Sin temor a la verdad (I)

Enfrentar a los traidores con valor y claridad de objetivos

En respuesta a la serie de artículos «Acerca del 16º Congreso», el Buró Político (BP) envió un correo electrónico (23 de agosto) para todos los organismos y militantes, alertando:

«[…] Carlos Aquino, a través de escritos de su autoría […] cínicamente condena decisiones del Buró Político del CC-PCV, […] pero jamás tuvo el valor para denunciar.»

En primer lugar, lo que más destaca es que estos personajes no desmienten ninguno de los señalamientos hechos, sino que reconocen haber tomado dichas decisiones.

Es decir, conscientemente violaron los lapsos estatutarios para convocatoria, aprobación del reglamento y fecha para la realización del 16º Congreso (artículo Nº 1); excluyeron intencionalmente del «Orden del Día» la discusión de los Estatutos e insertaron unas rocambolescas «Tesis Programática», además de asumir que hemos perdido el 65% de células y el 75% de militantes en los últimos ocho años (artículo Nº 2).

También reconocen la desproletarización del Partido, que hace 20 años desmantelaron la CUTV, que no dirigen prácticamente ningún sindicato y que las células de empresa son casi inexistentes (artículo Nº 3); además de que, para no dar una «imagen de debilidad», en la última década se han inflado los datos públicos de delegados en Congresos y Conferencias (artículo Nº 4).

Asimismo, que durante el reciente recenso de militancia el secretario general y la de organización, a espaldas del Comité Central (CC), giraron instrucciones personales a varias direcciones regionales para impedir que se registraran camaradas «muy críticos» (artículo Nº 5); y que han utilizado la «intervención» de dirección regionales como herramienta de amenaza y coacción, manteniendo por más de una década bajo control directo del BP en torno al 40% de las regiones, mediante Comisiones Reorganizadoras (artículo Nº 6).

EL VALOR SE DEMUESTRA

En segundo lugar, sobre la supuesta ausencia de «valor para denunciar» las decisiones y actuaciones del BP y sus miembros, antes que nada sería importante definir términos, para lo cual suscribo la ofrecida por el Diccionario de la lengua española para «valor»:

«Cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros.»

Seguidamente, de entrada, recordaría que a lo largo del tiempo que ejercí como secretario nacional de Organización del PCV –desde finales de 2007 hasta inicios de 2009–, trabajé en la identificación de los principales problemas, vicios y desviaciones internos que arrastrábamos (y que en su mayoría se mantienen), desde el nivel del militante hasta llegar al CC y al BP.

La descarnada radiografía que elaboré para «detectar, evaluar y corregir nuestros problemas organizativos y de funcionamiento», fue presentada en el 28º Pleno del CC (enero de 2009) y se aprobó el «Diagnóstico de la situación organizativa y funcional del PCV, y líneas para su mejoramiento», sin cambios significativos sobre el original.

Durante la siguiente década, en múltiples oportunidades expresé verbalmente en el BP y en el CC mis diferencias conceptuales, políticas, metodológicas y de enfoque con respecto a decisiones y actuaciones reñidas con los fundamentos marxistas-leninistas por parte del núcleo dirigente.

Sin embargo, aquí presentaré una sucinta selección de documentos formales consignados y que, si este BP tuviese un archivo, puede corroborarse su autenticidad.

Carta dirigida al BP (octubre de 2013) desnudando a Vladimira Moreno como mentirosa y a Perfecto Abreu Nieves como veleta política.

Carta-respuesta (enero de 2014) frente a un reclamo burocrático-institucional de Carolus Wimmer cuando fue presidente del Parlatino.

Carta desmintiendo a Vladimira Moreno (mayo de 2014) por «afirmaciones que pretenden posicionarse por el nivel de decibeles con el que son lanzadas y no por el grado de veracidad o seriedad que deberían contener.»

Carta dirigida al BP (octubre de 2014) demostrando el nivel de incumplimiento colectivo a sus propias decisiones.

Posición presentada al Pleno del CC (diciembre de 2015), denunciando la falta de autonomía político-ideológica y funcional del PCV frente al PSUV y el chavismo.

Informe al BP (enero de 2016) señalando la improvisación y efectismo idealista del secretario general.

Carta a Oscar Figuera (enero de 2016) demostrando «la ligereza en ciertas aseveraciones» que hizo y lo calumniosas que eran.

Me parece que con estos elementos, además de lo demostrado en la práctica cotidiana, basta para constatar que sí estoy movido a impulsar la gran empresa que significa la reconstrucción revolucionaria del PCV y a enfrentar los peligros que entraña denunciar y combatir a quienes han traicionado los más fundamentales valores comunistas.

LOS DESENTENDIDOS

Quienes han secuestrado la Dirección del Partido podrán hacerse los desentendidos, pero sabían y saben a qué me refería cuando les dije que se requiere «una dirección ejemplar –no un establishment […] con ética y sin complicidades» (16-Sep-2019), porque ellos constituyen el «núcleo que se ha entronizado y que aspira a mantener el "orden establecido" en torno a un estilo de dirección personalista y autoritario» (9-Nov-2019).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Carlos Aquino G.

Dirigente del Partido Comunista de Venezuela PCV. Analista político. Periodista de investigación.

 caquino1959@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Aquino G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: