienes eso les ofende, pero es mi manera de hacerlo, y probablemente se sentirían irrespetados también, pero ese no es mi problema, es de ellos, especialmente porque las personas contra quienes yo escribo con rabia y disgusto y que me dan ganas de vomitar, son solamente y únicamente la gente corrupta, engañadora, ladrona, deslamada, y mentirosa, y si por hacer eso, Sant Roz sentiría que yo irrespeto a todos, y que él sentiría disgusto de vómito por mí, bueno, ese no es mi problema, es más, he hecho lo mismo vis-a-vis EEUU, Canadá, e Inglaterra, o sea, no es que sea Venezuela, ni que sean los venezolanos, no señor, en cada país del mundo existen corruptos, ladrones, y mentirosos, y por eso mismo fui investigador de fraude internacional, porque yo no tolero ese tipo de comportamiento que SIEMPRE, al final, termina afectando muy negativamente a los más inocentes e indefensos de cualquier país del mundo, y esa es mi misión de vida, y, les digo una cosa, no es porque Sant Roz y sus "nobles amigos" me vilifiquen con sus injurias, que yo pararé de exponer a esa lacra mundial, incluso aquí en Venezuela, no señor.

Él dice:

¡Basta! Sinceramente que me gustaría desafiarlo a duelo, como se hacía en otros tiempos cuando alguien cometía una ofensa que sólo podía dirimirse eliminándose uno de los dos, porque ya las palabras o el diálogo se hacen imposible.

Yo digo:

¿Cuál dialogo? ¿Cuándo Sant Roz ha dialogado conmigo? Jamás, que yo sepa, a menos que yo haya perdido la memoria. Si bien recuerdo, solo comuniqué con él dos o tres veces vía correo, y la última vez, él no quiso responder a mi pregunta, y así, me dejó guindado.

Eso fue el 9 de junio del 2019, cuando él me respondió:

"Se ve que eres muy poco investigador, me sorprende. La agudeza siempre está por encima de Dr. Google. Lástima!"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1552 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: