El Arado y el Mar

Bloqueo y capitalismo, bloqueo y socialismo

No es lo mismo el bloqueo a un país Socialista que el bloqueo a un país capitalista. Las diferencias las encontramos en las respuestas del gobierno y del pueblo.

En el caso del bloqueo capitalista a un país Socialista, o más preciso, de un país construyendo el Socialismo, la respuesta, además de los ajustes económicos, se basa principalmente en la conciencia del pueblo y gobernantes de estar en una guerra por la Soberanía, por el derecho y el deber de superar al capitalismo, que los condena a un mundo de miseria material y espiritual, donde todos son enemigos de todos, y cada uno corre su propia suerte en soledad. La conciencia de estar fundando un mundo nuevo, donde, siguiendo los dictados de Martí, se viva, se trabaje, se luche "con todos por el bien de todos". En este caso, se cumple el mandato del Comandante Chávez: a cada agresión profundizar la Revolución, la construcción del Socialismo. La respuesta, entonces, se sustenta en la conciencia, la moral de un pueblo apasionado por la fundación de un nuevo mundo; un pueblo así, con esa fuerza, es invencible, lo resiste todo.

En el caso del bloqueo a un país capitalista, se trata de una guerra intercapitalista, no se trata de frustrar la construcción de un mundo nuevo, al contrario, es la disputa por lucrar en el mundo viejo, de la explotación, la apropiación del trabajo ajeno, por el despojo de las riquezas sociales. Por eso la masa irredenta siente la penuria material del bloqueo, sin hacer suya la causa espiritual. Prefiere huir a otros territorios, no tiene razones para participar de las batallas de los capitalistas. Este bloqueo tiene mucho de negociación secreta, de privilegios, de mentiras, de cambio de camarillas gobernantes.

En Venezuela padecemos un bloqueo de los capitalistas, que rápidamente truncó la construcción del Socialismo, arrodilló al madurismo; el bloqueo, en lo esencial, triunfó. Y la situación mudó hacia un bloqueo de un país, con un gobierno rendido, donde se restauró el capitalismo. Este gobierno claudicante, quedó sin la fuerza moral necesaria de los fundadores de mundo, y descendió a las pujas entre capitalistas; al abandonar la construcción del Socialismo, quedó sin fuerzas para resistir el bloqueo del capitalismo mundial. El bloqueo pasó a ser una etapa de transición al capitalismo, una pugna por un cambio de camarilla. Eso es lo que vivimos hoy.

Se debe colocar la pelea en sus justo términos, que el Socialismo entre en combate contra el sector que, con el bloqueo entregó al Socialismo, traicionó a Chávez, y también contra el sector del capitalismo que bloquea. No es casual que unos actores políticos de la oposición hayan pedido sanciones, son representantes genuinos de los sectores capitalistas que se enfrentan a otros capitalistas representados por el madurismo.

Para vencer al bloqueo capitalista, es decir, regresar al Socialismo, se debe emocionar a la masa, y eso se consigue dándole objetivos altruistas, más allá del economicismo, rescatando el amor a la Patria y el sentido de que Patria es Humanidad, volviendo a la senda del Socialismo. Un pueblo que lucha con razones sagradas puede enfrentar, entender la lucha contra el bloqueo capitalista. Un pueblo que perdió las razones sagradas, que perdió la visión de lucha por un nuevo mundo, es fácilmente vencido, no presenta batalla, que no siente suyas.

¡VOLVER A CHÁVEZ, VOLVER AL SOCIALISMO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1420 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: