Socialdemocracia y progresismo: ideologías del capitalismo (III)

El capitalismo es sistémico; lo abarca todo. Por ser dialéctico, sus contradicciones solubles e insolubles le ayudan, pero también le afectan severamente. Este asunto no es mecánico es dialectico. Sus beneficiados lo alaban. Sus víctimas además de padecerlo, en su mayoría no conocen verdaderamente su etiología, por esto, le sobran errores para explicar su desgracia. Lo cierto es, que la crisis del capitalismo irá mostrando su desnudes; no la pueden ocultar, ni el gato la puede tapar. Si El Leviatán de Hobbes sostiene que el "El hombre es lobo del hombre", yo prefiero creer que el verdadero "Lobo feroz" (capitalista) de "Caperucita Roja" tercia en el asunto. En verdad, la lucha es de clases. LO HISTORICO CONCRETO EN MARCHA.

La historia son causas y consecuencias sociales; contradicciones dialécticas que la mueven. Sus protagonistas somos todos. La mayoría no entienden con absoluta claridad, cómo, por qué y para qué son dominados. Ideologizadas, sus víctimas solo pueden ver distorsionadamente la superficie social y poco saben de su metabolismo interior, donde anidan las contradicciones más severas de este proceso dominador. No es solo que el capitalismo intencionadamente nos confunda(ideología), es que tiene que hacerlo o asumir perecer: dominan confundiendo, manipulando o controlando a la sociedad, en particular a la mente humana; nos "invierten" la realidad. Pensamos y nos pensamos con la lógica del capital.

La génesis de lo que será el progreso, tiene pretéritas raíces es antropológica. Bípedos colectivos, nuestros ancestros originarios, debieron enfrentar y vencer agrestes condiciones físicos: fueron comunidad no individuos y somos evolución no creación. El budismo, el hinduismo, la cultura persa y egipcia, legaron grandes aportes, que pasaron en trazos a la Grecia clásicos (esclavista), donde se platicó además de la política, sobre la felicidad, el bienestar, el placer, el eros o lo bello, que elevan la condición humana con fuerte impacto individual. También se enseñó los autocontroles, límites y prudencias personales. El cristianismo tomó lo mejor estos ideales humanos, y con ellos CREÓ a Dios. Durante mil años, en toda Europa se impuso la fe dogmática cristiana, en una "larga y oscura noche medieval". El conocimiento científico se detuvo. Luego, la Ilustración optó por la razón, sin apartarse de la fe religiosa. La modernidad consolidó al sistema capitalista.

Con el colonialismo europeo, la cruz acompañó y bendijo a la espada. Los pensadores modernos, construyeron el mito de occidente como supuesta cuna de la civilización y con él, y bajo su poderosa influencia, el mito del PROGRESO. Sus logros concretos, estarán en el mañana en el después (espera, calma). Sus promesas nunca llegan porque el capitalismo es estructuralmente injusto. Conscientes de las falacias progresistas (progreso para una minoría), los modernistas urdieron un presunto camino para llegar al progreso: LA EVOLUCIÓN o competencia. El mercado capitalista en marcha. Clases sociales en pugna. Progreso y evolución con dominio privado.

Estos pensadores modernos, aplaudieron y escribieron sobre las "bondades civilizatorias" del colonialismo europeo. Millones de muertos y el saqueo brutal de continentes enteros, les pareció normal y necesario, se muestra así, el origen del capitalismo en américa. El nuevo modelo se imponía "chorreando sangre por todos sus poros". Nuestra cultura prehispánica, superior en lo humano a la de ellos, fue completamente diezmada y tildada de "salvaje" e incivilizada para justificar su genocidio. Así, el saqueo y la explotación capitalista son ideologizados. Su esencia bárbara la llaman civilización, asociándola posteriormente con progreso, evolución y hasta democracia. Socialdemócratas y progresistas defensores del sistema capitalista, saben de estas infamias. El capitalismo disque tiene un lado humanizable: ¿CUÁL SERÁ?

El capitalismo ES MERCADO; COMPETIR PRODUCIR Y CONSUMIR, HE AQUÍ EL PROGRESO. NADA DE REVOLUCIONES SOCIALES ESTRUCTURALES, "poco a poco se anda lejos": EVOLUCIÓN. Como el mercado es "Distancia y categoría", no todos serán beneficiados por igual. Las desigualdades disquen son normales y hasta necesarias. No es cierto, que "el progreso es el recorrido de la consciencia" como lo dijera Hegel (su dialéctica solo está en su cabeza; en sus IDEAS). En Marx, progreso es dominación capitalista, consciencia es praxis clasista e ideología es "falsa consciencia" (encubrimientos para que funcione el sistema). En Hegel LAS IDEAS hacen la historia. En Marx la historia es hecha por los humanos en realidades materiales concretas y dialécticas: "La historia de la humanidad, es la historia de la lucha de clases".

Socialdemócratas y progresistas, más que fungir fingen de justicieros; dentro del capitalismo todo fuera de él nada. Para este propósito dominante, sus beneficiarios y defensores han construido una historia: su historia. Que la conciliación entre clases responda al interés del orden capitalista dominante, lo saben los teóricos modernistas. La modernidad defendió el colonialismo como tarea civilizatoria. Se estaba fraguando el sistema capitalista. Que la competencia (lo individual), sea el camino al presunto éxito, no sorprende; son las leyes del mercado, columna vertebral del sistema capitalista. La dialéctica hegeliana son SOLO IDEAS en su cabeza. En Marx, la dialéctica es la mismísima REALIDAD CONCRETA Y MESURABLE en sus contradicciones. Marx no es continuador de Hegel, es su demoledor.

EL marxismo superó a la modernidad, cuestionándola denunciándola y confrontándola. Las contradicciones habidas en el trabajo, se esconden en la mercancía. Las mercancías no son propiedad del trabajador que las produce, se le "extrañan" no son de él. Él también es mercancía. LA DIALÉCTICA en Marx son los hechos reales y concretos, las conexiones y desconexiones existentes en el sistema capitalista; UNA COSA Y SU CONTRARIO se mueven a la vez. La modernidad quiere el hombre prometeico alienado enajenado competitivo ideologizado fetichizado, consumidor y defensor del orden que le oprime. Marx propugna el hombre revolucionario y libre, que "rompe las cadenas que le atan". "El hombre y la mujer nueva" que hacen revolución y se revolucionan así mismos: praxis como consciencia de clase. Está claro, Socialdemócratas y progresistas son aliados del orden capitalista. CONTINUARÁ.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1065 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor