... Y si el Venezolano logra recuperar su orgullo ¿Qué pasaría?

En Venezuela existe una gran verdad, que el pueblo corrobora porque lo vive desde la partida del Comandante Chávez, y es qué; todo lo que toca el madurismo, lo destruye. Si algo ha sabido ejecutar con precisión el gobierno de maduro es; desarticular al Chavismo, destruir la obra de Chávez, e infligir pobreza y sufrimiento sobre el pueblo Venezolano.
 
Tan evidente es el pacto entre madurismo y la clásica oposición, qué a raíz de mi último artículo, no sólo recibí los acostumbrados ataques de los jalabolas del gobierno, sinó qué, ahora se sumaron los de algunos dirigentes de oposición, a quienes les conviene que el madurismo se mantenga gobernando, ya qué ambos grupos poseen algo en común; continúan engordando sus cuentas, a costillas del pueblo Venezolano.
 
Al madurismo y a la oposición les conviene la situación tal como está, al gobierno les llegaron las sanciones del 2019 como anillo al dedo, para justificar el desastre que ellos iniciaron desde el 2014. Parece irónico, pero el gobierno para complacer a ciertos grupos, poco a poco fué aplicando el plan económico que los opositores de Chávez pidieron durante muchos años, tales como: privatizaciones, salarios de hambre, apertura de ciertas zonas especiales, y asignaciones de algunos ministros antichavistas, que no sólo odiaban a Chávez, sinó también al pueblo Venezolano.
 
Existe un refrán que dice: "El ciego cuando empieza a ver, lo primero que suelta es el bastón que lo ayudó toda la vida".
 
Ahora bien, en Venezuela ¿Quienes son los ciegos, y quién fue el bastón?
 
En mi artículo anterior señalé que el Comandante dirigía él mismo muchos cargos y ministerios, convirtiendo ésto a sus titulares en simples pantallas, porque su remoción no causaban ningún efecto en las políticas de Chávez, pero existían personas que el Gigante consideraba como indispensables, y una de ellas era Rafael Ramírez, y eso no lo digo yo, lo dijo Chávez, y mantenerlo ininterrumpidamente al mando de PDVSA confirman lo que digo, el Comandante no quiso tomar riesgos con PDVSA, pues de allí el país recibía casi el 100% de los ingresos económicos, y se la confió a quién él consideró su mejor hombre, pero ésto no lo entendió maduro a quién considero un gran ciego, quién por llevarle la contraria a Chávez, movió a Ramírez de PDVSA, y colocó a sus familiares y un equipo de ineptos, quienes mataron a la gallina de los huevos de oro, debido a la inmensa corrupción y falta de pericia.
 
Le guste o no al madurismo y sus alacranes de oposición, el bastón de Chávez fue Rafael Ramírez, quién se ganó plenamente su confianza por haber recibido a PDVSA en un momento crítico, donde fue saboteada, llegando su producción casi a cero, y posteriormente en contra de todos los pronósticos de la oposición y adversarios del país, quienes decían que era imposible echar a andar la empresa, pero con un grupo de trabajadores patriotas, se logró poner en marcha a la empresa, activando todas las instalaciones y cumpliendo de manera sostenida las cuotas que requería la economía del país, llevando ésa acción a recuperarnos de las inmensas pérdidas que nos ocasionaron con el sabotaje petrolero, entre otras cosas.
 
Cuando Chávez inició por primera vez su mandato en Venezuela, recibió un país endeudado, siendo una época donde era común escuchar de la famosa "Deuda externa", el país fué endeudado por los gobiernos anteriores con el Banco Mundial (BM), y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cada Venezolano que nacía en nuestro país rico, irónicamente nacía endeudado, pero ¡ahí está el detalle! como dijo Cantinflas, después del 2002 PDVSA estaba siendo dirigida por un hombre de pocas palabras, y de muchas acciones, quién en poco tiempo le planteó a Chávez una política petrolera a favor del pueblo, y produjo los recursos que permitirían al Comandante pagar la deuda externa en el 2007, WOW el equipo Chávez-Ramírez libró a Venezuela de la famosa deuda externa.
 
Las políticas petroleras que Ramírez ejecutó en Venezuela, iban en paralelo con el plan de gobierno de Chávez, donde se usó el petróleo para beneficio del pueblo, independientemente el precio del barril estuviese alto o bajo, luego que el país quedó libre de deudas, ahora cada venezolano que nacía, tenía aproximadamente 2 millones de dólares en petróleo bajo sus pies, sin contabilizar el oro y otras riquezas, fué una época gloriosa donde las fórmulas económicas estaban siendo aplicadas para beneficio de todo el país sin distingos políticos, el salario mínimo sobrepasaba al de muchos países de Latinoamérica, permitiendo ésto a la inmensa mayoría de personas, vivir con salarios y servicios dignos.
 
El madurismo culpa del desastre en el país a las sanciones del 2019 insisto, pero el desastre en Venezuela inició después que Rafael Ramírez fué sacado de PDVSA, es decir; cinco años antes de las sanciones, y son las cosas que el gobierno no quiere se les recuerde. 
 
Chávez nunca ocultó que Ramírez era la cabeza visible del proyecto revolucionario, que lo llevó a recibir ataques provenientes de opositores y agazapados del madurismo. Desde que a Rafael Ramírez le tocó tomar las riendas de PDVSA, tuvo la titánica tarea de poner en marcha la industria, y transformar una empresa que funcionaba como un estado dentro del estado, con hechos y resultados le cerró la jeta a sus adversarios quienes le susurraban al Comandante que era tiempo de sacarlo de PDVSA, le tocó acabar con las mafias sindicales que vendían puestos de trabajo, nacionalizó la faja petrolífera del Orinoco, y acabó con las parcelas disfrazadas de contratistas aplicando la nacionalización, dignificando a los trabajadores quienes no tenían ciertos beneficios porque eran tercerizados, y aunque muchos no lo recuerden; sobre la marcha le tocó implementar drásticos cambios tecnológicos y métodos de extracción de petróleo, porque PDVSA fue fuertemente sancionada por los Estados Unidos, pero la empresa estaba dirigida por uno de los de Chávez, que no se permitía excusas sinó buenos resultados.
 
En fin, con todas las fallas que podíamos tener, porque las habían, el desempleo llegó casi a cero, los salarios eran dignos, las instituciones funcionaban, y los Venezolanos viajábamos dentro y fuera del territorio nacional, por negocios o por placer, pero eso lo acabó el madurismo, quienes por cierto, volvieron a endeudar el país, y nadie sabe hasta ahora la mega deuda que pesa sobre Venezuela, nuevamente nuestros hijos nacen endeudados en un país rico, gracias al peor gobierno de la historia venezolana, ahora nuestros hermanos salen a otros países no por placer, sinó para emigrar, huyendo de la continua agudización de la crisis económica que produjo el madurismo, el aumento de la violencia, la falta de acceso a los servicios básicos, la salud y la alimentación. 
 
El madurismo convirtió a Venezuela en un país sin estado donde la gente está obligada a hacer su vida como pueda.
 
Entonces nos queda hacernos la pregunta: 
 
¿Qué pasaría si el Venezolano recupera su orgullo?
 
Basta con recordar cuando éramos ricos y no lo sabíamos, no tenemos porque dejar que el madurismo siga hipotecando nuestro país, no tenemos porqué permitir que sigan saqueando nuestras riquezas y culpen las sanciones. El madurismo y la clásica oposición se unieron en contra del pueblo y tú lo sabes, hoy los conocemos como los alacranes. Uno de los de Chávez sigue siendo la mejor opción para detener el saqueo, y convertir verdaderamente a Venezuela en una potencia, porque tenemos con qué, sólo falta apoyar a quién puede, después de eso; nuestros hermanos que huyeron regresarán, y más nunca serán humillados en tierras extranjeras, porque iremos de turistas y no como migrantes.
 
El momento de salir del madurismo está cerca, dejemos la ceguera y no permitamos que nos sigan empobreciendo.
 
¡Hace falta una o uno de los de Chávez, Venezuela lo necesita, y nosotros lo merecemos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1644 veces.



Evencio Barboza


Visite el perfil de Evencio Barboza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: