Necesarias puntualizaciones, aclaratorias y reafirmaciones

Después de haber estado casi 15 años en el Buró Político del PCV, soportando a personajes asquerosamente seguidistas del chavismo y adoradores de sus apologistas programas televisivos (como «La Hojilla», «Zurda Konducta» o «Con el mazo dando»), he procurado mantener el mínimo contacto posible con quien formé parte de la entusiasta audiencia de esos programas que, por embrutecedores, he despreciado desde sus inicios.

Por eso, no sorprenderá que haya pasado casi una semana para enterarme de que, el pasado 9 de noviembre, el señor Diosdado Cabello me mencionó en el suyo. Pero, honestamente, lo peor fue tener que aguantar dos de las tres horas y media que duró la edición Nº 410, para escuchar de primera mano sus alusiones.

Para no hacer sufrir el mismo suplicio a quienes tengan la gentileza de estar leyendo estas líneas, seguidamente pueden examinar la transcripción de lo que dijo:

«Mire, yo he visto por ahí gente del Partido Comunista, yo lo dije hoy. A mí por lo menos me han mandado al menos, eran tres, una más me llegó hoy, cartas de los… ¿cómo es que se llaman eso, los equipos estadales? […] dirección regional, me han llegado cuatro.

»Y vi unas declaraciones de una persona que militaba ahí, me imagino, o milita, Carlos Aquino. Era miembro de la Dirección, era el director del periódico Tribuna Popular, y uno de los que más nos adversaba a nosotros dentro de la estructura del Partido Comunista. Hoy le reclama a Figuera la forma como dirige el Partido. 26 años al frente tiene Figuera, dirigiendo el Partido, y Carlos Aquino le reclama, pues, que no hicieron asamblea, que no han hecho nada.

»Van a terminar de destrozar ese Partido. Pero se van por el mundo a hablar mal de Venezuela, la cúpula que dirige ese Partido. Mientras tanto, la dirigencia cada día más molesta con esa cúpula. Va a reventar, eso es inevitable que reviente, inevitable, no hay manera que ellos lo frenen.

»Ellos van a ir, pues, yo me imagino, todos estos que me están mandando cartas manifiestan que ellos quieren ir ante donde haya que ir para reclamar una dirección política real, que sea electa en el Partido.»

PARA QUE NADIE SE EQUIVOQUE

Lo dicho públicamente por Diosdado Cabello amerita de mi parte un conjunto de puntualizaciones, aclaratorias y reafirmaciones:

1ª) Quien haga una lectura ecuánime podrá constatar que, a pesar de mencionarnos en un mismo hilo discursivo, no me incluye –como efectivamente no puede hacerlo– entre aquellos que supuestamente le han enviado cartas y que irán o quieren ir a alguna instancia extrapartido «para reclamar».

2ª) Dudo mucho que cuatro Comités Regionales –que es la denominación de las direcciones del PCV en los estados– le hayan enviado cartas a Diosdado Cabello denunciando a Oscar Figuera y a los demás cabecillas del Buró Político (BP), por la sencilla razón de que, como lo expliqué en un escrito anterior («Acerca del 16º Congreso del PCV (6/6)»[1]), el BP mantiene un control pretoriano sobre la casi totalidad de los CR y de las Comisiones Reorganizadoras Regionales, y los pocos que se les resisten es por la desviación chavistoide que ha caracterizado al BP.

3ª) Lamento tener que reconocer lo acertada de su afirmación acerca de que los cabecillas del BP «van a terminar de destrozar ese Partido», que numéricamente y en presencia política ya lo redujeron a niveles históricos de un tinglado con siglas, además de enlodar su prestigio, que es lo único que le quedaba.

4ª) Aquello de que «la dirigencia cada día más molesta con esa cúpula», es bastante relativo, porque sí hay algunos dirigentes honestos muy molestos con el BP (tanto con el anterior como con el reencauchado que salió tras el 16º Congreso), y ninguno que yo conozca piensa que la solución sea acudir a las faldas del PSUV. Pero el problema es que una pandilla de inescrupulosos desarrolló una sociedad de cómplices en torno a un estilo de dirección personalista y autoritario, sin convicciones ni principios, aprovechando las debilidades organizativas del Partido, el deficiente nivel ideopolítico de los miembros de la Dirección, y la acomodaticia moral de algunos arribistas.

5ª) Por lo visto, Diosdado Cabello recuerda bien que yo era de quienes más adversaban al PSUV y al seguidismo chavista dentro del PCV –y lo sigo siendo desde afuera del Partido–, por eso no les gustaba cuando me correspondía ir a las reuniones bilaterales o multilaterales, mientras que promovían las declaraciones genuflexas de gobierneros como Yul Jabour o Carolus Wimmer.

6ª) Para quienes –bien sea maliciosamente o por falta de dedos de frente– insistan, como lo enfaticé hace poco más de dos meses («Sin temor a la verdad (4/4)»[2]), en «la babosada de pretender hacer creer la fábula de un inverosímil "plan coordinado" entre la dirección del PSUV y yo», reafirmo lo que he expresado públicamente:

El planteamiento de quienes luchamos por la reconstrucción revolucionaria del PCV, no contempla iniciar, impulsar, alentar, acompañar o apoyar ninguna acción legal, judicial o administrativa ante instituciones del Estado;

Desde abril de 2022, al decidir no recensarme en el PCV, dejé de ser militante, aunque, como dije abiertamente[3], no reniego del Partido ni del marxismo-leninismo, pero sí del BP;

Corregir la política oportunista y socialreformista que se ha impuesto en el PCV por más de dos décadas y depurar la Dirección de quienes degeneraron política y moralmente, es y será tarea de la militancia de base y de los dirigentes honestos, con el apoyo decidido de los miles que seguimos vindicando el marxismo-leninismo y el objetivo comunista;

Las «causales legales» que pudieran usarse para justificar una intervención del PCV por parte del TSJ, las han originado los cabecillas del BP al violar sistemáticamente los principios, postulados y Estatutos del Partido;

Cualquier consecuencia que derive de la actuación de esos corrompidos, es únicamente atribuible a ellos, no a quienes les hemos quitado la careta ante la militancia;

Las declaraciones de Diosdado Cabello ayudan al BP en su línea de victimización nacional e internacional, para que la militancia cierre filas en torno a ellos y que aumenten las divisas solidarias de partidos hermanos.

7ª) Sin obviar las irregularidades, manipulaciones y abusos de los cabecillas del BP en el 16º Congreso, también es cierto que la mayoría de los delegados sucumbieron al borreguismo y que mañana no podrán alegar desconocimiento. Los camaradas honestos y dignos, que hoy acosa el BP, no deben olvidar la justeza de la pelea que dieron y que sigue siendo necesaria.

* * *


[1] 22 de agosto de 2022.

[2] 8 de septiembre de 2022.

[3] 2 de noviembre de 2022.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 810 veces.



Carlos Aquino G.

Dirigente del Partido Comunista de Venezuela PCV. Analista político. Periodista de investigación.

 caquino1959@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Aquino G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: