El liderazgo de Nicolás Maduro y la política exterior

La historia de la patria se escribe todos los días y en esa sucesión de eventos hay que reconocer el liderazgo de Nicolás Maduro, quien no sólo ha demostrado capacidad para asumir los destinos de la nación, sino voluntad y coraje para defender la patria. No se trata sólo de dirigir un gobierno, también le ha tocado conducir las riendas del poder de un Estado y junto a su pueblo, librar las batallas contra las fuerzas opositoras internas que han apelado a todos los esquemas de violencia, de alta traición y de métodos fascistas en sus prácticas perversas de las guarimbas. Así fue como quemaron y asesinaron a hombres y mujeres, incendiaron y destruyeron; secuestraron durante meses a las familias venezolanas.

También le ha tocado a Maduro hacerle frente a todas las sanciones, bloqueo y saqueo por parte del imperio norteamericano y sus aliados, quienes se han confabulado contra el presidente legítimo y constitucional, impidiéndole gobernar en la dinámica requerida, sino que el sabotaje es sistemático, que incluye las sanciones, la guerra contra las economía, ataque permanente a la moneda nacional; incluso impidiéndole comprar alimentos y medicinas y hacer que el pueblo sufra en los términos de la desesperanza y el desaliento.

No obstante, el pueblo venezolano ha sido testigo puntual de todo el ataque imperial y sus países aliados, que han diseñado diferentes planes perversos para que Maduro sucumba en las fauces del imperio; pero su temple, su liderazgo y su talante de estadista le han permitido hacerle frente a todos esos planes perversos y en el manejo de las situaciones adversas dirigir una asertiva política exterior enmarcado en el espíritu revolucionario de Hugo Chávez, apostando siempre a la defensa y grandeza de la patria. Precisamente, las alianzas con China, Rusia, Turquía y otros países, ha significado un fuerte apoyo para impulsar políticas de cooperación de mucho significado para nuestra patria.

Ese es el mérito de Nicolás Maduro, quien ha enfrentado a los enemigos y traidores de la derecha fascista; al imperio hostil y sus aliados sumisos y obedientes. Ha dirigido el diálogo interno y externo como instrumento de paz y ha sido una voz y fuerte impulsor de la unidad de los pueblos a través de la integración latinoamericana. Poco a poco las aguas turbulentas y las tormentas inducidas en algunos países hermanos de la región, están volviendo a su cauce. Ya se han retomado las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia; con el Brasil, de Lula, ya nos enfilamos hacia la relación plena. Igualmente, España acaba de enviar embajador a Caracas, reconociéndole a Nicolás Maduro su carácter de Presidente legítimo y constitucional.

Además de su liderazgo de compromiso tremendamente responsable, Nicolás Maduro es precavido y a ojo avizor desestimó asistir a la reciente cumbre de la CELAC, en Argentina. Allí, de acuerdo a lo dicho, se intentaría alguna acción contra Maduro. En ese sentido la cancillería venezolana emitió un comunicado donde manifiesta las razones de la no asistencia del primer mandatario nacional a tan importante evento cimero; pero donde se dejaba bien claro que nuestro país apuesta al diálogo constructivo, a la unidad latinoamericana y a la plena soberanía de nuestros pueblos. Ese es el liderazgo de Nicolás Maduro y la política exterior es el resultado de la toma de decisiones; es decir, del manejo prudente y acertado de las decisiones y el diseño de estrategias para apostar siempre a la grandeza de la patria. ¡Qué así sea!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1361 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: